Sucesos

«Estamos hundidos por el archivo del caso»

    Cargando reproductor ...
05/11/2017

Decepcionada porque el juez archivase el caso, la familia de Yéremi Vargas seguirá peleando y presentará este lunes un recurso convencida de que Antonio Ojeda, El Rubio, se llevó al niño. Su madre, Ithaisa Suárez, relata el calvario sufrido durante una década y sigue soñando con encontrar a su hijo.

- ¿Cómo se encuentra tras el último revés judicial?

- Estamos decepcionados y hundidos. Indignados con el archivo del caso. Uno está muerto en vida. El juez no ha tenido en cuenta el sufrimiento que hemos padecido durante 10 años. Cada vez que aparecía un hueso o alguna pista lo hemos sufrido muchísimo. Cada vez que nos hacen una llamada macabra supone una gran tensión. No podemos descansar. Queremos que se haga justicia. Han sido 10 años eternos. Con lo felices que éramos cuando recordamos o vemos las fotos, hacíamos una fiesta por cualquier cosa, y lo que somos ahora, que estamos en un constante velatorio...

- ¿Le convencen los argumentos del juez para archivar el caso?

- El juez echa por tierra el testigo principal de la investigación sobre Antonio El Rubio. Lo que esgrime es que el testimonio del niño está contaminado tras ver las imágenes de la pegatina del coche en la televisión. En el 2010 el niño habla de un coche que va despacio en sentido contrario y con una pegatina con palmeras en la parte trasera. En el 2015 comienza la investigación de El Rubio y se aporta el testimonio del otro niño. En ese momento se habla de nuevo con el primer niño y este mantiene la misma versión, reconociendo la pegatina que había visto en el coche. La información se hace pública un año más tarde, por lo que es imposible que el testimonio del niño estuviese contaminado seis años después de la primera vez que habló. Apreciamos muchas cosas erróneas del auto que no concuerdan con lo investigado y no entendemos su decisión.

- ¿Cómo se interpreta que el Consejo General del Poder Judicial haya expedientado al juez Juan Manuel Hermo por falta de consideración a la Guardia Civil?

- Eso son cosas entre la Guardia Civil y el juez que no entramos a valorar. Nosotros lo que queremos realmente es que alguien revise el auto y lo compare con lo investigado. La familia no tiene absolutamente nada en contra del juez. Nosotros queremos que se lleve hasta el final la investigación sobre el hecho de que Antonio Ojeda se llevó al niño. Sin embargo, el juez ha malinterpretando o desacredita la investigación de la Guardia Civil y nosotros no estamos de acuerdo. Lo investigado no concuerda con lo que dice el juez en su auto y por ello queremos que se revise el caso.

- El juez argumenta que las pruebas se basan en meras afirmaciones sin consistencia.

- Si no lo tenía claro podía seguir pidiendo pruebas y testimonios sobre el caso. Lo que no puede hacer es llegar, no tener en cuenta la investigación ni lo expuesto por los anteriores seis jueces, y archivar el caso rápidamente. Llegó el 2 de diciembre, hizo la ronda de declaraciones rápido, y quiso cerrar sobre la marcha el caso. Aquí algo no cuadra. A día de hoy la Guardia Civil no le ha tomado declaración al segundo preso de la cárcel de Juan Grande. Cuando este quiso hablar, lo hizo directamente en el juzgado y no ante la Guardia Civil. Nos sentimos muy decepcionados y frustrados.

- Tampoco se accedió a la reconstrucción de los hechos, como la familia quería. ¿Lo entienden?

- En la conversación que mi padre tuvo en Algeciras con El Rubio, le preguntó si había estado en el lugar porque él lo vio cuando estaba arreglando la puerta. Y él le contestó que no se había llevado al niño, pero da detalles de las personas que habían estado ese día allí. Él ve una rubia que cruza la calle y para verla tuvo que estar en la calle o en el solar, que son los dos únicos puntos desde donde se veía esa mujer. La reconstrucción de los hechos hubiera aclarado muchas dudas de las declaraciones que él hace. El juez dijo que no se hacía la reconstrucción porque la calle estaba cambiada, cuando en realidad solo hay una valla metálica que se puede quitar. A mí me dijo que no quería que la familia pasase un mal trago haciendo una reconstrucción. Pero para mí el mal trago es cuando se llevaron a mi niño y pasar más de 10 años de incertidumbre, no hacer una reconstrucción que puede aclarar cosas.

- En el auto el juez también lamenta que no se investigase más las amenazas que recibió el padre antes de la desaparición del niño.

- Eso se tuvo en cuenta por otros seis jueces, pero si ellos no le dieron importancia no entendemos por qué se la da esta persona. Si los anteriores jueces lo descartaron no comprendo cómo se vuelve a hacer hincapié en eso, parece que se usa para desviar lo otro. No solo lo del padre, sino otras consideraciones que puso en el auto que desvían la atención sobre El Rubio.

- ¿Creen que hay interés en cerrar el proceso ya?

- La actitud del juez es esa. Le dije que podía hacer más y me contestó que me leyese el auto.

- ¿Cuándo presentarán el recurso?

- Este lunes (mañana) presentaremos el recurso. Y también vamos a hacer una concentración en Las Palmas de Gran Canaria para pedir justicia por Yéremi. Hay una cosa que nos preocupa mucho. A este hombre le queda poco más de un año en prisión por otro caso de agresión a otro niño. Él está cumpliendo una condena por violar a un menor de 9 años. Este niño está vivo porque se le escapó, porque si no hubiese tenido la misma suerte que Yéremi. Este hombre va a salir a la calle y estamos convencidos de que lo volverá a hacer y lo pagará otra familia como le sucedió a la nuestra. Si ya lo hizo dos veces, lo hará una tercera. Le queda muy poco para volver a estar en libertad y eso duele.

- ¿Confía en que el recurso reactive el caso?

- Tengo bastante esperanza. Esperamos que se revise todo y nos cambien el juez. Los investigadores siguen haciendo su trabajo y ellos tienen claro al 100% que fue El Rubio. Él fue el que voluntariamente se presentó de testigo a la Guardia Civil en los dos casos para contar cosas que había visto aquí. Él alardeaba por los bares diciendo que sabía lo que le había pasado al niño. También describe perfectamente las gafas con las que desapareció Yéremi. La descripción de unas gafas que no se publicó nunca y que solo sabía cómo eran la familia y la Guardia Civil. El Rubio sabía que el niño se ponía azul cuando le faltaba un poco el aire y le daban broncoespasmos, una reacción que solo conocíamos nosotros. Es un detalle fundamental, porque al otro preso le dijo que se le fue de las manos y el niño se puso azul. Yéremi cuando estaba muy nervioso se ponía azul, y eso solo lo sabíamos nosotros. Nos quedamos asombrados cuando dijo eso, nos despejó cualquier duda.

«Estamos hundidos por el archivo del caso»

- ¿Mantiene la esperanza de que todo se esclarezca algún día?

- Esto no se va a quedar así. Vamos a presentar el recurso y a luchar lo que haga falta hasta el final. Es muy duro, pero aún tenemos fuerzas y la esperanza de que todo se aclarará y sabremos lo que le sucedió a mi niño.

- ¿Aún crees que fue Antonio Ojeda El Rubio el que se lo llevó? ¿La familia no tiene ninguna duda?

- Al 100%. Estamos totalmente convencidos de que fue él. Y esperamos que se haga justicia y diga dónde metió al niño. Solo hasta ese momento no descansaremos. Queremos saber dónde está Yéremi y si acabó con él, llorarlo en un sitio y llevarle unas flores. Que esté con nosotros. Me reconcome la idea de que ese hombre se vaya a salir con la suya si se cierra el caso y esté pronto en la calle. Es un peligro para la sociedad, tengo miedo porque estoy segura de que lo volverá a hacer. Mi hijo de 11 años tiene ataques de ansiedad con todo esto. Era pequeño cuando sucedió todo lo del hermano, pero ha vivido todo esto y tiene mucho miedo. Lo volverá a hacer, es un hecho.

- ¿Espera que algún día confiese lo que sucedió?

- Yo espero que sí. No porque tenga clemencia con nosotros, sino porque algún día se derrumbe y lo cuente todo. Por compasión no lo hará porque no tiene corazón.

- Mantuvieron un encuentro con la delegada del gobierno, Mercedes Roldós, y el defensor del pueblo. ¿Cree que no fueron fructíferas esas entrevistas?

- Ellos nos dijeron que iban a seguir el caso e iban a hacer todo lo posible para mantener vivo el proceso, pero se pueden meter hasta cierto punto porque son políticos y no pueden interferir en la labor de los jueces.

- ¿Cree que en el caso aún faltan piezas que pueden cambiarlo todo?

- No. Está todo dicho. Lo tenemos muy claro. El Rubio fue el que se llevó al niño.

«Estamos hundidos por el archivo del caso»

- ¿Ha perdido la fe en la justicia tras los últimos acontecimientos?

- Creemos en las personas que han trabajado en el caso. Ellos miraron todo, tanto a los vecinos como a la familia. Nosotros pasamos mucho tiempo de interrogatorio, más de once horas en mi caso. También su padre. Nuestra vida se la conocen ellos a fondo. Hemos tenido las líneas telefónicas intervenidas, han registrado las casas, mantuvimos reuniones semanales, nos han seguido... Lo saben todo desde hace diez años. Aún tenemos visitas de los investigadores, pero más espaciadas, porque el que se llevó al niño ya está encerrado.

- ¿Sigue siendo optimista?

- Hay que ser optimistas. Como El Rubio es un mentiroso, siempre hay una posibilidad de que Yéremi esté vivo. Queremos que haya justicia para nuestro niño y que aparezca, claro. No perdemos la esperanza.

- ¿Cómo es el día a día de Ithaisa desde hace diez años?

- Todos los días hablamos de lo mismo. Todos los días lo echamos de menos. En cualquier reunión o cumpleaños siempre notamos su ausencia. Sus primos, que ya son mayores, todavía lo nombran. Todo es «si estuviese Yéremi...» A sus hermanos les hubiese gustado conocer a su hermano y se preguntan cómo hubiese sido sus vidas con él. En todo está presente. Siempre pienso si sufrió, si no sufrió. Qué fue lo que pasó...