Así reforesta la startup navarra. / CO2 Revolution

La nueva reforestación se hace con drones y 'big data'

La 'startup' navarra 'CO2 Revolution' cambia la forma de recuperar la masa forestal de zonas quemadas

ARANTXA HERRANZ Madrid

En poco más de medio año, 40.213,80 hectáreas de superficie forestal han ardido en España. Una catástrofe ecológica que arrasa con el paisaje y el ecosistema: la destrucción de los bosques debida al cambio climático libera en la atmósfera unos seis mil millones de toneladas de CO2 al año.

Fue precisamente un incendio forestal en la ciudad de Bogotá (Colombia) en 2014 lo que dio un giro de 180 grados a la vida de Carlos Sesma. Este acontecimiento hizo que este emprendedor ,curtido en la optimización de procesos, se replanteara la vida. «Vivía una época de cambio personal», cuenta. Tanto que en este punto de inflexión vital ideó, creó e hizo despegar 'CO2 Revolution'. Una empresa dedicada a la reforestación que mezclaría 'big data', tecnología, drones y naturaleza.

Su idea inicial viajó más de 8.200 kilómetros; de la capital colombiana al Monasterio de Santa María la Real de la Oliva en Navarra. Allí junto a un amigo fraile, Sesma empezó a hacer las primeras métricas de su futuro proyecto con la colaboración también de su pareja y de su hermano, pero sin dejar de lado su vida profesional en el mundo de la distribución. No sería hasta 2018, cuando Javier Sánchez, su socio profesional, se cruzó en su camino para fundar 'CO2 Revolution'.

Los primeros vuelos y pruebas se llevaron a cabo en Navarra con un 80% de éxito. Su fórmula secreta: plantar semillas inteligentes pregerminadas con la ayuda de drones y análisis de datos. Aunque, «si la zona es accesible, empleamos brigadas de personal», detalla.

La fórmula secreta de 'CO2 Revolution' es plantar semillas inteligentes pregerminadas con drones y big data

Con su innovadora solución, estos jóvenes emprendedores aseguran que la repoblación que realizan sobre los terrenos es completa; es decir, no se limita a los árboles, sino también a flores, pasto y arbustos. «En función de la tipología del terreno y de las especies autóctonas de la zona a repoblar, se utilizan cuatro tipos diferentes de métodos», revela Sesma.

En las zonas menos accesibles, la empresa se encarga de abrir el terreno con maquinaria pesada para poder hacer las zanjas donde plantar las semillas. «En otros casos realizamos la siembra directa, como en el caso de los pinos. También empleamos drones si el terreno es de muy difícil acceso».

Uno de estos últimos casos se da en Valencia, donde se están repoblando cerca de 2.000 hectáreas incendiadas empleando estas pequeñas naves no tripuladas. Una reforestación que «siempre se realiza con plantas autóctonas», explica Sesma. Además, «todas las semillas son las que están autorizadas por el Ministerio de Transición Ecológica, por lo que se garantiza la trazabilidad de todas ellas».

Con proyectos en Pontevedra, Orense, Palencia, Salamanca, Avila, Vizcaya, Cáceres, Guadalajara, Sevilla, Valencia y Navarra, 'CO2 Revolution' continúa acercándose al objetivo de plantar 10.000 millones de árboles en una década. Reforestación que se realiza especialmente en la última época del año, «de octubre a diciembre -prosigue Sesma- es el mejor momento para hacer estas labores».

Así, las previsiones de esta compañía son llegar a plantar un millón de árboles en estos tres meses, y hacerlo en más de mil hectáreas. Algo que tendrá un impacto en medio millón de toneladas de CO2.

La joven empresa espera plantar 10.000 millones de árboles en diez años,

Sesma asegura que el reto de su empresa es no solo sentirse bien consigo mismo y dejar un mundo mejor que el que se encontró, sino «crear una nueva forma de reforestación mucho más eficiente, en tiempo y en costes, y poder hacerlo a la mayor escala posible».

Aunque la compañía tiene ya una importante trayectoria en España, se plantea ahora el salto internacional. De hecho, ha empezado con la repoblación de 2.000 hectáreas en Portugal a las que se sumarán en breve nuevas acciones en varios países de Europa y Latinoamérica.

La 'startup' española también tiene acuerdos de colaboración con empresas para reducir la huella de carbono y contribuir a la repoblación de los bosques. «Ahora hay más concienciación sobre la responsabilidad medioambiental», concluye.

[Esta información se enmarca en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 15 sobre ecosistemas].