Plantilla del Tumbador en 1945. / c7

La aventura maravillosa del Tumbador

El equipo de La Isleta cubrió un ciclo (1944-1952) marcado por el entusiasmo social, logros y figuras identificativas

PEDRO REYES Las Palmas de Gran Canaria

La década de los 40 trajo la llegada de la institucionalización de la lucha canaria, la década de la creación de los clubes que iban a competir de manera oficial, después de la fundación de la Federación Canaria en 1943. No sería hasta 1946, con las federaciones provinciales, cuando se pudieron realizar ligas de clubes, fundamentalmente en las islas de Gran Canaria y Tenerife.

La primera Liga Provincial de Las Palmas, solo con equipos de Gran Canaria, la formaron el Adargoma, Los Guanches, el Ajódar de Guía y el Tumbador del Puerto de La Luz.

El Tumbador, un club humilde, revitalizaba la lucha en la zona del Puerto de La Luz, aunque, por otra parte, desde el siglo XIX esta zona de la ciudad, especialmente por las Fiestas , tenía luchadas con gran asistencia de aficionados.

Según Santiago Henríquez, «el club de luchas Tumbador se fundó en el Puerto, el 14 de septiembre de 1944, cerca del club de fútbol Victoria. Su presidente, Tomás Medina Quintana, fue el primero en llegar a la Federación Provincial de Las Palmas para legalizar al club en el año 1945, pero unos pequeños trámites se lo impidieron. Se adelantó el Adargoma, ese formidable conjunto escuela de formación de los mejores atletas que ha dado el deporte autóctono, la lucha canaria. El conjunto del Tumbador estaba formado, al principio, por luchadores del norte porque estaba del barranco del Guiniguada para allá -el barranco del Guiniguada dividía el Norte y el Sur de la isla para los choques de bandos que se celebraban constantemente- de los que cito a Vicente Cabrera, Pedro Delgado, Clemente Ríos, Cristóbal Ramos, Naranjo I, Naranjo II, Manuel Rodríguez el Guardia, Raul Casañas, Juan Gutiérrez, luchador que más tarde se marchó a Venezuela, Miguel Jorge, Francisco Cerdeña, Juan Tacoronte, José Saavedra, José Molina, Antonio Monzón, Juan González el Zurdo, Demetrio Campos y Enrique Pérez. Participó en la Liga de Preferente con los de Las Palmas y Tenerife. En las siguientes temporadas se reforzó con luchadores del Adargoma como Jorge Marón, Lorenzo Andueza, Manuel Caballero el bicho, Fernando Cabrera el panadero y para 1947 ya contó con nuevos valores de otros vecinos clubes como fueron Manuel Suárez, Pollo del Cubillo, Antonio Sosa Pollo del Campillo, Los hermanos Miguel, Juan y Antonio Mayor, Pollo del Cortijo, Fernando Ríos, José Santana el Rabioso, Manuel Coruña, Faro de Atalaya. Por este equipo pasaron casi todos los más destacados luchadores de la época».

El club comenzaba sus entrenamientos el 28 de enero de 1945, en un solar en la calle Ferreras frente al teatro Hermanos Millares y donde estaban invitados a participar luchadores de la zona de Las Palmas y el Puerto cara a la formación del equipo. Con una gran asistencia de público, allí se reunieron luchadores como Lorenzo Andueza, Pollo de Las Rehoyas, Manuel Suárez, Pollo Torrecine, Manuel Coruña, Pollo de Pájara, el Panadero o Jorge Marón entre otros, con unos aficionados entusiasmados con lo que vieron, según publicaba el periódico Falange.

Era tal el entusiasmo por levantar en la capital el vernáculo deporte que se programó una luchada en dicho solar entre el propio Tumbador y luchadores del sur con entrada gratuita. Curiosamente se desarrollaba antes, el 11 de febrero, el primer amistoso del club Tumbador ante luchadores del club de San José capitaneados por Andueza y que serviría según el mismo periódico «de punto de partida para este resurgir de la lucha canaria al entusiasmo puesto por estas dos sociedades».

Desafíos y expectación

Los entrenamientos entre los luchadores del Tumbador y de San José bajo el nombre de Torrecine, se hacían cada domingo e incluso con motivo de las Fiestas del barrio, se programó la luchada entre ambos equipos el 18 de marzo, «en un solar frente a la Iglesia de San José debidamente habilitado» mientras seguían los desafíos del Faro con el Pollo de Buen Lugar en el resto de la isla, aunque la luchada fue arbitrada por el propio Faro que acabó haciendo una exhibición con Andueza.

Era tal el efecto de la creación del Tumbador, que los luchadores del recién creado club tinerfeño del Pérez Abreu, con Víctor Rodríguez campeón regional, según el periódico tinerfeño de Aire Libre, el propio 19 de marzo titulaba «los luchadores de Tenerife quieren vérselas con el Tumbador».

Durante el resto de 1945 solo realizan luchadas amistosas contra los equipos de la época, Los Guanches, Adargoma ( sucesor del Torrecine) y Ajódar, o incluidos en los bandos norte y sur pero donde los del Puerto no tienen demasiada suerte, no en vano los mejores puntales estaban en el resto de conjunto, aunque a veces buscaban refuerzos incluso en Tenerife para hacer un mejor papel. Su participación ayudaba a que, al menos, hubiera un poco de variedad a pesar que el Adargoma- Tumbador se veía con frecuencia en los encuentros programadas

Destaca la luchada de las fiestas de fundación de la ciudad del 29 de abril contra Adargoma ambos reforzados por luchadores del Norte y del Sur que reunía a más de 5.000 personas en el barranco del Guiniguada. E sta luchada iba a servir para intentar potenciar la lucha en la capital de Gran Canaria de ahí que al final los equipos que compitieron fueron los de la capital y no Los Guanches como estaba previsto en un principio. Esta luchada sirvió para demostrar que la afición a la lucha canaria estaba viva, no solo en la capital de la isla, sino en todos sus municipios.

La primera luchada oficial en competición sería el 23 de mayo de 1946 en el Campo España durante la segunda jornada del I campeonato provincial de Las Palmas, ante el Ajódar de Guía. La primera alineación que puso el conjunto del Puerto fue: Vicente Cabrera, Jorge Marón, Lorenzo Andueza, Fernando Ríos, Manuel Suárez, Miguel Cano, Francisco Cerdeña, Naranjo I Naranjo II, Manuel Coruña, Raúl Casañas y Tomas Curbelo.

Primeros tiempos y auge

El resultado fue de 12 -11 para el Ajódar, que al final de la temporada serían segundos en una liga ganada por Los Guanches. La buena actuación en su primera luchada fue refrendada días más tarde la segunda luchada del 9 de junio, en la que el Tumbador, un conjunto que no partía como favorito ni para ganar un encuentro, vencía al Adargoma, liderado por el Faro de Maspalomas, gracias a la gran actuación de Marón , que le dio las dos seguidas al gran campeón, demostrando que no hay enemigo pequeño. Sería la primera victoria oficial del club y a partir de ahí el equipo del Puerto fue ya más respetado en el resto del torneo, acabando tercero en el campeonato.

1947 comenzaba con la Copa de Las Palmas donde, a excepción de un triunfo ante Los Guanches sin Manuel Marrero lesionado, poco pudo hacer por el poder de sus adversarios. Ello le obligó a la vuelta del campeón de Fuerteventura, Vicente Cabrera que en su debut le daba la victoria ante el Ajódar por 12-11.

En la Liga Provincial, la baja de Los Guanches fue cubierta por el Castro Morales que se hacía con el Faro de Maspalomas de puntal y el tumbador además ficha al Pollo de Cabo Verde, al Pollo de Las Rehoyas y al Rabioso. No se hizo una buena temporada y, para evitar quedar los últimos, contrataba en la luchada frente al Adargoma a los galdenses, Clemente Ríos y Domingo Mederos, pero caerían con los de San José.

En la Copa Gobernador, en la primera vuelta solo un triunfo ante un diezmado Castro Morales en una competición que posteriormente se suspendió, por lo que se dedicó a buscar luchadores para el siguiente año.

1948 arranca con un Tumbador que quiere ser grande y se trae a un amistoso a Carampín al que intentan fichar, no lo consiguen y se hacen con Santiago Moreno Cubanito I. Además después de un acuerdo con el club Victoria, su camisa pasa a ser a rayas negras. Disputaban en marzo la Copa Gobernador en un torneo exprés con 6 luchadores cada club y pierde la final 6-5 ante Ajódar, con el Pollo de Buen Lugar decisivo.

En la Copa de Las Palmas también quedaron segundos tras vencer 12-6 al Unión Sur y aprovecharon la retirada del Ajódar. Por supuesto, como desde su fundación, el club del Puerto acudía cada año las fiestas de Ingenio para llevar la lucha a esa zona.Con numerosas luchadas con Adargoma y equipos de Tenerife terminaba el año.

El año 1949 comenzaba con la aparición del Rumbo, mientras el Tumbador perdía potencial en el equipo y seguían sus duelos con el Adargoma ,a pesar que Marón paso al Rumbo. Se reforzó con Artillero y Pollo de Anzo algunas luchadas y a mitad de año fichaba al Faro de Maspalomas.

En el Campeonato Provincial comenzó en septiembre con Rumbo, Tumbador, Adargoma y Ajódar. El Tumbador con el Faro y Marón de puntales y el Pollo de Arrecife de apoyo. Vencieron las tres luchadas de la primera vuelta, iban líderes destacados pero se hundieron en las segunda vuelta, perdiendo el título.

En 1950 solo hubo Copa de Las Palmas, en la que las lesiones le pasaron factura y tampoco pudo conseguirla. Ya en 1951, solo con el Pollo de Arrecife de gran hombre, se le volvió a escapar un título provincial que se celebró a duras penas.

El año del adiós

En 1952 la lucha languidecía, el club hizo algunas pocas luchadas amistosas y se puso bajo el amparo del Victoria para que siguiera la tradición luchística. Finalizando el año, el Tumbador desaparecíó poniendo fin a una ventura intensa y que merece su capítulo en el recuerdo por todo lo que contribuyó al crecimiento de la lucha y el legado de nombres y fama que se ganó a pulso durante su ciclo existencial.