Los propietarios de las chozas de Lobos piden un permiso especial

Durante varias horas, numerosos vecinos presentaron sus demandas al presidente Marcial Morales. El plan rector de uso y gestión del parque natural prohibe pernoctar en el islote

CATALINA GARCÍA / PUERTO DEL ROSARIO

Contra la prohibición establecida en el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural de Lobos de no dormir en la isla desde 2006, los propietarios de las chozas solicitaron ayer al Cabildo la gestión de un permiso especial para pernoctar allí. Estos ciudadanos, en su mayoría vecinos de Corralejo, argumentan que, si no pueden pasar la noche, el poblado desaparecería por falta de mantenimiento y que existe un grupo de personas que residen permanentemente como pescadores y trabajadores del restaurante.

Tras la reunión de varias horas en la Casa Palacio convocada por el Cabildo, los vecinos se mostraron «esperanzados» de la respuesta de la Corporación que se muestra a favor de este permiso especial de pernoctación, por lo menos hasta que el poblado de chozas de Lobos sea declarado Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de poblado etnográfico, declaró ayer Tinín Martínez, uno de los representantes vecinales. Aunque, eso sí, están advertidos de que la pernoctación no depende sólo de la primera institución majorera sino de la Demarcación de Costas de Canarias, que depende del Gobierno central, «por lo que sabemos que tenemos que tener en cuenta a ambas administraciones públicas».

Mesa de trabajo. La reunión, presidida por el primer mandatario Marcial Morales, también se zanjó con la creación de una mesa de trabajo formada por el Cabildo, el Ayuntamiento de La Oliva, Costas, un representante de las chozas, otro de los llamados water taxis y uno de las navieras concesionarias del servicio entre Corralejo y Lobos, estos dos últimos más afectados por el cupo de 200 visitantes al día establecidos en el PRUG. «Vamos a ver las posibilidades que hay» de dar respuesta a las reivindicaciones de las partes, señaló ayer el portavoz vecinal.

Por su parte, el presidente majorero declaró que había convocado a propietarios de chozas y de embarcaciones con el fin de explicarles ayer por la mañana la normativa en vigor en el Parque Natural de Lobos. De la reunión, Morales salió convencido, al igual que los afectados, que será posible «una flexibilidad» para los que allí viven.