El interventor de Arrecife lleva diez meses en la cárcel

El 22 de mayo comenzó el operativo de detenciones ligadas al caso Montecarlo, que investiga una supuesta trama de malversación de fondos en corporaciones. En el epicentro, el interventor de Arrecife, Carlos Sáenz Melero; y el empresario José Vicente Montesinos. Ambos siguen en prisión preventiva.

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

La investigación aún sigue su curso, si bien fuentes relacionadas con el caso han comentado que queda flecos menores. Con esta base, muy sólidas deben ser las pruebas existentes contra los dos encarcelados. O eso, o mucho temor debe tener la jueza Aurora García al riesgo de fuga o a la posible destrucción de pruebas.

La situación del interventor y Montesinos contrasta con el trato dado al resto de imputados, donde figuran varios empresarios, técnicos municipales de Arrecife y otros profesionales, todos ellos en libertad. Además, también hay imputados varios cargos públicos, en diverso grado (Cándido Reguera, José Montelongo); o antiguos responsables políticos (Miguel Martín, José Miguel Rodríguez, Eduardo Lasso, Javier Betancort).

La presunta trama se comenzó a investigar a partir de una denuncia anónima cursada en noviembre de 2011. En ella ya se daba pistas sobre un presunto comportamiento delictivo del interventor.

Según el documento, tres empresas recaudaron 300.000 euros, de las arcas de Arrecife, mediante prácticas de dudosa participación, con la particularidad de que las entidades «tienen el mismo administrador único que, según parece, está empadronado en la misma dirección que el interventor del Ayuntamiento, Carlos Sáenz Melero».

En la denuncia se añadió que muchas de las facturas emitidas «no hay firma de ningún técnico dando conformidad». Además, se dio una relación sobre supuestas anomalías con otras empresas. Con este punto de partida se ha hilado un sumario con seis tomos y aún sin cerrar.