Se cumple un mes sin noticias del asesino machista fugado de prisión

25/01/2019

Francisco Mejías González sigue en búsqueda por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tras no volver al centro penitenciario de Juan Grande tras un permiso

Este sábado se cumple un mes desde que Francisco Mejías González, condenado por el asesinato de Fabiola González en 2004 en su domicilio del municipio Telde delante de sus dos hijos, no regresó al Centro Penitenciario de Juan Grande tras unos días de permiso.

El asesino se marchó sin dejar rastro cuando iba en el coche con un familiar rumbo al citado centro penitenciario. Desde entonces, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado mantiene activa una búsqueda que, de momento, no ha dado sus frutos.

Estas se centrarían en Gran Canaria ya que se descarta que Francisco Mejías saliese de la isla, entre otras cosas, por la falta de dinero, documentación y logística para poder llevar a cabo su fuga. Se descarta así la idea de que esté en la Península como sostuvieron hace días algunos medios de comunicación nacionales. La propia familia del huido descartaba esta opción de forma tajante tras dichas informaciones.

Con el paso de los días, el caso ha perdido relevancia mediática mientras mantiene en vilo a la familia de la mujer asesinada por Francisco Mejías, crimen por el que fue condenado a 19 años de prisión tras el veredicto alcanzado por el jurado popular, y a la expareja sentimental de Mejías de la que tiene una orden de alejamiento en vigor.

Según apuntan fuentes cercanas a la familia de la víctima, esta está contrariada por la forma en la que se está llevando la investigación ante el mutismo que rodea a las pesquisas.

Ya mostraron su malestar tras tener conocimiento de que el reo no había reingresado en prisión tras un permiso, el cuarto del que disfrutaba desde su ingreso en prisión, y acrecentado tras saberse que dicho permiso se concedió con varios informes en contra, emitidos por parte de la jueza de vigilancia y del propio centro penitenciario.

Mejías recurrió dicha decisión que fue revocada por la Audiencia Provincial de Las Palmas. Cabe recordar que en plena polémica por dicho permiso, el presidente de la Audiencia Provincial emitió una nota de prensa afirmando que «la Junta de Tratamiento de la Prisión Las Palmas II en Juan Grande estimó en diciembre de 2018 que el peligro de fuga del interno Juan Francisco Mejías González, hoy en paradero desconocido, era del 5%, según la tabla de riesgo».

Además, la explicó «la Sala se basó, principalmente, en tres criterios: que la Junta de Tratamiento (un cuerpo técnico de asesoramiento de la prisión formado por el director, dos subdirectores, un jefe de Servicio, un jurista, un educador, un psicólogo y un asistente social) había cuantificado el riesgo de fuga en un 5%, que el penado había cumplido las tres cuartas partes de su condena y, ‘sobre todo’, subrayó la resolución, que el interno había disfrutado de cuatro permisos anteriores».