Piscina en hotel. / Iberostar

Una ducha caliente en el hotel gracias al hidrógeno verde

Iberostar incorpora este vector energético en su día a día para lograr las emisiones cero antes de 2030

José A. González
JOSÉ A. GONZÁLEZ Madrid

¿Hidrógeno para freír un huevo frito? No es alta cocina, ni tampoco es una técnica nueva de los grandes chef con varias estrellas Michelín. Este gas incoloro es uno de los ases en la manga de la industria para descarbonizar la economía, «es el futuro», destaca Álvaro Sánchez, climate change manager del Grupo Iberostar.

Con más de 1.000 millones de inversión pública, España no quiere dejar pasar la oportunidad de sumarse a esta nueva revolución verde. Ya existen numerosos proyectos distribuidos a lo largo de todo el territorio nacional, pero Mallorca ha sido la primera en 'conectarse' a esta energía.

Desde principios de 2022, Lloseta, un municipio situado en el norte de la isla, ya forma parte de la historia energética de España. A finales del pasado ejercicio, el proyecto 'Power to Green Hydrogen Mallorca' produjo las primeras moléculas de hidrógeno verde. Ahora, funciona en pruebas, pero ya es capaz de proporcionar energía al transporte y también a algunos edificios baleares.

«Calculamos que entre octubre y noviembre llegue el hidrógeno a nuestro hotel»

Álvaro Sánchez

climate change manager del Grupo Iberostar

Los planes de este consorcio, impulsado por Acciona, Enagás, Cemex, Redexis, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el Gobierno de Baleares «y del que nosotros también formamos parte», añade el Climate Change Manager de Grupo Iberostar, pasan por la producción de 300 toneladas de hidrógeno verde generadas por energía fotovoltaica. «Calculamos que entre octubre y noviembre llegue el hidrógeno a nuestro hotel», asegura Sánchez.

Este vector energético llegará a las cocinas de uno de los 16 establecimientos que la marca balear posee en Mallorca a través de un hidroducto, canal por donde circulará el hidrógeno. «Este es uno de los proyectos que tenemos en marcha con el consorcio», explica el responsable de Iberostar.

A través de esta ‘tubería’ de Redexis, se mezclarán las moléculas de hidrógeno con gas natural. «De momento, la mezcla es pequeña». Un «pequeño grano de arena», pero «la idea es ir añadiendo más generación solar para electrolizar más agua (separación del oxígeno y el hidrógeno)».

Este nuevo hidrógeno mallorquín no solo permitirá calentar un 'arrós brut', un arroz caldoso típico de la isla, en las cocinas de este hotel, sino que también permitirá a los turistas y clientes darse una ducha caliente relajante. «Esto lo vamos a conseguir con una pila de combustible», explica Sánchez.

Dentro del proyecto, el 'Power to Green Hydrogen Mallorca' repartirá tres de estos dispositivos y uno de ellos llegará al Bahía Palma de Iberostar. «Esto nos permitirá convertir el hidrógeno en calor y en electricidad», señala. «Las estimaciones son de 150 kW, nada despreciable».

«Objetivo ambicioso»

De las cerca de 300 toneladas al año, entre 5 y 10 toneladas se destinarán a los hoteles de Iberostar para «lograr descarbonizar la actividad de la compañía», destaca. «Tenemos un objetivo muy ambicioso», añade.

Su hoja de ruta pasa por alcanzar la neutralidad de carbono en 2030, pero «yo tengo dos grandes objetivos», avisa Álvaro Sánchez. El primero de ellos, revela, es reducir un 85% las emisiones producidas por el consumo energético, «todos sabemos interpretar porcentajes, ¿no?», responde entre risas. «Es muy ambicioso». El otro es un ahorro del consumo de un 35%.

Los ingredientes para cumplir con esta receta pasan por «consumir menos», advierte Sánchez. «Consumir menos electricidad, menos gas natural, menos gasoil y menos propano», apostilla.

Un reto que tiene al hidrógeno como aliado. «Los hoteles no son como las fábricas y no está estandarizado, cada uno es un mundo», revela. De momento, la electricidad que abastece a establecimientos de la marca balear en territorio español es de origen renovable. «O bien la producimos nosotros o bien pagamos un coste extra a nuestros proveedores para que su origen sea renovable», puntualiza Sánchez.

No obstante, el mix energético no es del todo verde, «entre una cuarta o quinta parte del consumo es de combustible fósil». Sin embargo, «estamos por debajo de la media del sector», responde.

Además, su hoja de ruta se centra en ser 'zero waste' y 100% responsable en su cadena de suministro de productos del mar en 2025 y neutrales en emisiones de carbono en 2030.