Indicios «razonables, objetivos y totalmente acreditados»

24/01/2018

La Guardia Civil determinó que los datos recabados eran suficientes para tener una prueba indiciaria que acusara a el Rubio. El contacto con la familia de Yéremi, constante.

ETIQUETAS:

El el sobreseimiento provisional y archivo de la causa abierta contra Antonio Ojeda Bordón, alias el Rubio, no solo fue un varapalo para la familia de Yéremi Vargas, sino también para todos los agentes de la Guardia Civil que han trabajado sin descanso a lo cargo de estos casi once años de búsqueda.

Es cierto que los investigadores no han conseguido una prueba fehaciente, no encontraron el cadáver de menor, un testigo que hubiese visto al Rubio cometiendo los hechos, o la confesión del propio sospechoso, pero sí cuentan con una serie de «indicios razonables, objetivos y acreditados», según uno de los responsables de la investigación que, examinados en su conjunto, les llevaron a detener a Ojeda acusado de haber cometido el crimen.

Según la investigación de la Guardia Civil denominada Operación Yéremi, a todos los indicios razonables que se aportan hay que añadirle el hecho de una ausencia total de otra versión alternativa creíble que pudiese aportar el detenido, que en ningún momento ofrece, sino se limita a negar constantemente los hechos. Además, hay que unirle la demostración fehaciente de que lo poco que ha contado durante estos años ha sido acreditado que era falso. Ese conjunto de hechos entendió la investigación que era suficiente para tener una prueba indiciaria.