La Nueva Manada, destapada en redes con insultos y amenazas de muerte

29/06/2018

El presunto delito de agresión sexual de cinco jóvenes a una menor en el sur de Gran Canaria, haciéndose llamar La Nueva Manada, ha desatado la polémica en las redes sociales, donde los usuarios han difundido las fotografías, nombres y cuentas de los implicados, quienes han recibido, también, insultos y amenazas de muerte.

Este jueves se acordaba en los juzgados la puesta en libertad provisional sin fianza de los cuatro jóvenes de entre 19 y 24 años denunciados por una menor como presuntos autores de un delito de agresión sexual. Un suceso en el que también acusaba a un quinto, menor de edad, que concurría en proceso paralelo e independiente.

La noticia de este grupo, –autodenominados La Nueva Manada en referencia a los cinco sevillanos que violaron a una joven en los Sanfermines 2016–, extremo que negaron ayer ante el juez, ha generado un gran debate en las redes sociales, que ya se mostraba caldeado después del caso peninsular. En este caso, el juez les imputa a los cuatro adultos la presunta comisión del delito de abusos, obligándolos a comparecer cada 15 días ante el juzgado, la retirada de pasaporte, prohibición de salir de la isla y de comunicarse o acercarse a la denunciante por cualquier medio. Los cuatro jóvenes quedaron ayer en libertad sin fianza.

La frustración y enfado de los usuarios de Internet han provocado que se hicieran públicas las caras de los cinco acusados, así como sus cuentas privadas de Facebook e Instagram, supuestamente como «medida de precaución» para otras posibles víctimas.

Este hecho, en realidad, ha abierto la veda a todo tipo de insultos, vejaciones e incluso amenazas de muerte en los comentarios de sus perfiles, señalándolos como violadores y arremetiendo contra sus familiares. Algunos han descubierto números de teléfono, alentando a llamar y acosar al grupo en un intento de «ojo por ojo». La denunciante permanece aún en el anonimato. En las distintas cuentas de los jóvenes implicados se han hecha hasta ahora unos tres mil comentarios. Uno de ellos, ante las amenazas y los insultos, optó por salir de las redes sociales y cerrar sus cuentas.