Karim Benzema celebra su tercer y decisivo gol al PSG que dio la vuelta a la eliminatoria de Champions. / Reuters

Octavos | Vuelta

Benzema le recuerda a Mbappé quién es el rey

Un 'hat-trick' del delantero culmina la épica remontada del Real Madrid ante un PSG que sigue sin estar a la altura de sus faraónicas ambiciones

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Benzema le recordó a Mbappé quién es el rey de Europa. Un 'hat-trick' del lionés culminó la épica remontada del Real Madrid frente a un PSG que sigue sin estar a la altura de las faraónicas ambiciones de su propiedad catarí. Ni con un tridente de ensueño será capaz de levantar este año la 'orejona' en la final de Saint-Denis. La UEFA diseñó un escenario aparentemente idóneo para que Nasser Al-Khelaïfi consumase el establecimiento de un nuevo orden futbolístico, pero el antiguo régimen se resiste a caer. Benzema defendió el fuerte y Florentino Pérez podrá seguir sacando pecho ante el valido del emir de Catar después de una noche histórica que alimentará la leyenda de un equipo irreductible.

El Real Madrid salió con una disposición muy distinta a la del Parque de los Príncipes. Agresivo e intenso en la presión, con un bloque más alto y una actitud decidida que conectó con su parroquia, entregada como en las mejores noches. Aplausos cuando se anunció el nombre de Mbappé por la megafonía y atronadora pitada para el resto de integrantes del PSG, especialmente para Neymar y Messi, a quienes no se perdona su pasado azulgrana.

Valiente el planteamiento de Ancelotti, cuyos pupilos robaban arriba y lograron encerrar al PSG durante el tramo inicial. El reverso negativo era que las ocasiones caían con cuentagotas. Apenas un disparo cruzado desde la frontal de Benzema que una fantástica palomita de Donnarumma impidió que alcanzase la escuadra y otro remate de cabeza del delantero lionés que salió lamiendo la cepa del palo fueron el escaso bagaje ofensivo de los blancos.

3 Real Madrid

Courtois, Carvajal (Lucas Vázquez, min. 66), Militao, Alaba, Nacho, Kroos (Camavinga, min. 57), Valverde, Modric, Asensio (Rodrygo, min. 57), Benzema y Vinicius.

1 PSG

Donnarumma, Achraf (Draxler, min. 88), Marquinhos, Kimpembe, Nuno Mendes, Verratti, Danilo (Di María, min. 80), Paredes (Gueye, min. 71), Mbappé, Messi y Neymar.

  • Goles: 0-1: min. 39, Mbappé. 1-1: min. 60, Benzema. 2-1: min. 76, Benzema. 3-1: min. 78, Benzema.

  • Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos). Amonestó a Paredes, Nacho, Vinicius, Carvajal, Donnarumma, Verratti, Kimpembe y Lucas Vázquez.

  • Incidencias: Partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Santiago Bernabéu ante unos 60.000 espectadores.

La propuesta, además, entrañaba un riesgo descomunal, porque al PSG le bastaba lanzar en estampida a Mbappé para sembrar el pavor a su paso. El astro de Bondy olfateó el gol en dos disparos al primer palo que blocó Courtois e incluso celebró un diana que le anularía el VAR por fuera de juego de Nuno Mendes en el origen de la jugada. Sus cabalgadas demostraban que el hematoma en su pie izquierdo era un recuerdo lejano. A la cuarta no hubo salvación para el Real Madrid. Filtró Neymar a la pradera que había a la espalda de Carvajal y Mbappé hurgó en la herida con una definición marca de la casa.

La cuesta se le empinaba al Real Madrid, cuyo ímpetu inicial se había ido diluyendo con el paso de los minutos frente a un PSG al que se le abría un panorama teóricamente óptimo. La respuesta de Ancelotti, que había pedido a sus pupilos que jugasen un partido inteligente, fue la de siempre: Rodrygo por Asensio y Camavinga por Kroos. Confianza máxima en sus pretorianos.

En la mesa de la Saeta Rubia

En esas estaba el pleito cuando Donnarumma decidió echarle un cable al Real Madrid. Tembló el cancerbero con la presión de Vinicius y Benzema, que sumó el nombre del italiano a esa lista de víctimas de sus fechorías que abanderan Karius y Ulreich. Solo era el comienzo de la tormenta.

Porque como decía Juanito, «90 'minuti' en el Bernabéu son 'molto longo'». Ordenó zafarrancho de combate el Real Madrid, con su coliseo convertido en una caldera. Tuvo el segundo Vinicius, que la mandó a las nubes con todo a favor. Poco cuajado en estas lides pese a su lustrosa nómina, el PSG sufría escalofríos. Benzema olió sangre y se cebó con su presa. Emuló Modric a Michael Laudrup filtrando una bola para que el '9' se sentase a la mesa de Alfredo Di Stéfano. Pero, no contento con alcanzar los 308 goles de la Saeta Rubia, el gato de José Mourinho que mutó en león con el paso de los años volvió a despedazar a Donnarumma para tumbar al PSG y enseñarle el camino a Mbappé. Para reinar en el fútbol no basta con París.