«Sé dónde viven tu mujer y tus hijos»

31/10/2017

«Sé dónde viven tu mujer y tus hijos». El juez del caso Yéremi Vargas lamenta, en el auto que archiva provisionalmente el caso, que la Guardia Civil no ahondara en las amenazas que recibió el padre antes de la desaparición.

Las informaciones aportadas por el padre de Yéremi Vargas en las horas inmediatamente posteriores a la desaparición del niño, el 10 de marzo de 2007, fueron «totalmente contradictorias» y a la vez «ocultaron información que se ha considerado vital para esclarecer los hechos, tales como amenazas anónimas anteriores que ha recibido a la desaparición del menor».

Los entrecomillados son valoraciones de la Guardia Civil extractadas por el magistrado Manuel Hermo Costoya en el auto que el pasado viernes acordó el sobreseimiento provisional y archivo de la causa 587/2007 del Juzgado número 2 de San Bartolomé de Tirajana, por la desaparición de Yéremi Vargas.

CANARIAS7 inicia una serie de reportajes en los que se resume la profusa resolución judicial –difundida en primicia nacional por este periódico– que a lo largo de 45 folios detalla cómo fueron los 10 años largos de investigación del caso Yéremi, y explica por qué procede congelar la causa de momento. El serial no intenta reabrir vías de investigación ni incoar pesquisas paralelas; se limita a extractar la decisión judicial.

Amenazas. El magistrado Hermo Costoya, que se incorporó al órgano judicial encargado del caso en la pasada primavera, lamenta en su resolución que la Guardia Civil no investigara en profundidad las relaciones del padre de Yéremi previas a la desaparición, «pues existen aspectos, tales como la amenaza recibida por el padre del menor, que diez años después sigue sin aclararse, y que él mismo atribuye a la madre o a alguien de su entorno y ésta lo niega», advierte.

Sobre este punto, el auto recapitula que, en mayo de 2007, los agentes investigaron la aparición –no se especifica dónde– de la expresión «Se dónde viven tu mujer y tus hijos», que dio lugar a diversos mandamientos judiciales.

Apunta el magistrado que en las diligencias practicadas por la Guardia Civil se contienen observaciones «de enorme gravedad en relación a con la intervención del padre [de Yéremi] en relación con su posible participación en la desaparición de su hijo». Advierte que los agentes citan «varias contradicciones» relativas a aspectos personales y, en relación con «una de esas situaciones personales-afectivas», escriben: «Esto parece afectarle más, que incluso, se pensara (sic) que estaba relacionado o sabe algo sobre la desaparición de su hijo».

Añade que al finalizar la entrevista con los agentes, y en una conversación reservada, «se le ofreció tener una salida a esta situación, con la posibilidad de que al estar a tiempo de poder recuperar al niño (sic), y Juan Francisco manifestó textualmente: Déjame hacer unas gestiones y ahora mismo te llamo».

Al cabos de dos horas, sigue relatando el juez, el padre de Yéremi le dijo a uno de los agentes que había contactado con su expareja –una persona distinta a la madre de niño– y «que no sabe nada de nada, que no tiene nada que ver con la desaparición de su hijo y su entorno familiar tampoco».

Recuerda el instructor que, tras las primeras pesquisas, los guardias civiles encargados de la investigación llegaron a la conclusión de que Yéremi era un niño que «había sido educado para desconfiar de extraños».

  • 1

    ¿Le parece suficiente el millón de euros aprobado por el Consejo de Ministros para ayudar a las zonas afectadas por los incendios del verano en Gran Canaria?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados