Tribunales

La Fiscalía acusa a Aurah de acosar a Jesé

22/09/2019

La sección de Criminalidad Informática de la Fiscalía Provincial de Las Palmas interesa para la televisiva una condena de 100 días de trabajos en beneficio de la comunidad o un año y tres meses de prisión por haber cometido un delito de acoso sobre su expareja y futbolista profesional Jesé Rodríguez durante el verano de 2018.

La sección de Criminalidad Informática de la Fiscalía Provincial de Las Palmas ha acusado a la grancanaria Aurah Ruiz de haber cometido un delito de acoso sobre su expareja y futbolista profesional Jesé Rodríguez durante el verano de 2018. El Ministerio Público pide una condena para la televisiva de 100 días de trabajos en beneficio de la comunidad o, de forma subsidiaria y en caso de que se negara, un año y tres meses de prisión.

Según el escrito de acusación formulado por el fiscal, la acusada mantuvo una relación sentimental análoga a la conyugal con Jesé Rodríguez, fruto de la cual tuvieron un hijo nacido el 26 de junio de 2017 con una enfermedad. Detalla el escrito que Aurah y Jesé son «personajes conocidos públicamente que suscitan el interés público, y que despliegan una actividad en las redes sociales de Internet proporcionando información personal y familiar a sus seguidores, a reporteros, y público en general».

Desde el 28 de enero del 2018 y «tras haber terminado tal relación sentimental por decisión de Jesé», hasta julio de dicho año –en que el mismo interpuso querella por estos hechos–, la acusada «en el marco de una actitud de reproche público por Internet» al futbolista de no ocuparse debidamente de su hijo común, realizó una serie de «actos dirigidos a afectar negativamente el desarrollo ordinario de su vida, apremiándole para que destinase más dinero a gastos relacionados con dicho hijo y a que estuviese con éste mas tiempo», sostiene el fiscal. Así, la acusada publicaba «la información que sus seguidores, a modo de reporteros en las redes sociales, le remitían (en ocasiones con imágenes tomadas por éstos) sobre la localización y actividades» de Jesé, lo que al mismo le generó una «situación de permanente observación y espionaje, al tener la acusada cientos de miles de seguidores en Instagram», resultando «evidente la posibilidad de ser detectado por alguno de ellos presto a facilitar la información a la investigada para que la divulgase ilustrando sus reproches en Internet». El escrito insiste en que Aurah «le dirigía comunicaciones personales directas de muchos de sus comentarios mediante el enlace al perfil personal» de Jesé en las redes. También, la acusada «anunciaba expresamente por dicha vía su firme propósito de no cesar en tal conducta de seguimiento y agobio» a Jesé y alquiló un barco propiedad de éste –que tiene destinado para rentar al público– y lo hizo «a través de dos individuas», para que Jesé «no se enterase de que iba a usarlo ella, y luego elaborar vídeos en vivo» en Instagram «con similar contenido de recriminación a aquel, todo ello en orden al fin indicado de ejercer mayor presión sobre él en dicha estrategia general de hostigamiento».

En este caso, que está pendiente de ser juzgado, la defensa de Aurah recurrió el auto de procedimiento abreviado pidiendo el sobreseimiento del proceso, en virtud del principio de intervención mínima del derecho penal porque, según esta parte, se debían de «contextualizar las manifestaciones» de la acusada en una alegada situación de desatención al hijo común por parte de Jesé y de «desasosiego, cansancio y desamparo de la querellada». El mismo fue desestimado y ambos irán a juicio.