El Real Madrid vuelve a soñar en la Champions

Octavos | Vuelta

El Real Madrid vuelve a soñar en la Champions

Benzema, Sergio Ramos y Asensio sellan el pase de un equipo que se agarró a la chispa de Vinicius y el buen trabajo de todo el bloque para pisar los cuartos de final tres años después

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El Real Madrid volverá a pisar los cuartos de final de la Liga de Campeones tres años después. Un gol de Benzema en la primera parte y dos más en el segundo tiempo de Sergio Ramos, de penalti, y Asensio permitieron al equipo de Zinedine Zidane vencer con autoridad en el Alfredo Di Stéfano a un Atalanta cuyo fútbol trepidante quedó completamente desactivado por el compromiso defensivo del trece veces rey de Europa. Desnaturalizado por un rival de superior talla, jerarquía y experiencia en estas lides, el bloque bergamasco solo planteó oposición en el primer tramo del partido y terminó diluyéndose frente al mayor oficio y talento de una escuadra que sueña de nuevo con llegar lejos en su competición predilecta.

Por tercera vez esta temporada, Zidane sirvió un esquema con tres centrales y dos carrileros para abrigarse atrás a la vez que buscaba profundidad por las bandas frente a un Atalanta con similar dibujo. El marsellés se decantó por Vinicius en lugar de Rodrygo como socio de Benzema en la delantera, mientras que Gian Piero Gasperini agitó la coctelera ofensiva del cuadro lombardo con dos mediapuntas escoltando a Muriel, en detrimento de Zapata. El duelo de estrategas se lo llevó de calle el técnico del Real Madrid.

Cierto es que el conjunto transalpino plantó pronto sus cañones en campo rival y mostró la falta de complejos que le distingue. Un remate de Gosens a centro de Muriel que blocó bien Courtois fue el primer aviso de su intención de asediar la meta del belga, pero el Real Madrid respondió con entereza y apenas volvió a sufrir.

3 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Varane, Sergio Ramos (Militao, min. 64), Nacho, Mendy, Modric, Kroos, Valverde (Asensio, min. 82), Vinicius (Rodrygo, min. 69) y Benzema.

1 Atalanta

Sportiello, Toloi (Palomino, min. 61), Romero, Djimsiti, Maehle, De Roon, Pessina (Caldara, min. 84), Gosens (Ilicic, min. 56), Pasalic (Zapata, min. 46), Malinovskyi y Muriel (Miranchuck, min. 85).

  • Goles: 1-0: min. 34, Benzema. 2-0: min. 60, Sergio Ramos, de penalti. 2-1: min. 83, Muriel. 3-1: min. 85, Asensio.

  • Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos). Amonestó a Valverde, Toloi, Nacho y Kroos.

  • Incidencias: Partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones, diputado en el Alfredo Di Stéfano a puerta cerrada.

En ausencia de Casemiro, Kroos y Modric se dispusieron en línea, con Valverde ligeramente más adelantado para presionar la salida del rival. Hay que apuntar que el notable despliegue energético de la escuadra 'neroazzurra' complicó el propósito del Real Madrid de templar en la construcción y dificultó en la media hora inicial la conexión con Benzema, pero el '9' está imparable y no perdonó en la primera oportunidad que tuvo de activarse en zona venenosa. La invitación se la proporcionó Sportiello, que cedió el balón a Modric en un despropósito de despeje. El croata, listo como pocos para pescar en el error ajeno, oteó a su izquierda al francés y le cedió la bola para que embocase a placer y sellase su sexta diana en los cinco últimos encuentros en los que ha participado. Le había quitado el puesto el veterano guardameta a Gollini, más que aseado en la ida, pero su acción, digna de Ulreich o Karius, otros recordados benefactores de los blancos en la Champions, afeó el cambio de guardia ordenado por Gasperini.

Asensio se desquita

Vista la suficiencia con la que el Real Madrid contenía las embestidas de sus pupilos, al técnico italiano no le quedó más remedio que corregirse al descanso. Entró Zapata por Pasalic a fin de incrementar la pólvora, pero de nada le sirvió porque el Real Madrid no levantó el pie. Una contra tan primorosamente conducida por Vinicius, que se marcó un eslalon digno de Mbappé o Maradona, como estrepitosamente definida por el carioca, que la envió al limbo con el exterior, advirtió a las tropas lombardas de que los blancos estaban muy enchufados.

A buen seguro que el error le hubiera señalado de mediar una reacción del Atalanta pero, lejos de producirse esta, el ex del Flamengo se redimió en un pestañeo. Volvió a percutir con la electricidad que le distingue y Toloi le derribó sobre la línea mientras irrumpía en el área. El árbitro apuntó al punto de penalti, ese que los blancos no divisan en Liga desde el clásico de octubre en el Camp Nou, y Sergio Ramos ejecutó sin inmutarse.

El central, que llevaba varios minutos mirando a la banda, a la espera de que Zidane le diera tregua a su castigado físico después de reaparecer el pasado sábado frente al Elche, volvió a ser determinante para que el Real Madrid reventase el muro de octavos 1.106 días después de aquella ronda con el PSG que enfiló el camino de la 'decimotercera' en Kiev. Muriel, con un soberbio gol de falta en la recta final, abrió una rendija para la esperanza de los italianos, pero Asensio, a pase de Lucas Vázquez, se encargó de cerrarla. El trece veces campeón continental vuelve a causar respeto.