Negrín dijo una cosa en el Parlamento... y ahora hace otra

    Cargando reproductor ...
03/05/2018

El 13 de abril Santiago Negrín presumía de informes jurídicos que le daban la razón sobre el concurso y menospreció el auto del juez Úbeda Castro. Ahora cambia de opinión, con lo que retrasa formalizar la adjudicación a Videoreport Canarias y coloca a TV canaria al borde del cierre

El presidente del Consejo Rector de Radiotelevisión Canaria, Santiago Negrín, frena ahora la adjudicación del concurso de informativos de Televisión Canaria a Videoreport Canarias alegando que espera el pronunciamiento judicial sobre la validez del procedimiento que él inició en dos ocasiones, primero como concurso público abierto y luego como negociado sin publicidad. Su posición supone todo lo contrario de lo que sostuvo hace apenas veinte días en el Parlamento.

La grabación en vídeo de la sesión de la Comisión de Control de RTVC del 13 de abril deja en evidencia a Negrín. En la misma dice expresamente que “ha seguido adelante” con el negociado sin publicidad porque “otro auto judicial me permite seguir adelante”. Afirma además que el auto del 9 de abril del juez Francisco Úbeda, titular del Juzgado de lo Contencioso número 1 de Santa Cruz de Tenerife, que accedió a la suspensión cautelar del primer concurso, no tiene efectos prácticos porque se refiere a un procedimiento “ya declarado desierto”, además de recordar que “este auto no es firme” y sería recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia. Asimismo, Negrín alardeó de las “innumerables resoluciones” judiciales y del Tribunal Administrativo de Contratos de la Comunidad Autónoma que rechazaban los argumentos de Videoreport Canarias cuestionando su actuación. Frente a ellas, dijo que “sólo una” -esa del 9 de abril- daba la razón a Videoreport.

El mismo Santiago Negrín que ahora trata de evitar la formalización de la adjudicación a Videoreport Canarias con el argumento de que pide un informe jurídico para aclarar las dudas sobre si era competente para actuar como órgano unipersonal de contratación presumió en aquella sesión parlamentaria de los variados dictámenes jurídicos que le daban la razón. “Me veo obligado a respetar los informes jurídicos”, dijo en relación al del jurista Martín Orozco de diciembre de 2016 que decía que el órgano de contratación era el presidente del Consejo; también destacó que hasta los Servicios Jurídicos de la Comunidad Autónoma habían emitido en noviembre del pasado año un dictamen que avalaba su actuación y mencionó como otro pilar jurídico de sus decisiones el informe del abogado del Estado Carlos Cabrera. “Lo mismo que el TAC”, dijo en relación con el Tribunal Administrativo de Contratación de Canarias, que inadmitió un recurso de Videoreport contra el primer concurso alegando que no era de su competencia revisar las actuaciones de un órgano como RTVC o sus sociedades mercantiles.

“Es mi responsabilidad”, subrayó Santiago Negrín, acometer la licitación y garantizar que el 1 de julio haya quien provea de medios y contenidos a los informativos de Televisión Canaria.

En otra prueba de sus contradicciones, Negrín quitó todo valor en dicha sesión parlamentaria a la advertencia de la secretaria del Consejo Rector, Cristina Duce, de que actuaba en “fraude de ley” al pasar de la declaración de desierto del primer concurso a un negociado sin publicidad. “Me sorprendió su aportación”, dijo Negrín, para luego restarle importancia señalando que ella había manifestado en varias ocasiones que su asesoramiento jurídico se limitaba al Consejo Rector y no a las sociedades mercantiles.

Con este retraso en la formalización de la adjudicación a Videoreport Canarias, Negrín coloca la Televisión Canaria al borde del cierre. No solo por los informativos, sino porque la señal de continuidad pasa igualmente por Videoreport Canarias. De hecho, en otra prueba de sus contradicciones, aquel 13 de abril Negrín defendía la continuidad del negociado sin publicidad por la necesidad de evitar que el 1 de julio no hubiese una empresa prestando el servicio, mientras que ahora, al pedir otro informe jurídico y retrasar la firma de la adjudicación, hace que se produzca precisamente lo que ante el Parlamento le parecía un riesgo: “Van pasando las hojas del calendario”, llegó a decir.

Como se recordará, al concurso de los informativos se presentaron tres empresas: Nuntium TV (participada por Editorial Prensa Ibérica, dueña de los periódicos La Provincia y La Opinión de Tenerife); Liquid Media (del grupo Mediapro, controlado por un fondo de inversión chino y con el empresario catalán Jaume Roures al frente), y Videoreport Canarias, actual prestataria del servicio -hasta el 30 de junio- y participada por la editora de CANARIAS7. En aquella sesión parlamentaria, Negrín no escatimó críticas a Videoreport por sus acciones en instancias judiciales y administrativas sobre el concurso. Esa licitación acabó siendo declarada desierta por Negrín, que automáticamente convocó un negociado sin publicidad al que invitó a las tres compañías. Tras abrir los sobres, Nuntium TV fue excluida por errores al presentar la documentación -incluyó en el sobre 2 contenidos que correspondían al sobre 3-, y en la baremación final Videoreport Canarias fue la oferta más ventajosa,Videoreport Canarias obtuvo un total de 96,63 puntos, frente a los 89,87 logrados por Liquid Media.