Lobos, una isla sin ley en manos de los ‘water taxis’

17/08/2018

Las empresas de taxis acuáticos no acatan la orden de no embarcar turistas en la playa del islote hasta que les llegue por escrito y desde el Ayuntamiento de La Oliva pasan la pelota a la Dirección General de Costas.

Sofía menéndez (ahora plus) puerto del rosario

Los water taxis que cubren el trayecto entre Corralejo, en el noreste de Fuerteventura, y Lobos trasladando turistas a esta isla protegida no tienen permisos oficiales, ni ningún tipo de autorización, ni tampoco licencia del Ayuntamiento de La Oliva para desarrollar esa actividad comercial. Así lo confirma el concejal de Medio Ambiente de La Oliva, Óliver González, ante un caso de dudosa legalidad medioambiental que hasta incumple la propia Guardia Civil en esta comarca, contraviniendo sus mismas órdenes.

La Policía Local de La Oliva, respaldada por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, se presentó el pasado viernes en la playa del Puertito de Lobos, un islote deshabitado de seis kilómetros cuadrados catalogado como Parque Natural, y levantó acta de lo que allí viene sucediendo a diario este verano, el trasiego de taxis acuáticos a través del canal que separa Fuerteventura de Lobos. Las fuerzas de seguridad notificaron a los patrones de este tipo de embarcaciones que no podían seguir desarrollando la actividad de embarque y desembarque de turistas, en función de lo establecido por la Ley de Costas. Sin embargo, según pudo comprobar este diario durante el fin de semana, las órdenes han caído en saco roto. A lo largo de todo el sábado y el domingo, la Policía Local no acudió al islote y los water taxis, desoyendo la advertencia de la autoridad municipal, continuaron utilizando la playa del Puertito para desarrollar su actividad comercial.

Solo una de las empresas dedicadas a este negocio cumplió con la advertencia municipal ese fin de semana. Se trata de las zódiacs que forman parte de la compañía que gestiona el Celia Cruz, que toma su nombre de uno de los barcos de línea que históricamente han cubierto este trayecto hasta la aparición de los water taxis. Sus zódiacs desembarcaron a sus pasajeros en el muelle, y no en la playa del Puertito, tal como se les indicó el viernes.

Según fuentes de las empresas de taxis acuáticos, hasta que no reciban una comunicación por escrito del Ayuntamiento de La Oliva para que no entren al Puertito, continuarán haciéndolo. Y el responsable de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de la Oliva pasa la pelota a la Dirección General de Costas: «El Ayuntamiento no les va a notificar nada por escrito, más allá de lo que la Policía les ha comunicado ya».

«Si a pesar de las advertencias de la Policía hay reincidencia se dará traslado de los informes policiales a la autoridad competente, que en este caso es la Dirección General de Costas, que es la que tiene autoridad para sancionar», añade el concejal.

problema de seguridad. La solicitud ante el Ayuntamiento de estas empresas de water taxis para que se les balizara una entrada a la playa del Puertito para poder así desarrollar su actividad de forma segura quedó hace poco frustrada ante la negativa de la Demarcación de Costas de conceder el permiso para dicha instalación, dado que la Isla de Lobos es un Parque Natural donde está prohibido por ley hacer ese tipo de actuaciones.

Además, Costas considera, en un informe firmado por el jefe de la Demarcación, Rafael López Orive, que «existe un problema para la seguridad de las vidas humanas en la zona del baño del Puertito» de Lobos.

Además, en el informe de la Demarcación también se destaca que de acuerdo con la Ley de Costas, le corresponde al Ayuntamiento de La Oliva «realizar las acciones necesarias para hacer efectiva la observancia de las normas e instrucciones dictadas por la Administración del Estado sobre salvamento y seguridad de las vidas humanas».

En el Puertito de Lobos, los bañistas y visitantes continúan protestando. El consejero del Cabildo de Podemos, Andrés Briansó, pasó un viernes de finales de julio contabilizando todas las personas que desembarcaron en Lobos, desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde. ¿El resultado? Más de 1.300 personas y 103 embarcaciones. Unas cifras que superan con mucho el límite de capacidad de carga declarada para esta isla, que es Parque Natural, y que por el momento es de 200 personas presentes de forma simultánea, según el vigente Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). Los responsables de la gestión en Lobos se pasan la pelota entre administraciones y consejerías.

Por otra parte, el desarrollo de la actividad de transporte a cargo de los water taxis está generando constantes situaciones de riesgo, tanto durante la navegación desde Corralejo hasta Lobos a través del Paso de La Orchilla, como dentro de la propia playa del Puertito, donde los bañistas nadan alrededor del las embarcaciones.

  • 1

    ¿Está de acuerdo con que los trabajadores de Sanidad puedan jubilarse a los 60 años sin mermas retributivas?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados