La oposición se queda sin líderes tras la marcha de Clavijo y Antona

El Parlamento de Canarias envía al Senado a un expresidente de Gobierno investigado en el caso Grúas, Fernando Clavijo, a un expresidente del Partido Popular (PP) cesado por la dirección nacional, Asier Antona, y a uno de los socialistas canarios que forman parte del Comité Federal del Partido Socialista (PSOE), Pedro Ramos.

La designación de Clavijo y Antona supone dejar a la oposición descabezada; ambos personificaron las candidaturas a la Presidencia del Gobierno en las pasadas elecciones autonómicas por Coalición Canaria (CC) y PP, respectivamente. Sin embargo, ésta no fue la idea central de las reacciones que ambos provocaron.

Podemos y Ciudadanos (Cs) se posicionaron en contra de la propuesta de Clavijo de la única forma que les posibilitó el sistema de votación acordado en la Junta de Portavoces. El primero, anulando cuatro papeletas -la quinta fue atribuida a la diputada de Tenerife por CC, Cristina Valido, según precisó el portavoz del grupo «por error»- y los segundos, no participando de la votación, de acuerdo con las explicaciones de Manuel Marrero y Vidina Espino, respectivamente.

El portavoz de Sí Podemos consideró una «indecencia que alguien sometido a los tribunales represente a Canarias en el Senado». La diputada de Cs indicó que «si hemos trabajado para eliminar el aforamiento en la reforma del Estatuto de Autonomía, no podemos en ningún caso apoyar la designación de Clavijo».

En cambio, el expresidente del Ejecutivo aseguró que «no tiene nada que ver» dado que «solo hay una Justicia, da igual si estás aforado o no», a pesar de que su estrategia jurídica ha estado enfocada permanentemente a mantener el caso Grúas fuera de los órganos jurisdiccionales ordinarios.

Fernando Clavijo negó que le costara desdecirse de sus continuas negativas de irse al Senado ya que «a mí me hubiera gustado quedarme -aseguró-, pero el partido me ha dicho que esto no es lo que a mí me gusta, sino lo que creamos que sea mejor para el proyecto y para Canarias». De la misma forma, señaló que «si el partido me manda a casa, también lo haré».

El «partido» fue concretamente el secretario general de CC. José Miguel Barragán confirmó que él había hecho la propuesta de Clavijo al Comité Permanente «en contra de la decisión tomada por el partido en Tenerife -afirmó-, pero también de la propuesta de Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y la Agrupación Herreña Independiente».

Barragán admitió que «no podemos evitar» las vinculaciones con el aforamiento, «pero yendo al Senado Clavijo pierde dos posibilidades de recurso que no va a tener en la Audiencia Nacional cuando llegue el tema», explicó.

En cuanto a la elección de Antona, el también portavoz del grupo Nacionalista rechazó entrar en los «asuntos internos del PP». Al recordarle como CC propuso que el PP sustituyera a su candidato a la Presidencia por la secretaria general, Australia Navarro, cuando ambos partidos negociaron un acuerdo de gobernabilidad, negó que en aquella ocasión entraran. En todo caso, aseguró que «las relaciones con el PP, incluyendo a Asier Antona, no están deterioradas para nosotros».

Por su parte, la portavoz del grupo Socialista, Nayra Alemán, censuró la propuesta de Clavijo; «fue el cabeza de cartel de CC y ahora abandona el barco como los malos capitanes», sostuvo.

Justo al contrario, de Casimiro Curbelo. El diputado de Agrupación Socialista Gomera (ASG) defendió el derecho de Clavijo a ser senador; «investigado no es más que eso», recordó. Los parlamentarios de esta formación votaron en blanco, igual que Nueva Canarias (NC). Su portavoz rechazó entrar a pronunciarse sobre la búsqueda del aforamiento por parte de Clavijo.