Un tío de Vanesa: «No tenemos ningún sospechoso del asesinato»

08/06/2018

Familiares y amigos dan el último adiós a la joven asesinada en el Valle de Santa Inés. Hasta la última hora de este jueves no se habían producido detenciones. La familia confía en que «tarde o temprano se cogerá al que hizo esto», pero no entra en especulaciones sobre la autoría del crimen.

La familia de Vanesa Santana Padilla, la joven de 21 años asesinada el pasado lunes por la mañana dentro de su propia casa en el Valle de Santa Inés (Betancuria), se reunió ayer por la tarde en el tanatorio de Puerto del Rosario en compañía de allegados y amigos para darle el último adiós. Durante el velatorio, que se prolongó durante las horas de la tarde, se vivieron momentos de dolor en los que entre familiares se dieron consuelo por tan grande pérdida. Posteriormente, el cuerpo fue trasladado hasta el pequeño cementerio del Valle de Santa Inés, donde reposan sus restos mortales.

Aunque la familia ha querido vivir esos momentos en la más estricta intimidad, y sobre todo alejada del foco mediático que estos días ha invadido la habitualmente tranquila localidad de Betancuria, Lucas Padilla, que es tío materno de Vanesa Santana, hizo unas escuetas declaraciones en nombre de toda la familia en las que principalmente agradeció el trabajo de la Guardia Civil, manifestando su fe en la pronta resolución del caso. También agradeció la ayuda prestada por el Ayuntamiento de Betancuria, que se ha encargado de asistir a los familiares con ayuda psicológica en estas últimas jornadas de duelo.

Lucas Padilla manifestó que, pese a los datos publicados en medios de comunicación que apuntan a que se estrecha el cerco sobre el autor de los hechos, en la familia no tienen en mente a nadie que haya podido cometer el asesinato de Vanesa, ni dentro ni fuera del entorno de la joven; y, por tanto, optan por no entrar en especulaciones que no llevarán a ningún sitio: «De eso no podemos decir nada porque eso es trabajo de la Policía; ni mi familia ni yo podemos decir nada y, no es que no podamos decir nada, es que no tenemos sospechoso ninguno, eso es trabajo de ellos», señalaba el tío materno delante del tanatorio Cira Ruiz de Puerto del Rosario, hasta donde se trasladaron gran cantidad de personas en horas de la tarde de este jueves para acompañar y dar el pésame a los familiares.

El tío de Vanesa insistió en agradecer el trabajo de la Benemérita, cuyos efectivos, desde la tarde del lunes y hasta última hora del miércoles, no abandonaron el escenario del crimen en Valle de Santa Inés, donde recogieron numerosas muestras forenses tanto dentro como fuera del inmueble donde se halló el cuerpo sin vida, así como en los registros en otros inmuebles del mismo bloque de viviendas sociales en los que se han recabado datos de vital importancia para el esclarecimiento del caso. «Gracias a toda la gente que nos está apoyando y gracias a la Guardia Civil por el trabajo que están haciendo porque sabemos que tarde o temprano al que hizo esto lo van a coger», añadía Lucas Padilla, con la voz entrecortada por el dolor y en compañía del alcalde del Ayuntamiento de Betancuria, Marcelino Cerdeña, quien quiso estar junto a los familiares de Vanesa Santana en el tanatorio.

Pesquisas y miedo

Mientras la familia pasa el duelo, continúan las investigaciones que se hallan bajo el secreto de actuaciones decretado por el juzgado que lleva el caso, el nº 6 de Puerto del Rosario. Desde la fatídica tarde-noche del pasado lunes, aún con el cuerpo de Vanesa Santana con la cabeza destrozada a golpes por un «objeto contundente» en el escenario del crimen, la Guardia Civil le sigue la pista a «varios sospechosos», en especial a uno de ellos, cuya detención podría llevarse a cabo este mismo viernes. El pasado miércoles, la Benemérita se incautó de dos vehículos aparcados en el bloque residencial que podrían haber sido usados por el asesino tras el crimen.

El miedo se ha apoderado de los vecinos del pequeño pueblo sito en el municipio de Betancuria. De momento, no se han producido detenciones y, por tanto, un asesino continúa suelto en Fuerteventura. Probablemente en el mismo pueblo del Valle de Santa Inés, ya que todos los datos recabados apuntan a que se trata de una persona que era conocida por la víctima o de su entorno próximo.