Detenido el preso fugado que asesinó a Fabiola

20/02/2019

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía procedieron en la noche de este martes a la detención de Juan Francisco Mejías González, que tenía que haber regresado a finales del pasado año a la cárcel de Juan Grande a cumplir la pena impuesta por el asesinato en 2004 de su pareja, Fabiola González. La detención fue practicada por agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas.

ETIQUETAS:

La detención se produjo en el barranco de Taidía, en San Bartolomé de Tirajana, zona donde se había centrado la búsqueda hacía días, sobre todo después de que vecinos alertasen de las sospechas de que había alguien por el lugar que habría cometido pequeños hurtos. El hallazgo de restos de ropa entre unos cañaverales hizo que la Policía tuviese prácticamente la certeza de que se trataba de Mejías González. Esas sospechas se vieron acrecentadas por el hecho de que la familia del condenado tiene una casa en dicha zona.

Cargando reproductor ...

El detenido, según fuentes vinculadas al operativo policial, no opuso resistencia. Mejías González se encontraba con síntomas de debilidad, muy delgado y con barba de varias semanas.

Detenido el preso fugado que asesinó a Fabiola

Acaban así 50 días de búsqueda, en un caso rodeado de gran controversia en torno a la facilidad con que Mejías González había obtenido el permiso penitenciario, pues contaba con varios informes en contra del mismo. La negativa en primera instancia a que se le concediera esa gracia fue recorrida por Mejías González ante la Audiencia. A la vista de la controversia generada, el presidente de la Audiencia Provincial, Emilio Moya, emitió una nota de prensa subrayando que «la Junta de Tratamiento de la Prisión Las Palmas II en Juan Grande estimó en diciembre de 2018 que el peligro de fuga del interno (...) era del 5%, según la tabla de riesgo».

Detenido el preso fugado que asesinó a Fabiola

En ese comunicado se agregó que «la Sala se basó, principalmente, en tres criterios: que la Junta de Tratamiento (un cuerpo técnico de asesoramiento de la prisión formado por el director, dos subdirectores, un jefe de Servicio, un jurista, un educador, un psicólogo y un asistente social) había cuantificado el riesgo de fuga en un 5%, que el penado había cumplido las tres cuartas partes de su condena y, ‘sobre todo’, subrayó la resolución, que el interno había disfrutado de cuatro permisos anteriores».

Tras detectarse que no había regresado a la cárcel se activó un protocolo de protección para los hijos y también para dos mujeres con las que había mantenido relación sentimental.