Cabildo y Ayuntamiento de La Oliva respaldan el BIC de las chozas de Lobos

16/11/2018

El Cabildo y el Ayuntamiento de La Oliva quieren que los herederos de las construcciones puedan disfrutar de ellas y pernoctar en el islote que es espacio protegido.

La propuesta de catalogar el poblado de chozas de la isla de Lobos como Bien de Interés Cultural (BIC) cuenta con el apoyo del Cabildo de Fuerteventura, cuyo presidente Marcial Morales anuncia que ha dado «trámite inmediato» a esta solicitud. El Ayuntamiento de La Oliva se suma a este respaldo al abogar por que los herederos de las construcciones «puedan disfrutar de ellas», da por hecho el alcalde Isaí Blanco.

La primera institución majorera parte de que la figura de protección, bien como BIC, bien como Sitio de Interés Etnográfico, servirá «para poner en valor y reconocer de manera formal la historia y las tradiciones vinculadas a las chozas y a la pesca y el marisqueo a cargo de los mariantes». La defensa de los valores tradicionales de Lobos también la enarbola el Ayuntamiento de La Oliva para apoyar la propuesta de la asociación cultural, protectora e investigadora de este poblado. En sentido, el alcalde Isaí Blanco recuerda que el caserío de Lobos viene de los antiguos pescadores de Corralejo que tenían ese refugio para irse a pescar allí por temporadas. Esas casas son representativas de nuestras raíces, del modo de vida que había en Fuerteventura antes del turismo, y están ahí antes de que el islote fuera declarado parque natural. Me considero defensor de nuestra cultura y de nuestras tradiciones, y por eso me entristece que existan trabas para que los herederos de aquellos pescadores puedan disfrutar de sus casas».

Los ecologistas se suman

El primer edil de La Oliva añade que, al igual que hay dos hoteles dentro del Parque Natural de las Dunas de Corralejo donde pernoctan miles de turistas gracias a una concesión del Ministerio de Medio Ambiente, no ve motivo para que unas pocas decenas de personas puedan dormir en sus casas. En cualquier caso, apunta a que se debe abordar la situación entre todas las administraciones públicas implicadas «con el fin de tomar las medidas de protección del parque ante la presión humana, permitiendo siempre su visita y su disfrute, de manera regulada y sostenible, por supuesto».

Además del Ayuntamiento de La Oliva y el Cabildo de Fuerteventura, el colectivo ecologista Agonane también se suma a la iniciativa del colectivo cultural de herederos de las chozas de Lobos que propone la catalogación como BIC. Esas construcciones son «muy antiguas», por lo que cualquier iniciativa de restauración y conservación del poblado «bienvenida sea» con lo que conlleva de atractivo turístico.

EL PRUG prohibe pernoctar, acampar y arreglar chozas

Todas las opiniones del Cabildo de Fuerteventura, el Ayuntamiento de La Oliva y el colectivo ecologista Agonane chocan con el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural de Lobos que prohibe bien claro que se prohibe pernoctar en la isla. Claro que el mismo documento establece la capacidad de carga diaria en 200 visitantes y los turistas llegan casi de mil en mil cada fin de semana.

Esta prohibición de pernoctar se acompaña de otras más en el PRUG de 2006: no está permitida «la construcción de nuevas viviendas, incluso a partir de edificaciones existentes», como puede leerse en el apartado 18 del capítulo de usos y actividades prohibidas, y mucho menos la acampada