Borrar
Directo La actividad comercial en zonas rurales, a debate en el Parlamento de Canarias
Jornada 9

El Valencia sonroja a un Madrid de pena máxima

El conjunto blanquinegro golea al equipo de Zidane con un 'hat-trick' desde los once metros de Carlos Soler y castiga la falta de vigor del once que presentó el marsellés en Mestalla

Óscar Bellot

Madrid

Domingo, 8 de noviembre 2020, 07:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Real Madrid saca el petate. Los blancos pisan Mestalla en la primera de las tres salidas consecutivas que habrá de afrontar un equipo que no pierde a domicilio en Liga desde el 8 de marzo pero que comparece en el feudo blanquinegro en alerta roja por el coronavirus. Los positivos de Casemiro y Hazard alteran los planes de Zinedine Zidane, que tendrá que agitar un once cada vez más consolidado para intentar prolongar la buena dinámica que arrastra su escuadra frente a un Valencia que solo ha sucumbido en una de la seis últimas visitas ligueras de los blancos pero que no sabe lo que es ganar en su feudo desde la primera jornada del campeonato.

La histórica rivalidad entre Valencia y Real Madrid vivirá en esta ocasión un episodio extraño, sin presencia de espectadores en las gradas de un estadio acostumbrado a operar como un volcán cuando lo pisa el conjunto de Chamartín. La pandemia rebajará el nivel de decibelios del pleito y lo privará de dos hombres llamados siempre a ser protagonistas por su importancia en los esquemas de Zidane. Sin Casemiro, su lugarteniente de máxima confianza, y huérfano también de Hazard, llamado a ser su buque insignia una vez deje atrás el cúmulo de contratiempos que están marcando su periplo de blanco, el marsellés tendrá que buscar soluciones dentro de una plantilla que ha sabido levantar el vuelo tras los dos tropiezos consecutivos frente a Cádiz y Shakhtar que amenazaron con dinamitar el proyecto. Firme en Liga y vivo todavía en Europa gracias al gol de Rodrygo que tumbó al Inter, el Real Madrid busca irse al parón con otro triunfo que refrende su buen momento.

Los blancos han recuperado pegada, con doce goles a favor en sus cuatro últimos enfrentamientos y un Benzema que está cogiendo velocidad de crucero. Pero flojean en defensa, ya que han encajado diez tantos en sus seis envites más recientes, a razón de 1,66 por choque. Unas cifras muy alejadas del extraordinario promedio de 0,84 dianas recibidas por duelo con que completaron el curso anterior, cuando levantaron un muro en torno a la portería de Courtois que les llevó en volandas hacia el cetro liguero.

Valverde como ancla

Recobrar la fortaleza defensiva perdida será por tanto uno de los principales retos del cuadro de Zidane en Mestalla, donde el Real Madrid arrancó la temporada pasada un empate agónico gracias a un gol de Benzema en el descuento que sirvió para neutralizar el tanto previo de Carlos Soler para el Valencia. El lionés repetiría frente al cuadro che meses después en el Alfredo Di Stéfano, donde dejó una virguería para la posteridad a pase de Asensio y el balear celebró su regreso a los terrenos de juego estrellando el esférico contra la red a pase de Mendy.

El lateral zurdo francés dejará paso a Marcelo para completar una retaguardia en la que Lucas Vázquez seguirá en el costado diestro mientras Varane y Sergio Ramos conformarán el eje de la zaga, sin recambios puros. Militao sigue recuperándose del coronavirus y Nacho apura para volver tras el parón. Tampoco están disponibles por lesión Carvajal y Odriozola, por lo que Zidane volvió a llamar al canterano Sergio Santos.

Valverde oficiará de ancla por la baja de Casemiro, con Modric e Isco de volantes. Zidane dosifica más que nunca al croata, que aporta minutos de calidad cada vez que salta al pasto. Odegaard, restablecido ya de su rotura en el sóleo, aguardará una oportunidad en el banquillo. Arriba, Vinicius relevará a Hazard.

Preso de las dudas llega al choque un Valencia al que el gol sobre la bocina de Carlos Soler frente al Getafe permitió cortar una racha de tres derrotas consecutivas. Javi Gracia ha visto cómo la salida esta semana de Geoffrey Kondogbia al Atlético restaba otra pieza importante a una plantilla que ya se vio fuertemente devaluada en verano y la sanción del luso Thierry Correia le obligará a ajustar piezas. El técnico navarro desplazará a Wass al carril diestro y situará a Racic en la sala de máquinas. La velocidad de Musah y Cheryshev será su mejor arma para intentar desarbolar a un Madrid que sufre en el repliegue.

El Valencia con menos pedigrí que se recuerda en mucho tiempo sonrojó al vigente campeón de Liga, que

Superiores en intensidad, actitud y ritmo, los jóvenes valores del Valencia pasaron por encima de los curtidos pero poco energéticos futbolistas del cuadro visitante,

Valencia

Jaume, Wass, Gabriel, Guillamón, Gayá, Carlos Soler, Racic, Musah (Jason, min. 87), Cheryshev (Lato, min. 77), Kang-In Lee (Gameiro, min. 81) y Maxi Gómez (Sobrino, min. 87).

4

-

1

Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Valverde (Kroos, min. 76), Modric, Isco (Jovic, min. 83), Asensio (Rodrygo, min. 64), Vinicius (Odegaard, min. 64) y Benzema (Mariano, min. 76).

  • GOLES: 0-1: min. 23, Benzema. 1-1: min. 35, Carlos Soler, de penalti. 2-1: min. 44, Varane, en propia puerta. 3-1: min. 54, Carlos Soler, de penalti. 4-1: min. 63, Carlos Soler, de penalti.

  • ÁRBITRO: Gil Manzano (comité extremeño). Amonestó a Carlos Soler, Marcelo, Sergio Ramos, Guillamón, Jaume.

  • INCIDENCIAS: Partido de la novena jornada de Liga, disputado en Mestalla a puerta cerrada.

Y eso pese a que el Madrid golpeó primero.

No precisó mucho tiempo el Valencia para girar el duelo. El infortunio volvió a cebarse con Varane, que despejó contra su portería un balón sin mayor complicación y ni el francés, lento y blando en la corrección de su error, ni Courtois pudieron ya arreglar un desaguisado para el Madrid que, a falta de tecnología de la línea de gol, certificó el VAR.

Estaba noqueado el equipo de Zidane.

Pudo acortar distancias Asensio, pero Jaume se hizo inmenso en el mano a mano. Esa parte del cuerpo, pero de Sergio Ramos, terminaría por sellar la goleada. Despejó el central, acosado por Yunus Musah, con la extremidad que no debía. A Gil Manzano no le tembló el pulso y tampoco a Carlos Soler,

Retiró Zidane a sus dos extremos titulares y alistó a Odegaard y Rodrygo. Cuatro centrocampistas en busca del equilibrio al que renunció de inicio. De poco servía ya.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios