El poblado de las chozas de Lobos quiere ser Bien de Interés Cultural

14/11/2018

La asociación cultural, protectora y de investigación plantea al Cabildo y Ayuntamiento una solución a la «situación anómala y antihistórica» a la que ha evolucionado el conjunto de chozas

El asociación cultural, protectora y de investigación del poblado de las chozas de Lobos reclama al Cabildo y al Ayuntamiento de La Oliva la catalogación de este conjunto de edificios como Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Sitio Etnográfico. Esta clasificación conllevaría «la protección integral de las chozas bien conservadas y la protección parcial de que otras por restaurar».

El colectivo plantea esta catalogación como BIC de las chozas de Lobos como «posible solución a la situación anómala y antihistórica a la que se ha llegado» en la isla y propone incluir en sus límites todo El Puertito y todas las construcciones existentes en la isla. Una vez tramitado y aprobado el BIC, el conjunto se sometería a un estudio consensuado de mejora del aspecto exterior de las chozas con el fin de que se conviertan «en una atracción principal para el visitante», propone esta asociación.

En aras de justificar esta propuesta de protección ante el Ayuntamiento de La Oliva y el Cabildo de Fuerteventura, el colectivo alude a una serie de documentos, mapas y vídeos que probarían la antigüedad del poblado de Lobos, entre los que destaca el mapa aéreo de 1984 donde ya figura El Puertito «y que demuestra la actual constitución del poblado, manteniéndose el mismo número de construcciones, sin que haya habido modificaciones salvo dos construidas a principios de este siglo sobre sendas chozas antiguas derruidas».

Otros de los justificantes son los recibos de los pagos de impuestos de una de las chozas que datan de 1985 y los permisos y licencias de explotación del restaurante Antoñito El Farero, el único que funciona en la isla desde los años 60 del siglo XX.

La asociación cultural, protectora y de investigación trae a colación el Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de Madoz, que data de mediados del siglo XIX, que describe que la isla «sirve únicamente de ranchería de pescadores y para pastar algún ganado cabrío menos»-

Este colectivo apareja la fundación de El Puertito de Lobos con la propia fundación del pueblo de Corralejo, «de ahí que los apellidos actuales dueños de las chozas sean los mismo del Corralejo antiguo (...) porque se ha respetado la transmisión de las chozas de padres a hijos hasta la fecha actual». Así mismo, alude a los diarios y libros de los antiguos torreros del faro de Martiño, construido en 1856, que probarían la existencia de este asentamiento.

Por ello, el colectivo afirma que, a la vista de la presencia de Antoñito El Farero y su familia, los pescadores y los familiares de los herederos de las chozas, el poblado de Lobos suma «más de 50 años habitado de forma ininterrumpida, pasando de ser una ranchería temporal a permanente» con la salvedades de los temporales y los actos luctuosos.