Porfi Fisac da indicaciones a sus jugadores en un tiempo muerto en el encuentro entre el Gran Canaria y el Barça en el Playoff. / acb photo / miguel henríquez

Fisac: «Lo fundamental es que todos crean en el club que soy una opción de verdad»

El Club Baloncesto Gran Canaria tiene previsto decidir este martes el futuro de un técnico segoviano que termina contrato el 30 de junio. Analiza la temporada y su continuidad en la isla

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

–El Gran Canaria no se clasificó para la Copa del Rey, cayó en cuartos de final de la EuroCup y disputó el Playoff por el título de la Liga Endesa. ¿Qué valoración hace de esta temporada?

–La verdad es que tengo la sensación de que son dos años en los que has hecho dos Playoff, has jugado en Europa a muy buen nivel, un año siendo capaz de jugar semifinales y en el otro manteniendo una lucha titánica por ese primer puesto que parecía que te otorgaba al ser distinta la EuroCup este año. Y después poder jugar esos cuartos de final. Al final, tienes la sensación como todo deportista de élite que siempre puedes hacer algo más o quedar mejor, pero tengo satisfacción porque el año no ha sido fácil, sobre todo, este en cuanto a lesiones o percances, pero hemos vuelto a apostar un poco por jugadores importantes para nosotros. Es el caso de Khalifa y de Olek, a quien pudimos recuperar en un momento en el que no estaba tan a gusto en su club. Al final, es como suelo decir yo, son nuestros abanderados del Granca. Por lo tanto, son los dos proyectos por los que debemos de trabajar más fuerte y seguir apostando. Estos años hemos hecho que debutaran otros chicos de la cantera, pues a seguir apostando un poco en esa misma línea de gente de casa que tenga cabida en la opción del primer equipo.

–¿Cree que se le podía haber exigido más a este equipo por la imagen y la competitividad que ofreció en los dos compromisos contra el Barça en la eliminatoria por el título de la ACB?

–Siempre lo he dicho, creo que la plantilla estaba bien configurada este año. Al final, cuando todos estábamos juntos, mi satisfacción era total con el grupo porque el trabajo era bueno. Creo que el entrenador es el escaparate de un cuerpo técnico que este año, y el anterior también, actuó con muy buena ética de trabajo, con muy buena disposición y siendo gente que siempre se dejaba la vida en cada entrenamiento. La satisfacción de que podían haber hecho algo más, siempre que tienes esa posibilidad de pasar una eliminatoria, pues siempre tienes ese deseo de haberlo hecho mejor, pero creo que no tuvimos la fortuna, sobre todo, el segundo día y en el primero los chavales hicieron un trabajo de desgaste extraordinario contra el Barcelona allí. Pero, al final, se impuso su talento en determinados momentos a nivel individual y nos eliminó en el segundo partido por dos puntos.

–De forma unánime se resaltó el trabajo en la fase regular de la competición europea, quedando líder del grupo B por delante del Valencia, la Virtus, el Cedevita o el Buducnost, entre otros. El Granca cedió contra el Andorra en los últimos tres minutos del choque de cuartos cuando dominaba. ¿Le queda esa magua de caer por esos detalles cuando parecía que, con el factor cancha a favor, podían llegar más lejos?

–Sin duda. Todos teníamos la ilusión, pero cuando el baloncesto, bueno nos pasa en fútbol también, cuando juegas un partido a vida o muerte todo puede pasar. La igualdad es tan grande o los detalles son tan insignificativos que ganar un partido o perder de dos puntos, no es que hayas jugado mejor o peor es que sencillamente el equipo contrario ha sabido jugar el momento de partido. Ese momento nos hizo daño a nosotros en esa derrota con Andorra porque teníamos máxima ilusión, máxima ambición y máxima esperanza como club, no solo como profesionales, de poder haber dado un pasito más y poder haber entrado otras semifinales, que, como sabes, son tres veces en el club que lo hemos logrado. Pero lo que sí que es verdad es que es muy difícil cuando estás en el último momento saber decidir o saber poner ese parámetro para que esté bien o mal. Hay que reconocer que el Andorra jugó muy bien esos dos minutos después de un partido bien controlado, y eso fue un momento importante que nos hizo daño anímico, pero, al final, supimos recuperar a los jugadores otra vez a pesar de que tuvimos el partido siguiente contra el Breogán que nos hace daño. Levantamos a la plantilla otra vez y hacemos un trabajo de esos 15 días para preparar el Playoff absolutamente extraordinario, con un empuje, con una moral y con un esfuerzo físico, pero la vida te da a veces ciertas connotaciones de alegría y otras veces parece que es una tristeza. Hay que estar satisfecho de lo que has logrado.

–La afición valoró en la despedida que sus jugadores compitieran así contra el Barça...

–Para mí es una de las mayores satisfacciones, a veces piensas en todo esto... Hemos pasado el covid, hemos pasado el año anterior sin gente en el Arena, este año intentando cada vez hacerle a la gente que esté más implicada. A veces sentí esa ilusión que había en el público y ese efecto público-jugadores, que sabían que lo que estaban haciendo en la cancha era darlo todo. Me satisface más eso que luego me puedan decir si yo lo he hecho bien o mal. Creo que logramos un poco ese pequeño vínculo, que era uno de los objetivos prioritarios como entrenador, que se sintieran como en la época del CID cuando venía a jugar y estaba esa herramienta que era el público. Creo que el entrenador se sentía muy cómodo y yo me he sentido muy cómodo en el Arena porque tenía esa herramienta que era el público, que sabía que nos iba a ayudar y que nos ha ayudado de una manera magistral.

–Cumplió dos campañas en el Granca. Comentó en la previa del partido ante el Coosur Real Betis que percibía que su ciclo estaba acabando, pero aclaró que no era ya. ¿Cómo se ha sentido en la isla? ¿Qué sensaciones tiene a día de hoy?

–Me he sentido muy a gusto, me he sentido, sobre todo, con una idea que desde el principio me transmitieron los directivos, que fue el hecho de apoyar y valorar a la gente de la cantera. Había dos jugadores, bueno había tres porque estaba Montero, que se nos marchó fuera. Luego hemos tenido varios casos, alguno ha ido apareciendo como es el caso de Javi López o Jovan -Kljajic- en un momento determinado. Lo que yo tenía claro y se lo dije a ellos es que hay dos proyectos y tenemos que ir a por ellos porque esto es entrar economía para el club y entrar una satisfacción para el club, como eran Khalifa y Olek Balcerowski. Creo que hemos sido , o yo he intentado en todo momento, que fuera mi gran apuesta en el sentido de que, aparte de los resultados, quería sentirme partícipe de ese momento de crecimiento de estos jugadores porque creo ciegamente y porque muero por ellos como creo que hemos podido saber. Ahí están los dos en el candelero y como un efectivo muy importante del club. Estoy satisfecho en ese sentido, siempre quieres que todo el mundo te quiera y siempre quieres que todo el mundo te valore, pero sé como profesional que hay veces que hay personas que como entrenador les gusto más y otras veces les gusto menos, pero sí te puedo asegurar que he trabajado con toda la honestidad y toda la honradez del mundo. ¿Ciclo acabado? Pues no lo sé, sí que creo que hemos hecho un primer ciclo muy importante, como es el hecho de dar cabida. Llevábamos muchos años sin aportar esa gente de casa que pudiera llegar al primer equipo de verdad. Ha habido muchos casos que han debutado, pero no se puede decir que se hayan consolidado. Creo que estos dos chicos se han consolidado y me siento muy satisfecho de ese ciclo que he hecho con ellos.

–Termina contrato este verano y este martes se decide su futuro en la reunión entre dos partes con posturas diferentes. El presidente de la entidad claretiana, Enrique Moreno, prefiere un cambio en el banquillo, mientras que el consejero de Deportes del Cabildo de Gran Canaria y vicepresidente del club, Francisco Castellano, y el director deportivo, Willy Villar, no han ocultado su deseo de que usted continúe al frente de este proyecto. ¿Se ha sentido respaldado por el presidente? ¿Cómo ve este cónclave que no pretende prolongar la decisión más allá de este martes?

–Sí que te puedo decir porque es cierto que siempre he sentido un gran apoyo de Willy Villar porque es la persona con la que he trabajado. Siempre me he sentido respaldado y apoyado por él. El resto no puedo decirte porque ninguno me ha dicho, ni el presidente, que no cree en mí ni confía en mí. Nadie me ha transmitido ninguna certeza en este sentido cara a cara. Por lo tanto, yo lo único que sé es que ahora mismo tengo contrato hasta el día 30 y no tengo ninguna oferta encima de la mesa para poder renovar. Esto es lo único que te puedo decir, pero que yo ni pretendo ni quiero influir a nadie, más que si ellos creen y todos están de acuerdo en que yo debo ser, pues estaría encantado, pero, si ellos piensan que no, tendré que buscar otro camino, como creo que es lógico y hay que saber entender que a no todo el mundo le gusta lo que uno hace como profesional. Se lo respeto y lo admiro a todo el mundo que pueda decir lo que piensa.

–Hablaba antes de su primer ciclo completado. ¿Le gustaría seguir un segundo?

–Lo que sí que tengo claro es que ahora mismo es el club el que tiene que decidir lo que quiere y lo que piensa. Si soy yo, lo tienen que querer de verdad por lo que he hecho estos dos años y por lo que he demostrado a nivel profesional. A partir de ahí, te prometo que lo primero que debo de hacer es, si ellos me ofrecen ese tema, es hablarlo con ellos más que hablarlo mediáticamente. Pero creo que lo fundamental es que ellos crean todos y que piensen que soy una opción de verdad para ellos. Si no, como tú ya sabes y es este mundo, creo que las personas... Lo importante son los clubs, lo importante son las filosofías y, sobre todo, un poco los valores que tiene cada club. Si piensan que yo soy el representativo de ese valor, pues ahí estaré y con el primero que hablaré será con mi presidente, con mi consejero, con mi director deportivo para decirles lo que pienso. Si creen que no, pues igualmente como tengo todas mis cosas en Canarias, volveré a finales de esta semana para bien decir una cosa a nivel mediático. Haré mi rueda de prensa para despedirme o hablar de futuro, que te prometo que no tengo ni idea de lo que puede pasar. A día de hoy, no tengo ninguna oferta de renovación, sí que tengo contrato hasta el día 30.

–¿Cambiaría alguna situación que se haya producido en estos dos años con usted en el banquillo? ¿Cree que no ha conectado con la gente o los medios?

–No lo sé. El problema más grave es cuando mezclas personal con profesional. Eso nunca sabes dónde la gente debe de tener el juicio de valor para valorarte si como profesional o como persona. Siempre he creído que intento respetar a todo el mundo, pero lo que sí que tengo claro es en el trabajo del día a día, la gente que está a mi lado como jugadores o cuerpo técnico, que es un poco lo que a mí me afecta les quiero llevar al nivel máximo de exigencia porque creo que es el que debemos de tener como profesionales, independientemente de cómo salgan luego los resultados. Creo que este año en el momento que tuvimos los lesionados nos hubiera venido bien tener alguna ayuda de algún jugador o de algún refuerzo temporal y nada más. Creo que en lo demás el juicio que hace la gente sobre ti no puedes tú decidirlo cómo debe de ser.

De izquierda a derecha: Francisco Castellano, Porfi Fisac, Willy Villar y Enrique Moreno. / cober

-Lo cierto es que, pase lo que pase en la decisión sobre su continuidad o no en el Granca, le seguiremos viendo entrenando en la ACB, ya que se le vincula con el Casademont Zaragoza y con el Surne Bilbao Basket...

–Ahora mismo ya te digo que encima de la mesa no tengo absolutamente nada. Sí que es cierto que mi agente me ha dicho que hay gente que se ha interesado y ha preguntado, y les he dicho lo mismo, hasta el día 30 tengo contrato con el Gran Canaria. Y hasta que el Gran Canaria no me diga ninguna cosa, yo no voy a hacer nada. Ahora mismo lo único que he transmitido es que no tengo oferta del Gran Canaria, por lo tanto el día 30, si no me dicen nada, pues seré un hombre libre y podré buscarme mi trabajo. Pero hasta el día 30 o antes si ellos me dicen algo y me dan permiso, yo no tengo contacto absolutamente con ningún club de la Liga. Y eso sí que te lo digo como hombre encima de la mesa, que no he hablado absolutamente con nadie.

–Por último, los mejores deseos para Pablo Laso, ¿no?

–Sin duda. Le mando un mensaje de ánimo y de recuperación a Pablo.