Reforestación en Castilla y León. / Alsa

Alsa siembra 11.250 árboles para compensar su huella de CO2

La hoja de ruta sostenible de la compañía inlcuye una flota de autobuses urbanos de cero emisiones en 2030

R.A. Madrid

Aunque, la capacidad de absorción de carbono puede variar, se puede considerar que un árbol almacena unos 167 kg de CO2 al año. Es por ello que la reforestación sea una de las herramientas más usadas por las compañías para compensar su huella de carbono.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) aumentaron un 5,9% durante 2021 y un 14% en los cinco primeros meses de 2022, según el último informe del Observatorio de Sostenibilidad. El transporte sigue siendo uno de los grandes 'culpables' de este porcentaje, aunque «viajar en autobús genera 5,5 veces menos que viajar en coche», apunta Alsa en un comunicado.

De hecho, un viaje Madrid-Bilbao en autobús «genera unas emisiones de 12 kilogramos de CO2», destaca la firma de movilidad. Por ello, la compañía ha diseñado acciones concretas para compensar el impacto que provocan sus viajes de largo recorrido y regionales.

Una de sus primeras acciones ha sido la siembra de un bosque de ocho hectáreas como primera fase del proyecto de reforestación “Bosque Alsa” que se suma a la iniciada en 2021, donde los clientes de la compañía pueden conocer la huella de carbono que genera su viaje y hacer una aportación económica destinada a la reforestación de zonas de alto valor ecológico en nuestro país.

«Hasta el momento, la huella compensada por los viajeros ha sido de 109.439 kilos de CO2 y equivale al que suprimen de la atmósfera más de 650 árboles en un año o a plantar cuatro árboles al día», aseguran.

«Si los viajeros, que han querido participar de forma voluntaria en la iniciativa, hubieran realizado su trayecto en coche, se hubieran emitido más de 700.000 kilogramos de CO2», comenta Ignacio Pérez-Carasa, director de RSC de Alsa.

Según los cálculos de la compañía, esta compensación ha permitido evitar la emisión de casi 600.000 kg de CO2 a la atmósfera. «Estamos entusiasmados y agradecidos por la respuesta de nuestros clientes», añade Pérez-Carasa.

Recuperar una zona quemada

La primera edición del Bosque de Alsa ha viajado hastCongosto de Valdavia (Palencia) en la pedanía de Villanueva de Abajo donde, con la colaboración de CO2 Revolution, han comenzado a reforestar parte del término municipal palentino devastado por varios incendios ocurridos en 2020 con 11.250 árboles, especialmente, pinos negros.

«Estamos muy satisfechos y agradecidos por esta iniciativa de Alsa y de sus clientes, que con sus aportaciones económicas están ayudando a recuperar los bosques en nuestro término municipal», señala Igor Marcos, presidente de la junta vecinal de Villanueva de Abajo.

El proyecto de reforestación se suma a la hoja de ruta de Alsa que apunta a una descarbonización de su flota urbana en el año 2035 con «el compromiso de que estos sean cero emisiones», señala en su estrategia. Un paso adelante que se cumplirá en 2040 con la suma de la flota de autocares de largo recorrido.