Se investigan a las personas relacionadas con Yéremi Vargas

23/01/2018

La Policía Judicial de la Guardia Civil investigó a todos los familiares así como a la gente cercana al niño, trabajadores, usuarios de la zona, etcétera, para intentar encontrar alguna pista o indicio que les llevara a saber dónde estaba retenido el menor.

El entorno familiar del menor. Pesquisas a la familia materna y paterna.

Los padres se encontraban separados y tenían un enfrentamiento. En la familia materna se investigó a los empleados de la empresa del abuelo de Yéremi, José Suárez. Por parte de la familia paterna, se investigó al padre Juan Francisco Vargas y se descartó su relación con los hechos porque en la ventana de la desaparición que se determinó entre las 13.30 y las 14.00 tenía coartada al verificarse que estaba en el Rally de Gran Canaria y la Guardia Civil lo paró en un control de tráfico en Tenteniguada. También se descartó su relación con el tráfico de drogas y venganzas derivadas de esta actividad. Por último, se investigó a su pareja por aquel entonces y el ex de ella por si había sido un crimen pasional.

Entorno escolar y extraescolar. Cotejaron el colegio y el gimnasio de kárate.

Yéremi estaba inscrito en el colegio público El Canario, de Vecindario, donde se encontraba integrado con normalidad y se investigó a sus profesores y alumnos. No se encontró nada sospechoso. Por otra parte, el niño hacía kárate en un centro que era conocido porque pertenecía a Fernando Torres Baena, conocido por el caso Kárate. La Guardia Civil verificó que estaba inscrito en el Gimnasio Pedro Torres (en la calle Centrífuga), local al que acudía los lunes, miércoles y viernes. Su monitor era Ancor Cabrera, a quien se investigó y se descartó que tuviera relación con la desaparición puesto que estaba de juez en la Copa de Base de Kárate en Firgas el día 10 de marzo de 2007. También se descartó a Pedro Torres.

Residentes de llanos del polvo. Se identificó incluso a las personas vinculadas.

Se identificó a todas las personas que estuvieran vinculadas físicamente con el barrio en un trabajo puerta a puerta. La Guardia Civil realizó una cuadrícula delimitada en las calles Centrífuga, Diego de Ordaz, Ayacucho y Colombia y habló con 823 personas con domicilio en dicha cuadrícula. En esas gestiones se localizó a un menor testigo muy interesante que fue Pedro Iván L. R.. Dijo haber visto un coche blanco con pegatinas de palmeras en su parte trasera circulando en dirección contraria por la calle Honduras. Era el Renault 5 Oasis que en esa fase inicial, se pensó que era un Opel Corsa y por ello se rastrearon 2.452 vehículos de esas características que había en la provincia de los 32.821 que había en el país con resultado negativo.

Los establecimientos del barrio. Trabajadores o clientes de Llanos del Polvo.

Tras las primeras diligencias llevadas a cabo por los investigadores de la Guardia Civil en el capítulo del estudio de las personas relacionadas con el desaparecido, abrieron el campo de acción. Por ello, ya no se centraron en las personas que residían en la zona próxima al domicilio de Yéremi Vargas, sino a las que trabajan o frecuentan el barrio de Llanos del Polvo y sus alrededores. Se procedió a identificar a trabajadores municipales, repartidores, trabajadores de obras, clientes de comercios y cualquier tipo de empleado público y privado que frecuentase de forma habitual o esporádica el barrio donde se produjeron los hechos. El resultado de esas pesquisas fue negativo.