Primer autobús de viajeros propulsado por hidrógeno en España. / Alsa

El hidrógeno arranca el primer autobús urbano de línea regular en España

Estará de forma «permanente» en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz y cuenta con una autonomía de 400 kilómetros

ARANTXA HERRANZ Madrid

La descarbonización de la movilidad es todavía una tarea pendiente en España. Coches, furgonetas, camiones y autobuses son los actores principales de las emisiones del transporte por carretera, que suman una cuarta parte de los 314,5 millones de toneladas de de CO2 en emisiones brutas de gases de efecto invernadero (GEI) en 2019, último año del que se tienen datos oficiales en España.

Una situación que ha provocado una relación duradera entre sostenibilidad y transporte. De hecho, la movilidad verde es una de las áreas en las que más se trabaja para conseguir el objetivo de descarbonizar la economía.

La electrificación se acelera, mientras que el hidrógeno ya empieza a alimentar los motores de los nuevos vehículos. En este sentido, la compañía Alsa ha anunciado que la población de Torrejón de Ardoz (Madrid) contará en una de sus líneas urbanas con el primer autobús propulsado por hidrógeno renovable.

Este autobús dispone de una autonomía mayor que los eléctricos que se utilizan en diferentes partes de España para el transporte urbano de viajeros, y puede alcanzar unos 400 kilómetros sin repostar.

De momento, el vehículo solo recorrerá las calles torrejoneras al dar servicio a la Línea 4, la que contará, de forma «estable y permanente» con este vehículo, asegura la compañía en un comunicado. Fabricado por la portuguesa CaetanoBus, Alsa se convierte en la primera empresa de movilidad de viajeros en arrancar un autobús impulsado por hidrógeno y 100% cero emisiones.

Además, para que pueda funcionar, la compañía también ha instalado una hidrogenera en sus instalaciones, con la que se garantiza el suministro de esta materia para impulsar el motor del autobús. La instalación tiene una capacidad de carga de 50 Kg al día. La empresa encargada de la construcción y del suministro de hidrógeno renovable es Carburos Metálicos.

Un estándar en 2030

Cabe señalar que, aunque es el primer autobús de la compañía que funciona con hidrógeno renovable, la empresa asegura que para 2030 todas las adquisiciones que haga para cubrir rutas urbanas serán de cero emisiones. El reto es que, cinco años después, todos los autobuses urbanos operados por Alsa en España sean de esta misma categoría.

En estos momentos, y según datos de la propia firma, la compañía dispone de 455 vehículos de propulsión alternativa en sus diferentes variantes (eléctricos, propulsión híbrida, GNC/GNL y combustibles dualizados ECO tanto GNC como GLP), lo que supone el 15% del total de la flota que opera en España.

La apuesta de Alsa es la primera «permanente» en las ciudades españolas, pero no la primera prueba del hidrógeno sobre carreteras y calles nacionales. Madrid capital, por ejemplo, implicó a su Empresa Municipal de Transporte en dos proyectos con autobuses de pila de combustible que contaban con el respaldo financiero de la Unión Europea. Entre 2003 y 2005 Madrid formó parte del proyecto ‘CUTE (Clean Urban Transport for Europe)-HyFleet’ (en el que había otras ocho ciudades europeas) y por el que tres autobuses propulsados por pilas de combustible alimentadas por hidrógeno circularon por las calles de la capital.

Además, entre los años 2003 y 2004 un autobús Iveco-Irisbús de la EMT propulsado por pila de combustible circuló por las calles de Madrid gracias al proyecto City-Cell, que también contaba con apoyo financiero de la UE.

¿Qué es el hidrógeno renovable?

Cabe señalar que, para generar hidrógeno, los electrolizadores utilizan la energía eléctrica para, a través de la electrólisis (un proceso mediante el cual se separan los elementos de un compuesto químico con la utilización de corriente eléctrica), separar las moléculas de agua en oxígeno por un lado e hidrógeno por otro.

En estos momentos, la mayor parte del hidrógeno se extrae de los hidrocarburos, pero el reto es que pueda provenir, cada vez más, de fuentes renovables.