El sancionado magistrado del caso Yéremi acusó a la Guardia Civil de «insidias»

El juez al coronel: «No me venga con chirigotas»

23/01/2018

«Usted no es nadie»; «No tiene ni idea»; «No me venga contando milongas»; «¿Quién se cree?» o «Eso son mentiras e insidias, no me venga con chirigotas y cobardías» son algunas de las frases que el juez del caso Yéremi le espetó al coronel de la Guardia Civil que dirige el caso, y que han motivado la sanción al magistrado.

ETIQUETAS:

La sanción de 500 euros que la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial impuso el pasado 19 de diciembre al magistrado José Manuel Hermo Costoya –instructor del caso de Yéremi Vargas– por «desconsideración» a la Guardia Civil se basa principalmente en una conversación telefónica que el magistrado mantuvo el 9 de marzo de 2017 con el coronel jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí.

CANARIAS7 ha tenido acceso al texto de la resolución del expediente disciplinario. Según el relato declarado probado, aquel 9 de marzo el magistrado que a la sazón acabaría archivando provisionalmente el caso Yéremi estaba molesto con el coronel, porque éste le había enviado un oficio «llegando a comparar su actuación con la de los anteriores instructores de un proceso penal con más de 10 años de duración y de una especial repercusión social».

Tras preguntar Hermo Costoya a Sánchez Corbí por qué le había remitido ese oficio, el juez «subiendo el tono de voz», le dijo: «ya está bien, usted no es el encargado de la investigación, usted no es nadie; es de sinvergonzonería, irresponsabilidad y falta de respeto presentar ese escrito, porque no tiene ni idea de las actuaciones». Y añadió: «No me venga con milongas, ¿quién se cree usted? Sólo coge lo que le interesa del atestado y quiere dejar mal al juez porque cree que no va a llegar a las mismas concusiones.

Agrega el expediente que, tras mostrar el coronel su desacuerdo con las recriminaciones, rebatiéndole sus manifestaciones, Hermo le replicó: «Eso son mentiras e insidias, no me venga con chirigotas y cobardías».

Según concluye la certificación de resolución del expediente, cuando el coronel se despidió del magistrado «deseándole suerte en su Juzgado», este le respondió: «y usted en su trabajo, y espero que lo haga bastante mejor a partir de ahora».

La sanción al magistrado (500 euros y apercibimiento) es susceptible de recurso ante el pleno del Consejo General del Poder Judicial.

El coronel de la Guardia Civil Sánchez Corbí en la rueda de prensa sobre Diana Quer del pasado miércoles, en la que aludió de forma tácita al caso Yéremi. / <b>EFE</b>
El coronel de la Guardia Civil Sánchez Corbí en la rueda de prensa sobre Diana Quer del pasado miércoles, en la que aludió de forma tácita al caso Yéremi. / EFE
«¿Usted se cree que soy gilipollas?

Tras el oficio del coronel, el juez contactó con un capitán de la UCO, y le preguntó quién era Sánchez Corbí. Cuando le expuso que «el jefe de la Unidad», replicó «en tono elevado»: «Como si fuera el ministro del Interior, no me tome el pelo, no me salga con chirigotas, ¿usted se cree que soy gilipollas?».

«Debió respetar los cánones de cortesía exigibles a un magistrado»

Los siete miembros de la Comisión Disciplinaria del CGPJ entienden de forma unánime que el oficio que el coronel remitió al juez –supuestamente afeándole su proceder en el caso Yéremi; no consta el contenido– «no justifica las expresiones y modos utilizados». Apunta el órgano de gobierno de la judicatura que los miembro del Poder Judicial «vienen obligados por un plus de prudencia y moderación en sus expresiones o valoraciones, sin que puedan contribuir a la merma de la confianza social, por lo que si el magistrado consideró el contenido del oficio improcedente o equivocado, pudo dar precisa respuesta a través de las distintas facultades y mecanismos para ejercer su función (...) y en todo caso respetando los cánones de urbanidad y cortesía exigibles a un miembro del Poder Judicial del Estado».

No está arrepentido

Según detalla la certificación de resolución de la Comisión Disciplinaria que da cuenta de la sanción al juez, éste, en sus alegaciones al expediente, aseguró que las aseveraciones que le atribuía el coronel estaban «sacadas de contexto» y dijo que no se arrepentía de sus palabras.