Urbanismo levanta la suspensión al astillero de yates del Refugio

01/11/2019

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha decidido descongelar los permisos para la construcción de un centro de reparaciones de «embarcaciones deportivas de gran porte» junto al Poema del Mar. Se reactiva la licencia de obra concedida a la empresa Rodritol

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha decidido levantar la suspensión cautelar que él mismo impuso a los procedimientos del estudio de incidencia ambiental y de otorgamiento de la licencia urbanística a la empresa Rodritol para la construcción de un taller de megayates en el istmo de Santa Catalina, en concreto en el muelle del Refugio, en las proximidades del acuario Poema del Mar.

En una nueva resolución firmada este miércoles por la dirección general de Edificación y Actividades se pone fin a la suspensión que había dictado el propio Consistorio por entender que hacía falta un informe de evaluación ambiental que debía emitir el Cabildo de Gran Canaria.

Sin embargo, el pasado 22 de octubre, el gobierno insular remitió un escrito al Ayuntamiento en el que le informaba de que las competencias para realizar el estudio de impacto ambiental era del propio Consistorio. «Teniendo en cuenta el ámbito territorial de la actuación proyectada, lo solicitado se incluye dentro del ámbito competencial del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, sin que a día de la fecha se haya formalizado convenio de cooperación con dicha administración, lo que impide al órgano ambiental de Gran Canaria actuar como órgano ambiental municipal, y, por tanto, realizar la actuación solicitada por incurrir en falta de competencia territorial», argumentó el Cabildo.

Ante esta respuesta de inhibición por motivos competenciales, el Ayuntamiento decidió levantar ahora la suspensión, que ha durado menos de dos meses.

Informe ambiental

La asociación cívica Gran Canaria Renace, que fue la que inició el movimiento de oposición al astillero del Refugio junto al Foro por La Isleta, entiende en todo caso que el proyecto requiere de un informe de impacto ambiental, tanto por la «envergadura» de la actividad «en un lugar con tan elevado valor potencial», como por los posibles riesgos para la salud que puede implicar para la población, tal y como detalló la Dirección General de Salud Pública.

En él se dictaminaba que «la ubicación del taller de embarcaciones en el lugar previsto supone un riesgo para la salud, el bienestar y calidad de vida de las personas».

Por esto, el representante de Gran Canaria Renace, Pablo Torres, considera «lamentable» que no haya habido un tratamiento más profundo del asunto por parte del Ayuntamiento y del Cabildo. «Pensábamos que las dos corporaciones iban a velar por el interés de Las Palmas de Gran Canaria y de la isla en general, y optar por un análisis riguroso», señaló el representante ciudadano, «pero el Cabildo se ha plantado diciendo que no hay convenio y el Ayuntamiento ha levantado la suspensión, lo que es muy triste».

La asociación cívica advirtió de que en estos momentos se está estudiando la posibilidad de recurrir la resolución municipal a través de la interposición de un recurso de reposición, si bien de momento no se ha tomado ninguna decisión al respecto.

Pablo Torres considera que la instalación de un taller de megayates podría acabar con la aspiración ciudadana de recuperar el istmo de Santa Catalina. «Lo que está en juego es la habitabilidad de esta zona, esto podría ser un sitio maravilloso y lo van a degradar», expuso, «es afrentoso que este lugar sea para unos yates que dejarán aquí los residuos y luego se marcharán a hacer su vida en otros lugares».

  • 1

    ¿Los desvíos de tráfico por El Sebadal y el Acuario acabarán con los atascos en la salida del Puerto de La Luz?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados