Alberto Moleiro celebra el gol que le hizo en la primera vuelta al equipo balear. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

Un Ibiza en recesión para prolongar al máximo la racha que lleve a la promoción

La UD, crecida y fortificada tras su enorme crecimiento, visita el domingo a un adversario debilitado por sus últimos resultados

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran canaria.

En plena carrera por la promoción de ascenso, y con la UD agarrada a un calendario exigente y que, de momento, está superando con nota, a la luz de sus últimos resultados, lo que viene en camino es un Ibiza en plena recesión y que ha perdido el fuelle hasta el punto de quedar reducido a salvar el pellejo en la categoría cuando, semanas atrás, se anunciaba como candidato al sexteto de cabeza. Así se justificó el relevo de un viejo conocido de Las Palmas, Juan Carlos Carcedo, en beneficio de otro ex de la casa, léase Paco Jémez.

Desde febrero, siete jornadas precedentes, únicamente computa un triunfo (2-1 al Huesca) y se ha enterrado en el decimotercer escalón de la tabla clasificatoria por la pobre aritmética de seis puntos de veintiuno posibles, lo que no alcanza ni el tercio del total en este tramo.

No corren buenos tiempos en el conjunto balear por este receso que suena a definitivo en la aspiración de meterse en luchas mayores. Y eso que con Jémez en el banquillo el inicio fue impetuoso: tres victorias seguidas con trece goles a favor. Pero, con el paso del tiempo, ha perdido fuelle la pujanza de este recién ascendido que se rebeló ante el orden establecido y buscaba la gesta de mirar a Primera.

Y en esta coyuntura de acentuada irregularidad recibirá a la UD el próximo domingo (15.15 horas) en su feudo de Can Misses, convertido de un tiempo a esta parte en un chollo para sus visitantes, pues, de manera entrelazada, han sacado réditos rivales de la zona intermedia-baja como Leganés (1-1) o Real Sociedad B (2-2), antes de que cayera el Eíbar (2-0) en la que ha sido la excepción en la mala racha que atraviesa.

  • Precedente En la primera vuelta, allá por septiembre, se dio un reparto de puntos en el Gran Canaria (1-1).

  • Viejos conocidos Paco Jémez, ahora en el Ibiza, dirigió a la UD en dos etapas, el meta Ález Domínguez juega allí cedido y Cristian Herrera se formó en la casa.

  • Dinámicas opuestas La UD suma 13 puntos de los últimos 15. El Ibiza, 6 de los últimos 21.

  • Quedan once Con 65 puntos se aseguraría la sexta plaza según los cálculos.

En la UD respetan al Ibiza pero, al tiempo, se reconoce que después de comparecer en Pucela (0-1), El Toralín (1-2) e Ipurúa (2-2) este desplazamiento, con sus exigencias, no alcanza la complejidad de los anteriores. Un vistazo a la situación de los anfitriones así lo evidencia. Y si a eso se añade la fragilidad en la que ahora se mueve este oponente, en el que su propio técnico lamenta «errores que no se pueden cometer», como expuso tras la última derrota en Burgos, e l optimismo que ya se ha instalado en la caseta de García Pimienta aumenta con vistas a esta cita.

Cuentas

Las cuentas para acabar entre el vagón de cabeza están claras: se estiman en 65 puntos los necesarios, once más de los que se tienen, y bastaría con hacerse fuerte en el Gran Canaria, por donde deben pasar Málaga, Mirandés y Oviedo, por este orden, y rascar algo fuera.

Considerando que se visitará a un Alcorcón ya descendido y que es probable que, en la última jornada, en Sporting de Gijón ya tenga echada su suerte, previsiblemente libre de riesgos de descenso salvo hecatombe, el panorama que se presenta invita al optimismo. Ahora bien, se adelantaría tarea, y de manera sustancial, ganando en Ibiza, un cruce de los más afilados que se esperan hasta el final. Pimienta, no obstante, piensa que para hacer bueno el empate en Ipurúa también bastaría con no caer en tierras baleares para luego afrontar, de manera consecutiva, dos citas en Siete Palmas.

Lo que todos tienen claro es que la UD está en números para no depender de nadie y alicatar su clasificación para una promoción que no disputa desde 2015, entonces con excelente desenlace con el ascenso logrado de la mano de Paco Herrera. Por mucho que el Oviedo, sexto, disfrute de una renta de tres puntos y de que la Ponferradina, octavo, comparta guarismos con 54 unidades, nadie pone en duda de que si se cumple con la faena propia, alcanzará. Y ahora el Ibiza centra el foco.