El fuego, en la UVI

21/08/2019

La declaración técnica de estabilización no elimina el riesgo de reactivaciones en los 112 kilómetros del perímetro afectado por las llamas. «Está cogido con pinzas», explicó de forma clara Federico Grillo, director técnico de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria. Los trabajos seguirán en la zona.

En la tarde de este miércoles llegaba una de las noticias más esperadas desde el pasado sábado por todos los grancanarios con la confirmación técnica de que el incendio que comenzó el pasado sábado en Valleseco se daba por estabilizado. El fuego ha afectado finalmente a una superficie de 9.200 hectáreas a lo largo de un perímetro de 112 kilómetros que afectó a diez municipios.

La estabilización del fuego es sólo un paso más, una batalla más ganada pero el riesgo sigue latente. «Puede activarse en algún punto incluso puede descontrolarse. Simplemente está cogido con pinzas es como tener un paciente en la UVI, está en observación. Tenemos unidades y equipos desplegados y ante la presencia de algún humo se lanza la alarma para que se envíen unidades de tierra y en caso de que sea de día aeronaves para actuar», explicó el director técnico de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, Federico Grillo.

En este sentido, el experto subrayó la necesidad de mantener la guardia en alto para poder rematar el incendio forestal.

«Tenemos experiencia de fuegos que se han reiniciado diez días después de haberlo dado por controlado. El pino canario tiene unas características que hacen que el fuego está oculto, está debajo. Se llaman fuegos dormidos. Están ahí solo necesitan activarse y lo que los activa es el viento», añadió.

Hasta ayer las condiciones meteorológicas han jugado a favor de los efectivos con un descenso de las temperaturas y un aumento de la humedad que desde hoy dará un giro de 180 grados. «La temperatura y mayor sequedad que irá aumentando en los próximos días hasta pasado el fin de semana, pondrán a prueba todas las medidas que hemos hecho y si todo va bien en un par de días debería estar controlado» señaló.

En cuanto a la posibilidad de darlo por extinguido Grillo recordó que el último que afectó a La Gomera se tardó dos meses en darlo por extinguido. En el caso de este fuego, su extinción podría llevar también varias semanas. La mayoría de desalojados pudieron volver ayer a casa aunque aún quedan algunas zonas desalojadas. De hecho, en el día de ayer se reactivaron algunos puntos en la cuenca de Tejeda que se pudieron controlar sin mayores problemas.

«No vamos a bajar la guardia. Es una superficie enorme. Entendemos que los vecinos estén agobiados y quieran volver a casa pero tenemos que hacerlo con las máximas garantías para la vida humana, que siempre debe prevalecer en este tipo de emergencias», sentenció Grillo.

Se mantendrá por tanto el nivel 2. «Hemos pedido que se mantengan todas las unidades aéreas y equipos terrestres en la isla hasta que no disminuya el riesgo, a no ser que sean exigidas por otra región», apuntó Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de Canarias.

Torres tuvo palabras de agradecimiento para cada uno de los miembros involucrados en la lucha contra las llamas. «Han sido 12 días de calvario para los grancanarios. No han estado solos, los momentos han sido de angustia miedo y susto. El daño medioambiental está ahí. Han sido 10 municipios afectados y el resto han estado a su lado siendo Gran Canaria una piña», resaltó.

La jornada de ayer estuvo marcada por dos objetivos de trabajo. Por un lado seguir refrescando y estabilizando el incendio en varios puntos del perímetro, como la zona de Tamadaba que fue donde más se resistieron las llamas y en la reactivación de varias zonas dentro de Tejeda. Por otro lado, se desplegó un importante contingente para asegurar, reparar y limpiar las once carreteras que se abrieron al tráfico.

Torres recordó que varias vías siguen cerradas y apeló a no bajar la guardia a los usuarios de las mismas estos días. «Se le ha vencido día a día, está dormido pero tenemos que rematarlo», sentenció.