Una tasa de 1 euro por visitar Isla de Lobos

Una tasa turística por ir a Lobos. Podría aplicarse en un futuro para destinar la recaudación a mejorar el funcionamiento del parque natural. No es un sistema nuevo, sino que está funcionando desde hace algún tiempo en una concurrida playa de la isla conejera.

David Monserrat
DAVID MONSERRAT

El Cabildo de Fuerteventura estudia la posibilidad de implantar una tasa turística en Isla de Lobos, cuyo importe aún no se ha determinado pero que podría situarse en torno a 1 euro. Esta cantidad tendría que ser abonado únicamente por los no residentes en alguno de los seis municipios majoreros, es decir, tanto por los turistas del resto de Canarias y de la Península como de los procedentes de otros países.

Fuentes de la primera institución insular insistieron en que, de momento, se trata solo de un anteproyecto que está en estudio y que no se ha tomado ninguna decisión definitiva. Dicha tasa no tendría un afán recaudatorio, sino que los ingresos obtenidos de su aplicación revertirían única y exclusivamente en los programas de conservación del Parque Natural de Isla de Lobos. La tasa se aplicaría a los visitantes en el momento en que abonan sus billetes de barco a Isla de Lobos y, por tanto, aquellos que certifiquen la residencia mediante DNI u otro documento oficial quedarían exentos de la misma.

El Cabildo recuerda también que el sistema de tasas no es nuevo, sino que «ya se aplica en otros lugares, como por ejemplo en una playa de Lanzarote, concretamente en Papagayo, donde solo los que no sean residentes en la Isla deben abonarla».

Pero antes de tomar cualquier decisión al respecto, y es el momento en el que actualmente se halla el anteproyecto, se está estudiando la capacidad de carga de visitantes por día que tiene Isla de Lobos. «Una vez que se tengan los resultados, se valorará la posibilidad de implantar la tasa, que revertiría en la mejora de la gestión del parque». La decisión final la tomará la Consejería insular de Medio Ambiente.

Bajo la gestión de Tragsa. No debe olvidarse que, desde hace unos años ya, en virtud del requerimiento de la Dirección General de Costas, cualquier forma de acampada está prohibida en la totalidad de la Isla de Lobos, de modo que es imposible pernoctar allí salvo que se haga en alguna de las chozas de piedra privadas que hay en El Puertito.

En la actualidad, el Parque Natural de Isla de Lobos se halla bajo la gestión de Tragsa, que se le adjudicó por importe de 248.000 euros. El Cabildo basó la decisión de dejar la gestión en manos de la empresa pública en base a la reducción de plantilla de la Unidad de Medio Ambiente, afectada principalmente por las jubilaciones de operarios, «lo que ha hecho que las instalaciones del parque natural no tuvieran el funcionamiento deseado, llegando incluso, en alguna ocasión, a permanecer cerrados los centros por la falta de personal».

Principales reclamos. Muchos turistas que visitan el norte de Fuerteventura aprovechan la oportunidad para hacer una excursión a Lobos. En el islote hay baños, un centro de interpretación sobre la foca monje con una tienda de souvenirs y un restaurante en El Puertito. Los atractivos principales son los senderos y la playa.