Borrar
Octavos | Ida

Mendy gobierna en territorio de artilleros

Un golazo con la diestra desde la frontal del área del lateral zurdo da una valiosa renta al Real Madrid frente a un Atalanta que jugó con diez casi todo el partido

Óscar Bellot

Madrid

Martes, 23 de febrero 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Con la inyección anímica que suponen las cuatro victorias consecutivas en Liga que le tienen amenazando el liderato del Atlético e Isco como falso nueve, pero debilitado por la incesante ristra de lesiones que ha convertido su avance en un monumental ejercicio de supervivencia, el Real Madrid afronta una prueba de vértigo en Bérgamo. Allí le aguarda el Atalanta, un equipo de provincias al que el visceral Gian Piero Gasperini ha impregnado de un estilo cruyffista que le llevó a acariciar las semifinales de la Champions el curso pasado y que sigue asombrando a Europa con su fútbol descamisado. Será un test de estrés en toda regla para los blancos, ansiosos por reventar el muro de octavos contra el que vienen de estrellarse dos veces de forma consecutiva, tras imponer un ciclo regio en el continente casi inalterado durante un lustro.

La historia, el potencial y la experiencia pesan a favor del bando de Zinedine Zidane, vivo tras una fase de grupos en la que frisó el abismo. Pero el cuadro lombardo llega al envite en un formidable estado de forma, con una ambición mayúscula y sin nada que perder. Aseguran los 'nerazzurri' que jugar contra el trece veces rey de Europa es como ir a la universidad, pero ese manto humildad no oculta que su propósito es impartir cátedra. Ni mucho menos están dispuestos a asumir sobre el césped el mismo destino que el relato mitológico asignó a la deidad de singular belleza en cuyo honor recibió su bautismo el club bergamasco hace más de 113 años, condenada a tirar del carro de la diosa Cibeles por su lujuriosa relación con Hipómenes en uno de los templos de la divinidad a la que rinde pleitesía el madridismo.

La 'Dea' es un gigante ofensivo, aunque con pies de barro. Lleva 72 goles en 33 partidos, a razón de 2,18 por encuentro, pero ha recogido 43 balones de sus redes, 1,3 por duelo. 'Vacuna' al rival en el 85% de sus comparecencias y encaja en el 70%, mientras el Real Madrid anota en el 88% y recibe tantos en el 59%. El conjunto italiano colecciona quince choques marcando tres goles o más desde que inauguró la campaña, aunque también ha encajado como mínimo esa cifra de dianas en cinco encuentros. En seis litigios anotó cuatro tantos y en dos elevó la cuenta a cinco, si bien recibió cuatro dianas en un enfrentamiento y cinco en otro, en la liguilla frente al Liverpool, que le endosó la manita en el feudo lombardo antes de sucumbir al descaro de los transalpinos en el coliseo de Anfield.

Por el contrario, este Real Madrid de colmillo reducido apenas ha marcado tres goles en cinco ocasiones en lo que va de curso y ha hecho cuatro tantos en otras dos. Eso sí, solo el Shakhtar, en la riña con la que estrenó la presente edición de la Champions, y el Valencia, en la novena jornada de Liga, fueron capaces de batir a Courtois más de dos veces. Su media de dianas a favor es considerablemente inferior a la del cuadro de Gasperini, 1,71, pero defiende sensiblemente mejor, con 32 goles en contra en otras tantas apariciones.

Sin complejos

Más allá de la contundencia de los números, al Real Madrid se le impone otro desafío. Porque la escuadra de Chamartín encara el pleito con solo trece futbolistas de la primera plantilla y seis 'mirlos' de La Fábrica. En casa se quedaron pesos pesados como Carvajal, Sergio Ramos, Hazard o Benzema, además de Odriozola, Militao, Marcelo, Valverde y Rodrygo. Especialmente sensible es la ausencia del capitán, ya que el Real Madrid solo ha ganado dos de los diez últimos enfrentamientos europeos que ha afrontado sin su central de mayor jerarquía. También la del '9', autor de casi un tercio de los goles de su equipo esta temporada. Mantener la fortaleza defensiva, con tan escasa pólvora, se perfila vital para sacar un buen resultado de cara a la vuelta.

Noticia Relacionada

Alcanzar en buena disposición ese cara a cara en el Alfredo Di Stéfano es también el objetivo del Atalanta, un equipo de autor que somete a sus rivales a una presión individual asfixiante, desborda con dos carrileros muy profundos y amartilla a ritmo de rock n' roll. Gasperini no regatea con su trepidante propuesta, por señero que sea su adversario. «No vamos a cambiar nuestra naturaleza, que nos llevó a estar tan en alto», remarcó un técnico capaz de librar un pulso al Papu Gómez, gran referente de la 'Dea' los últimos años, sin salir rasguñado.

Ahora la hinchada bergamasca se prosterna ante Zapata o Muriel, al que en Italia adjudicaron el apellido postizo de Nazário, en una comparación siempre odiosa con el 'Fenómemo' Ronaldo. El colombiano, quizás el mejor revulsivo de Europa con 17 tantos en 30 partidos, solo la mitad de ellos como titular, viene de sellar una diana y entregar una asistencia en la goleada al Nápoles del fin de semana. El exsevillista está pletórico de confianza. «Jugar contra el Madrid siempre es motivo de orgullo. La única manera para intentar batirlos es darlo absolutamente todo. En Sevilla le ganamos 3-2 haciendo un gran partido y los blancos vivían un momento de gran forma. Si uno lo da todo, puede ganar a cualquiera», dijo el cafetero.

En territorio de artilleros, la pólvora la puso el cañonero menos pensado. Ferland Mendy, con un golazo desde la frontal empleando su pierna menos hábil, la diestra, dio al Real Madrid

Por primera vez en siete años, el Real Madrid acudía a una eliminatoria de Champions sin un solo miembro de la extinta 'BBC' sobre el césped. Sin Benzema,

El boceto de Zidane funcionó ya de entrada, con un Madrid bien abrigado en torno al cuero. Los blancos trenzaban con velocidad, situándose Casemiro entre los centrales mientras sus compañeros construían para minimizar riesgos a la contra. Al Atalanta le costaba llegar. Y el choque se le puso pronto de nalgas. Percutió Mendy al borde del área tras una gran triangulación del bloque visitante y le arrolló Freuler como un tráiler.

Atalanta

Gollini, Toloi, Romero, Djimsiti, Mahele 8Palomino, min, 86), De Roon, Freuler, Gosens, Pessina, Zapata (Pasalic, min. 30) y Muriel (Ilicic, min. 56; Malinovskyi, min. 86)).

0

-

1

Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez, Varane, Nacho, Mendy, Casemiro, Modric, Kroos, Asensio (Arribas, 76), Isco (Hugo Duro, min. 76) y Vinicius (Mariano, min. 57).

  • Gol: 0-1: min. 85, Mendy.

  • Árbitro: Tobias Stieler (Alemán). Expulsó por roja directa a Freuler (min. 16). Amonestó a Casemiro, Mendy y Gosens.

  • Incidencias: Partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Estadio de Bérgamo.

Gian Piero Gasperini reaccionó retirando a un tocado Zapata para dar entrada al croata Pasalic, ex del Elche. El Real Madrid también tuvo su contratiempo. Nada desdeñable, por cierto.

Los sustos aventaron una primera parte más descafeinada de lo previsto. Una incursión de Nacho, demasiado escorado para definir con finura, y un remate a la media vuelta de Isco que desvió un defensor fueron las noticias más significativas del Real Madrid en ataque hasta que de nuevo Isco, con un pase magistral, citó a Vinicius con la gloria. El brasileño, como tantas veces, le pegó contra un defensor y el balón cobró excesiva parábola. La mejor oportunidad, no obstante, la tuvo el cuadro de Zidane a la salida de

El panorama invitaba a más osadía por parte del Real Madrid. No encajar era primordial, pero con un efectivo más que su rival sobre el verde se le presentaba una ocasión pintiparada para ponerse de cara el partido de vuelta. Pudo lograrlo con un golpeo de Modric con el exterior que rozó en un defensor antes de marcharse fuera por centímetros con enorme suspense.

La superioridad numérica permitió al Real Madrid instalarse en campo ajeno y pisar área con cierta frecuencia.

A esas alturas, el partido era un monólogo blanco, aunque con escasos gags de cara a portería. Un libre directo botado por Asensio que taponó Gollini y poco más. Todos la pedían al pie y ninguno buscaba el espacio. Pesaba también el baqueteado físico, traducido en

Volvió a intervenir Zidane, que

No fueron sin embargo ninguno de ellos los protagonistas, reservado el foco para Mendy, que con su segundo tanto del curso, facturó un triunfo de mérito. Dentro de tres semanas, en el Alfredo Di Stéfano, el trece veces rey de Europa tendrá la

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios