El exinterventor de La Oliva es condenado a año y medio de cárcel

21/12/2018

La Audiencia Provincial estima que, de 2006 a 2008 y a través de la empresa de recaudación de impuestos, Carlos Sáenz malversó 442.489 euros que debe devolver junto a su socio Montesinos

ETIQUETAS:

A un año y medio de prisión por el delito de malversación de caudales públicos y tres años de inhabilitación para empleo o cargo público, más 442.484 euros de indemnización solidaria y conjunta al Ayuntamiento de La Oliva, ha sido condenado Carlos Sáenz, exinterventor municipal, al que se le aplicó el atenuante de confesión. El exfuncionario ya está en la cárcel por otra condena de cuatro años y medio y ocho de inhabilitación por el caso Unión en Lanzarote, donde quedó demostrado que malversó más de 250.000 euros procedentes de las arcas municipales de Arrecife.

Los delitos de La Oliva forman parte de la llamada pieza separada de Fuerteventura del caso Montecarlo. Sáenz aún tiene pendiente en Lanzarote tres juicios más de la misma causa: dos en el Ayuntamiento de Arrecife y uno en San Bartolomé. Todas estas piezas tienen en común que los ayuntamientos donde Sáenz era interventor contrataban al mismo empresario para prestar el servicio de la recaudación de impuestos, José Vicente Montesinos, aunque realmente el ya exfuncionario llevaba las riendas de la empresa.

A Montesinos, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial le condena a cinco años de cárcel y nueve años de inhabilitación por malversación de fondos públicos, más la indemnización conjunta y solidaria al Ayuntamiento de La Oliva por valor de 442.489 euros, que es el importe probado de la malversación, aunque el mismo tribunal reconoce que «está convencido» de otras cantidades de las que sin embargo no hay pruebas.

El tercer condenado por prevaricación en esta pieza de Fuerteventura es el exconcejal de Hacienda, Guillermo Morera, por la adjudicación del servicio de recaudación municipal y sobre el que recaen diez años de inhabilitación, con el atenuante de confesión: siete para cargo municipal y tres para empleo en la gestión de fondos públicos.

Volvo y dinero en una bolsa. En el caso de la malversación, Montesinos reconoció en el juicio que llevó a cabo diversas retiradas de fondos de la recaudación para pagar viajes y estancias en hoteles de Sáenz. Incluso llegó a entregarle un volvo a cambio de la venta de sus participaciones en la sociedad y también una bolsa en mano con 100.000 euros.