«No podemos actuar en el taller de megayates, sería prevaricar»

21/11/2019

Augusto Hidalgo declina cualquier responsabilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria en la polémica concesión de la licencia para la instalación de un centro de reparaciones náuticas en el muelle del Refugio

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria asegura que no tiene nada que ver con la polémica concesión de la licencia para la construcción de un taller de megayates en la zona del muelle del Refugio, frente al Castillo de La Luz. Así lo afirma Augusto Hidalgo, jefe del gobierno local. «La solicitud de una licencia es un asunto reglado. El ordenamiento de ese espacio está en vigor desde el año 2012 porque el Plan General de esta ciudad lo contempla. Y menos mal que tenemos un Plan General, porque otros municipios no tienen esa situación. Y cuando un privado pide una solicitud a través de una concesión que se ha hecho por parte de la Autoridad Portuaria, en un espacio portuario, los técnicos municipales tienen que regirse por la legalidad. Hacer lo contrario es prevaricación. Acabamos de ver los ERE de Andalucía donde se ha condenado a unos señores por no cumplir las instrucciones de un interventor y los funcionarios», subrayó.

El alcalde dice que no es necesario el informe ambiental

Para el alcalde de la capital, no tienen relevancia en este asunto, tal y como reivindican los vecinos agrupados en las plataformas opositoras, el informe del Área de Salud Pública del Gobierno de Canarias que desaconseja su instalación y pide un informe del órgano ambiental del Ayuntamiento. «En ese expediente, los informes que hay de salud ambiental no tienen nada que ver con el proyecto. Si se leen esos informes verán que no dicen nada, dicen que no conocen proyectos de este tipo porque no es parte del expediente. Los informes establecen si hay que hacer un estudio o no y a qué administraciones hay que pedirles informes anexos. Se hace, se pregunta y algunas administraciones corresponden y dicen lo que estimen conveniente. Si hay alguna pega no se puede seguir. Y si no la hay se continúa. Es un trámite burocrático establecido por los técnicos. Cualquier intervención por la parte política sería prevaricar. Todos los días se emiten informes en esta administración. Algunas de ellas se deniegan, otras hay que modificarlas porque el proyecto no se ajusta. En este caso hubo un modificado porque tienen que ajustarse a lo que dice la norma. Y estuvieron un tiempo haciendo modificaciones», aseveró.

Hidalgo insiste en que este foco de conflicto no es materia competencial para el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, y descarga sobre la Autoridad Portuaria la resolución del asunto. A pesar de que los vecinos amenacen con llevar el caso a Fiscalía. «Nosotros no intervenimos. Los políticos locales no intervienen en un acto reglado como es el otorgamiento de una licencia. Y se hizo. Por unanimidad se cerró en el 2012, con Cardona gobernando. Y todo el proceso anterior con el gobierno de Jerónimo Saavedra. Y está aprobado», comentó.