Borrar
El Faro de Maspalomas en acción, intentando contrear a un adversario. C7
Cómo se mantuvieron los terreros en activo durante la Guerra Civil (II)

Cómo se mantuvieron los terreros en activo durante la Guerra Civil (II)

Lucha Canaria ·

El conflicto bélico ralentizó la actividad pero numerosas iniciativas permitieron mantener en pie el deporte vernáculo en un ciclo tan problemático

Pedro Reyes

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 23 de marzo 2024, 13:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El segundo año de la Guerra Civil, 1937, seguía manteniendo en Gran Canaria la normalidad en cuanto a la celebración de luchadas, al menos durante los primeros siete meses, a pesar de que en algunos libros de lucha se dice que desapareció durante el conflicto. La prensa de la época se hacía, constantemente, eco de los eventos luchísticos que se celebraban y los luchadores que participaban. Las islas eran la retaguardia y ello facilitaba la práctica del vernáculo deporte.

En total se celebraron diez luchadas en los siete meses en que hubo enfrentamientos, de las cuales solo tres fueron benéficas, y de ellas, una sola a beneficio del ejército, del Régimen. Las otras dos para Juan Mesa, y la tercera para los comedores económicos, por lo que la situación varió mucho en relación al comienzo del conflicto armado.

Otro dato curioso es que los medios de comunicación escritos, los periódicos Falange, Diario de Las Palmas y La Provincia, publicaban las luchadas, incluso con anuncios pagados, pero no daban los resultados de las mismas, ni reseñas.

Comienza el año con un desafío del Faro de Maspalomas al tinerfeño Pages el 8 de enero, que ya desde 1934 lo tenían pendiente, pero que el Faro, lesionado de una rodilla, no lo puco aceptar. En La Provincia el propio José Rodríguez retaba al tinerfeño para celebrarlo el 17 de enero, a beneficio de los falangistas canarios, pero no hay acreditación de que se llevara a cabo.

Para el 24 de enero se anunciaba una luchada entre luchadores noveles, organizada por la empresa Navarro, en la que se verían a jóvenes promesas «que competirán sin interés económico». Se estableció un choque Las Palmas-Puerto, siendo el capitán de los primeros, Luis Suárez y contando con Fernando Cruz, Panadero, Antonio Montesdeoca, Antonio Trujillo, Andrés González Casañas, Roque Rodríguez, Manuel Coruña, Pelu, José Alemán o Miguel Brito. Por parte del Puerto, capitaneados por Paco Saturno, lucharían, entre otros, Claudio López, Marcial Quesada, Francisco Sabina, Rafael Bonilla, Agustín Pérez, Miguel Cecilio, Antonio Delgado, Manuel González o Raimundo Trujillo.

«Al haber luchadores de reconocido prestigio, la lucha cobra más interés». Se iba a celebrar en el Campo Canario y se aplazó una semana para que los luchadores tuvieran mayor tiempo de entrenamiento, según confirmaba el 30 de enero Diario de Las Palmas. La victoria fue para El Puerto por dos de ventaja en choque fechado el 31 de enero.

El domingo 14 de febrero, El Puerto concedía la revancha al equipo de Las Palmas, y dado que la anterior confrontación no había tenido una gran asistencia de público, se esperaba que lucharan algunos nuevos, con más nombre, confirmaba el periódico Falange. El propio Diario de Las Palmas escribía que la expectación era mucho mayor que la del primer choque, pero sin añadir qué nuevos luchadores iban a bregar. Se esperaba que, con estos chicos de noveles, el deporte vernáculo pudiera ir resurgiendo de nuevo. Los tres periódicos grancanarios se hicieron eco de este encuentro.

Una semana más tarde, el 21 de febrero, se disputaba el tercer choque de la temporada, entre la Unión de Luchadores de San José con la Unión de Luchadores de Guía. El equipo de San José estaba exultante tras la victoria sobre Las Palmas del domingo anterior.

La actividad luchística no para y el 27 de febrero se termina de concertar una luchada patriótica en homenaje a la Sra. Doña Cayetana Gómez de Lucena y demás distinguidas damas de Gáldar, que ellas mismas transforman en una luchada a beneficio de los comedores económicos, con participación de la mayoría de los principales luchadores de la isla: de Gáldar, Cristóbal Ramos , Domingo Mederos el Pollo de Gáldar; Juan Tacoronte, Sebastián Rodríguez , Pedro Delgado, Nicolás Ramos, Francisco Pérez; de Guía, Juan Cruz y José Suárez; de Firgas, Manuel Marrero Pollo de Buen Lugar; de Telde, José Rodríguez, Faro de Maspalomas. El resto de luchadores de Telde se habían ofrecido al alcalde para la mencionada luchada, como Manuel Caballero, el Bicho, y Luis Suárez, además del Pollo de Sardina y el aruquense Jerónimo Macías.

Se afirma que no participan más luchadores de Gáldar «por estar luchando en el frente contra los rojos», además de Chano Padrón Pollo de Guía. Por su parte, Juan Cruz y Antonio Sosa conciertan un desafío; Luis Suárez hace lo propio con Pedro Delgado y Manuel Marrero Pollo de Buen Lugar con José Rodríguez Faro de Maspalomas. Al final se celebraba el 28 de marzo en el Campo Canario y a beneficio de las cocinas económicas tal como había solicitado la homenajeada. Sería un Norte-Sur con el desafío entre el Faro de Maspalomas y Domingo Mederos, Pollo de Gáldar, desafío que el periódico Falange decía que estaba pendiente para la afición. La luchada fue organizada por los ayuntamientos de Guía, Gáldar y Telde como la primera de una serie que tenía previsto desarrollar durante el año.

Todos los periódicos se hacían eco del acontecimiento del Campo Canario con anuncios en los medios y publicaban la lista total de luchadores de ambos bandos, veinte por cada uno de ellos y dos suplentes, donde estaban los mejores de la isla, en esos instantes de la guerra y que se encontraban en Gran Canaria. El choque fue al final el 28 de marzo en el Campo Canario y con el desafío, Faro - Pollo de Gáldar antes mencionado.

Más luchadas

El 4 de abril sería un día importante e inédito, porque por primera vez en la guerra y en mucho tiempo, se iban a celebrar dos luchadas al mismo tiempo. Por un lado, una entre los luchadores de San José y de Lanzarote, y por otro, luchada a beneficio de Juan Mesa, entre los bregadores de Gáldar y Guía y los de Las Palmas y Telde

No se habían apagado los ecos del doble acontecimiento, cuando ya se leía en los medios de comunicación la revancha entre la Unión de Luchadores de San José y la Unión de Luchadores de Lanzarote, que se habían enfrentado una semana antes, y que finalizó con triunfo de los grancanarios. Como Luis Suárez, de San José, resultó derrotado por Miguel Sánchez, Pastor de Cardines, le retaba a un desafío a cinco agarradas. La Provincia pone a Federico Correa, en un artículo, como el impulsor de la lucha en este instante en la isla.

Para el 25 de abril aparecía un anuncio en prensa en el que se anunciaba un choque Tenerife y Las Palmas con Camurria capitaneando el bando tinerfeño. Sin dar explicaciones, ese día lo que hubo al final fue un encuentro Norte-Sur, suponemos que, porque la selección tinerfeña no se pudo desplazar o no tenía luchadores de calidad, dado que la guerra afectó a la isla mucho más que a Gran Canaria y la actividad no fue tan grande.

Para el 2 de mayo ya había un nuevo choque del Norte contra el Sur, en el que tomarían parte los bregadores más destacados de ambos bandos. «Estas luchadas Nort-Sur, que empezaron con luchadores amateurs, trajeron como consecuencia en los buenos luchadores de gran valía, hayan sentido la añoranza de sus triunfos pasados, para tomar parte en estas rivalidades deportivas que siempre han existido entre los partidos Norte-Sur», se podía leer en la Provincia del 29 de abril, que además publicaba el 2 de mayo un anuncio de la misma.

'Ropa y tabaco para el soldado'

Hasta el 8 de junio no volvía a aparecer otra luchada en ciernes y fue la única del año a beneficio del ejército ya que la asociación 'Ropa y tabaco para el soldado' la organizaba con la colaboración de José Bethencourt Montesdeoca y Luis Doreste Silva. El evento era para recaudar fondos y ese artículo salió publicado en los tres periódicos de la capital grancanaria.

No sería hasta el día de Santiago, el 25 de julio, la fecha designada para ello, con lo más florido de la lucha en la isla: Faro de Maspalomas, Manuel Marrero, Pollo de Buen Lugar, Vicente Cabrera, Juan Manuel Galindo, Jerónimo Amador, Manuel Rodríguez, Garbanzo, Juan Medina de Telde, Juan Bethencourt de Lanzarote, Julián Mesa, el Molinero de Agüimes, el Pollo de Sardina, Manuel Caballero, el Bicho, Pedro Delgado y Sebastián Rodríguez, ambos de Gáldar, con Luis Suárez y Antonio Méndez de San Jose, hasta un total de 30 luchadores, 15 por bando.

La prensa confiaba en alguna sorpresa más para esta luchada en la que los veteranos Laureano Sosa y Justo Mesa serían los comisionados de ambos bandos. Esta fue la única luchada considerada patriótica de 1937 por todos los medios de comunicación.

Hasta el 20 de septiembre no se volvía a hablar de lucha. El Faro de Maspalomas salía a la palestra para intentar revitalizarla, desafiando a cinco luchadas a cualquiera de la isla que se atreviera y de paso lograr realizar otra luchada a beneficio de 'Ropa y Tabaco para el soldado', pero la situación ya era complicada, con muchos luchadores ya en el Frente y la lucha canaria dejaba de estar de actualidad, porque no se ha acreditado que hubiera luchada alguna hasta después de finalizada el conflicto bélico, el 1 de abril de 1939.

La primera luchada después de la guerra fue en conmemoración de la victoria, en el barranco del Guiniguada, en mayo de 1939 y que el periódico Falange cuenta por primera vez, dando una reseña de la misma, pero sin nombrar luchadores, aunque lo mejor que ocurrió «fue a la finalización de la luchada, cuando decenas de niños ocuparon la arena, dando comienzo a una tanda de encuentros que fueron también seguidos por numerosos aficionados».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios