El ex edil de Hacienda declara como testigo ante el juez en la operación Montecarlo

Catalina García
CATALINA GARCÍA

Guillermo Morera, concejal de Hacienda del Ayuntamiento de La Oliva, declaró ayer en calidad de testigo ante el juez en el marco de la operación Montecarlo. En el que podría ser el enésimo caso de presunta corrupción en Lanzarote, que también ha salpicado a Fuerteventura, está detenido desde el pasado 24 de mayo en prisión sin fianza Carlos Francisco Sáenz Melero, interventor de tres ayuntamientos de la isla vecina que ostentó el mismo cargo entre 1998 y 2008 en La Oliva.

Con Morera, acudió ayer a declarar ante el juez Bertrand Calatayud también en calidad de testigo José Cabrera Leal funcionario responsable de la Tesorería municipal. En la operación Montecarlo participan dos juzgados de Primera Instancia: el número 4 de Arrecife y el número 5 de Puerto del Rosario.

Al ex interventor de La Oliva durante una década se le acusa de unos presuntos delitos de cohecho, prevaricación y malversación. Junto a Sáenz Melero, también esta detenido, por orden de la jueza de Arrecife Aurora García, el empresario José Vicente Montesinos, ligado a la empresa de recaudación de impuestos Progestril, con sede en el municipio lanzaroteño de San Bartolomé. Progestril se encargó del cobro de los impuestos y tasas municipales de San Bartolomé y La Oliva.

Aunque luego fueron puestos en libertad, el Juzgado número 4 de Arrecife también detuvo en mayo a Javier Betancort, ex edil de Hacienda del Ayuntamiento de San Bartolomé y actual presidente del consejo regulador de la denominación de origen de los vinos de Lanzarote; y José Miguel Rodríguez, ex edil del PIL en el Consistorio de Arrecife. En el caso de la rama de la operación Montecarlo en La Oliva, hasta ahora no se han producido detenciones sino que el juez Bertrand Calatayud está llamando a declarar responsables políticos y trabajadores municipales en calidad de testigo.

Guillermo Morera, ex edil de Hacienda durante la primera legislatura de la alcaldesa nacionalista Claudina Morales, contestó ayer con una pregunta «¿y por qué no voy a estar tranquilo?» sobre su estado de ánimo. Para luego explicar que la concesión de la recaudación de impuestos y tasas municipales en La Oliva a una empresa externa data de un pliego de condiciones de 1998, esto es bajo la égida del ex alcalde Domingo González Arroyo y a una empresa cuyo titular era Pepe Alvarez. Morera, tras su paso por La Oliva como concejal de Hacienda por CC, abandonó las filas nacionalistas y se pasó a AMF.