Negrín mintió con las cautelas

10/06/2018

El ya expresidente de Radiotelevisión Canaria jamás advirtió de que el concurso de informativos del canal televisivo estaba sujeto a la cautela judicial. Las actas del procedimiento de contratación confirman la mentira fabricada por Santiago Negrín.

ETIQUETAS:
- rtvc

Santiago Negrín comunicó el 17 de mayo pasado al Parlamento su cese como presidente y consejero de Radiotelevisión Canaria, así como administrador de las sociedades de la tele y la radio autonómicas, y lo hizo sin formalizar la adjudicación del concurso de informativos del canal televisivo a Videoreport Canarias (empresa participada por la editora de CANARIAS7). Videoreport había sido reconocida como la oferta más ventajosa, tras superar en la puntuación a Liquid Media (del grupo Mediapro, de Jaume Roures). Negrín justificó dejar a medias el procedimiento de adjudicación aferrándose a que siempre había advertido de que el concurso estaba «ad cautelam», esto es, sujeto a lo que determinaran los juzgados sobre la validez del mismo.

Pero ese argumento era una mentira, que fue usada por Negrín para no culminar la adjudicación a la empresa. Así, la consejera de RTVC María Lorenzo reveló en una entrevista a Diario de Avisos que la pretensión inicial de Negrín y su equipo era que Videoreport no ganase la licitación. Al encontrarse con que la oferta de Videoreport era la mejor puntuada, Negrín fabricó el ad cautelam y se marchó.

Las actas notariales de las reuniones de Negrín en calidad de órgano unipersonal de contratación con las empresas licitadoras corroboran esa mentira. Cabe recordar que el pasado 2 de mayo Santiago Negrín emitió una nota de prensa en la que detalla el contenido de una reunión informal del Consejo Rector para explicar cómo estaba el concurso de contenidos.

En dicha nota se decía que Negrín «recordó que el día 11 de abril y tras las constantes reclamaciones de Videoreport Canarias, hizo constar en acta en el acto público de apertura de sobres que la continuación del procedimiento de negociado se efectuaba ad cautelam señalando expresamente que ‘se pone en conocimiento de los licitadores que no se adoptará ninguna decisión sobre la adjudicación del contrato hasta que se confirme judicialmente que este órgano es competente para su tramitación’».

¿Y qué dice el acta notarial del desarrollo de la reunión del 11 de abril? Pues algo muy diferente al relato que fabrica Negrín como coartada para su posterior dimisión. Ese 11 de abril, y ante las dudas expuestas por la representación legal de Videoreport Canarias sobre la validez del procedimiento, que se ejecutaba como negociado sin publicidad, la letrada María Leticia Rodríguez, que acude como asesora jurídica de Santiago Negrín, contesta que el concurso debe seguir adelante porque no hay resolución jurídica que lo suspenda, destacando el hecho de que en la vía contencioso se había desestimado precisamente la petición de Videoreport de suspensión cautelarísima.

Su declaración textual fue la siguiente: «Con respecto a la alegación de VRC sobre la obligación de suspender este acto por estar viciado de nulidad a resultas del auto del juzgado de lo Contencioso-Administrativo que declara la suspensión cautelar del procedimiento abierto de informativos, se debe tener en cuenta que [sobre] este procedimiento en concreto, el negociado sin publicidad, se ha tenido noticia de que también ha sido objeto de una resolución que no estima la solicitud de uno de los licitadores con respecto a la suspensión cautelar del negociado sin publicidad; por lo que, no existiendo resolución de suspensión de este procedimiento, el órgano de contratación se ven en la obligación de continuar con la tramitación del mismo hasta que exista pronunciamiento judicial o administrativo (esto es del TAC) en contrario».

El TAC es el Tribunal Administrativo de Contratos de la Comunidad Autónoma, que en todo este procedimiento se limitó a decir que no era de su competencia pronunciarse sobre la legalidad del concurso y menos aún suspenderlo.

En su nota del 1 de mayo, Negrín se refiere también a la reunión del día 25 de abril en que se abren los sobres y se conoce finalmente la puntuación de las ofertas. Esa misma mañana se celebraba una reunión en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Santa Cruz de Tenerife que Negrín esgrime con argumento para, a posteriori, hacer suyas las dudas sobre la legalidad del concurso. Sin embargo, lo que ocurre en el órgano de contratación es muy diferente a lo que cuenta Negrín en su nota, en otro episodio más de la mentira que fabrica para no adjudicar a Videoreport. El acta notarial vuelve a ser concluyente. En ella queda reflejado cómo, tras los reparos de Videoreport sobre la legalidad del procedimiento, la asesora de Negrín dice: «Sobre la ilegalidad del acto por haber dictado auto del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo sobre el procedimiento (...) se reitera que sobre este procedimiento negociado en concreto ya se ha dictado otro auto por el que se desestima la suspensión cautelar del procedimiento».

Quedan acreditadas, por tanto, las mentiras y que la reserva sobre la cautela judicial se fabricó a partir del momento en que Negrín y su equipo se encuentran con que la oferta de Videoreport Canarias era «la más ventajosa» para Televisión Canaria. Seguidamente dimitió para evitar la firma de la adjudicación.

El PP cambia de criterio

El resultado de la gestión de Santiago Negrín es que Radiotelevisión Canaria se encuentra al borde del apagón el próximo 1 de julio. A lo que sucede con el concurso de informativos del canal televisivo se añade el hecho de que la propia señal de radio y televisión peligran por las dudas sobre la legalidad del procedimiento de prórroga que Negrín negoció y arbitró con Retevisión, hasta el punto de que la Intervención de Hacienda bloqueó los pagos.

Con el tiempo corriendo en contra y con el futuro de los aproximadamente 200 empleos de Videoreport en el aire y, según los cálculos de Negrín, de un total de 700 trabajadores vinculados directa o indirectamente al ente y sus sociedades también rodeados de incertidumbre, desde Coalición Canaria –el partido que colocó a Negrín al frente de RTVC– se ha buscado una fórmula urgente que pasa precisamente por desarmar la ley que regula RTVC. Así, la proposición de ley en trámite en el Parlamento pretende crear un administrador único de RTVC, disolver el Consejo Rector y que ese gestor asuma plenos poderes, esto es, volver en la práctica a lo que tanto criticó CC sobre la etapa de Guillermo García y que en realidad ya aplicó Negrín al ningunear al Consejo Rector.

Esa propuesta de CC ha contado con el apoyo de la Agrupación Socialista Gomera y del Partido Popular. En cuanto a éste, la organización que preside Asier Antona ha pasado de ser crítica con la gestión de Negrín a ponerse al servicio de nuevo de Coalición Canaria.

Por su parte, desde las filas del Partido Socialista y Nueva Canarias se ha cuestionado el hecho de que el mismo Gobierno de Canarias que dejó que se agravase la situación de RTVC sea el que decida el futuro del ente por la vía de un administrador con plenos poderes.

Además, la proposición de ley se tropezó con un severo correctivo del Consejo Consultivo, que advirtió sobre la vulneración del espíritu de la ley y que subrayó que no es defendible que se utilice la dimisión del presidente y consejero Negrín para acabar con el mandato de los otros dos: Alberto Padrón y María Lorenzo.

Mañana lunes habrá un nuevo intento de consensuar las enmiendas a la proposición de ley, que sería debatida para su aprobación en el pleno del martes y el miércoles. CC quiere que el día 18 ya esté trabajando el administrador único, o sea, con apenas doce días para evitar el apagón.