Evaristo González, detenido por el asesinato de Carlos Machín

29/05/2019

El abogado y empresario Evaristo González, vinculado al ocio nocturno del Cuadrilátero en La Laguna, ha sido detenido como presunto autor intelectual del crimen del herreño Carlos Machín, asesinado a tiros en abril de 2018 en el barrio de La Verdellada. Ambos estaban implicados en el caso Corredor, que salpicó de manera tangencial al presidente de Canarias, Fernando Clavijo, cuando era alcalde del municipio tinerfeño. El peso de la investigación ha corrido a cargo de la Policía Nacional de Tenerife.

Evaristo González fue detenido como presunto autor intelectual del tiroteo que acabó con la vida de Carlos Machín y, según fuentes judiciales autorizadas, se produjo el registro de su vivienda, además de la detención de varias personas más relacionadas con el caso. En principio, el abogado y empresario podría pasar a disposición judicial el viernes por su vinculación al asesinato, cuya investigación está aún abierta, bajo secreto de sumario y a cargo del Juzgado de Instrucción número 4 de La Laguna.

Carlos Machín había quedado fuera del llamado caso Corredor, que enfrentaba a los empresarios Evaristo González y Carlos Calderón sobre presuntas irregularidades y tratos de favor del primero por parte del Ayuntamiento de La Laguna, bajo el mando de Fernando Clavijo.

La Policía Nacional registró esta madrugada el despacho de González y no se descartan nuevas detenciones

El juez César Romero Pamparacuatro, que venía de destapar el caso Unión en Lanzarote, había encontrado indicios de delitos en la tramitación de subvenciones por el desalojo de Las Chumberas, la concesión de una licencia a una cafetería o las llamadas telefónicas que Clavijo mantuvo para intermediar en diversas contrataciones.

Evaristo González, detenido por el asesinato de Carlos Machín
Carlos Machín, el empresario herreño asesinado

Juan Manuel Reyes Alvarado fue el que inició la investigación desde el Juzgado de Instrucción Número 1 de La Laguna, poniendo en marcha el operativo policial y las iniciales escuchas telefónicas. Tras él, la investigación pasó a manos de Matilde Rocío Flores Esquivias, que dictó el auto que desapareció misteriosamente de los juzgados e, incluso, del sistema informático, provocando un desplome importante del caso.

El fallecido, responsable de los locales situados en la zona del Cuadrilátero Kapitel y El Palco, estaba citado a declarar como testigo en el juicio relacionado con una de las piezas separadas del caso, relativa a un fraude a la Seguridad Social. Se acogió a su derecho a guardar silencio y al final del procedimiento, dejó de estar imputado y ni siquiera se le citó.

Posteriormente, el 18 de abril del año pasado, fue asesinado a tiros cuando se subía a su coche en un aparcamiento cercano a la Escuela de Idiomas de La Laguna, donde estudiaba.

La investigación del asunto que ha desembocado en las detenciones de este miércoles la ha llevado el grupo de homicidios de la policía Nacional de Tenerife con el apoyo del grupo de homicidios central, pero el trabajo duro ha corrido a cargo del grupo de Tenerife. La autoridad judicial ha valorado muy positivamente el concienzudo trabajo de los agentes tinerfeños.

Por parte de la autoridad judicial se enfatiza el sobresaliente trabajo de los funcionarios policiales tinerfeños.