Kylian Mbappé marca el gol que le dio la victoria al PSG. / Alain Jocard (afp)

Octavos | Ida

Mbappé ajusticia al Real Madrid sobre la bocina

Un golazo del cortejado atacante otorga un merecido triunfo a un PSG que superó en fútbol, intensidad y talento a los blancos

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Kylian Mbappé confirmó, por si a alguien aún le restaban dudas, que el cetro de máximo referente del fútbol mundial por el que riñeron Leo Messi y Cristiano Ronaldo durante más de una década tiene nuevo dueño. Un golazo del crack parisino resolvió un duelo extraordinario entre el equipo que aún le paga y el que ambiciona convertirle a partir del próximo 30 de junio en su nuevo buque insignia, después de un lustro de cortejo.

Cuando el enfrentamiento parecía ya abocado al empate, el atacante de Bondy se coló entre Lucas Vázquez y Militao para soltar un derechazo letal que hizo justicia a los superiores méritos del PSG, más ambicioso y solidario que nunca, en un partido que consagra el cambio de emblema en el plano individual pero mantiene aún vivo en la eliminatoria al Real Madrid. El equipo de Carlo Ancelotti tendrá que aferrarse al embrujo del Santiago Bernabéu para cicatrizar la herida que le abrió el futbolista al que lleva cinco años tirándole los tejos. No será empresa fácil.

El cuadro de Mauricio Pochettino acudió con el cuchillo afilado a un duelo galáctico. Di María abrió las escaramuzas después de que Mbappé quebrase a Carvajal y soltase un pase envenenado al corazón del área. El Fideo remató alto, pero la acción evidenció la dificultad de contener al exuberante extremo, aplaudido por la hinchada local y ovacionado por la visitante antes de una refriega en la que monopolizó el protagonismo.

1 PSG

Donnarumma, Achraf, Marquinhos, Kimpembe, Nuno Mendes, Paredes, Danilo (Gueye, min. 87), Verratti, Di María (Neymar, min. 72), Messi y Mbappé.

0 Real Madrid

Courtois, Carvajal (Lucas Vázquez, min. 72), Militao, Alaba, Mendy, Casemiro, Modric (Valverde, min. 82), Kroos, Asensio (Rodrygo, min. 72), Benzema (Bale, min. 87) y Vinicius (Hazard, min. 82).

  • Gol: 1-0: min. 90+3, Mbappé.

  • Árbitro: Daniele Orsato (Italia). Amonestó a Casemiro, Verratti, Militao, Mendy, Danilo y Paredes. Casemiro y Mendy se perderán la vuelta por acumulación de amarillas.

  • Incidencias: Partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Parque de los Príncipes ante 47.800 espectadores.

El choque era una cuestión de Estado para el PSG, agresivo y dominante ante un Real Madrid al que dio un repaso que pudo tener más reflejo en el marcador de no mediar la soberbia actuación de Courtois. El belga tuvo una noche repleta de trabajo que comenzó cuando abortó una ocasión pintiparada de Mbappé, al que Messi dejó solo con un envío llovido. No sería, ni mucho menos, la última

Desencajado

La velocidad de piernas e ideas del PSG desesperaba a los blancos, cuya frustración quedó patente en una desabrida entrada de Casemiro sobre Paredes que le costó la amarilla al mediocentro y le impedirá disputar la vuelta el 9 de marzo en el Bernabéu al igual que sucederá con Mendy, también castigado por acumulación de amarillas tras una destemplada patada a Danilo en un balón dividido. Del ataque del Real Madrid no hubo noticias antes del descanso más allá de un cabezazo desviado de Casemiro a la salida de un córner. Por ello, el conjunto de Chamartín acogió con alborozo el armisticio del descanso.

Mantuvieron ambos bandos la disposición de sus tropas tras el paso por la caseta, aunque el frente de combate ofrecía un panorama inquietante para el ejército de Ancelotti. Porque el PSG desbordaba por los carriles y también era capaz de intimidar por dentro. Mbappé aprovechó un pase en corto de Messi para soltar un zurriagazo que Courtois blocó con una mano prodigiosa. El fogonazo desató el pánico en el Real Madrid, asediado por la potencia de fuego de un adversario sediento de sangre.

Cerca estuvo de cobrarse el PSG la pieza que con tanto ahínco perseguía tras un derribo de Carvajal sobre Mbappé dentro del área. Pero Courtois, inmenso, estropeó la fiesta de Messi deteniendo la pena máxima ejecutada por el rosarino, que igualó a Thierry Henry como el jugador que más penaltis ha fallado en toda la historia de la Champions (cinco).

Redobló esfuerzos el PSG, que alistó a Neymar para el asalto final pese al gran trabajo de Di María. Refrescó a su equipo Ancelotti con la entrada de Lucas Vázquez por un extenuado Carvajal y de Rodrygo por Asensio. Variantes que no alteraron el guion.

Mbappé rozó el gol hasta en tres ocasiones: primero en un centro de Messi que no cazó por un palmo, después en un derechazo que se fue esquinado y frenado más tarde por Courtois tras despedazar a Mendy al esprint. Pero el astro no había dicho su última palabra y con un trallazo desde la izquierda ejecutó al que probablemente en unos meses será su equipo. Lo celebró por todo lo alto y acalló suspicacias. Siguiente entrega, en el Bernabéu.