Crimen del bidón

Sira, ante el tribunal del jurado

01/07/2019

Un jurado popular será el encargado de determinar si Sira María Quevedo mató en Telde a su expareja Daniel Ceballos, lo tuvo tres meses oculto en su casa, luego lo llevó dentro de un bidón hasta La Isleta donde lo movió de un lugar a otro hasta llevarlo a la costa cercana al Confital para tirarlo al mar con la presunta colaboración de su amiga Vicenta Sirvent. Estos hechos, así resumidos, pueden no resultar excesivamente llamativos, pero durante la semana de juicio se podrá ir descubriendo una de las tramas criminales más controvertidas de la década en nuestras islas.

Estos hechos, que sucedieron en el primer semestre de 2016, van a juicio después de una intensa investigación protagonizada por la magistrada Virginia Peña, la fiscal Cristina Coterón y la brigada de Homicidios de la Policía Judicial. Desde que el 13 de mayo de 2016 fue hallado el cadáver de Daniel Ceballos cerca de la orilla a escasos metros del lugar donde fue arrojado, se inició una intensa instrucción que fue arrojando luz y destapando las presuntas tretas que utilizó la principal acusada para hacerse pasar por azafata, empresaria o policía, engañar a multitud de hombres a los que conocía por redes sociales y aplicaciones de citas, acabar con la vida de su novio, comprar un bidón en Leroy Merlín para ocultar su cadáver y utilizar a numerosas personas para llevarlo a la capital desde Telde y arrojarlo al mar en El Confital al anochecer. Todo ello con el añadido de que se estaba haciendo pasar supuestamente por embarazada y tenía a la familia de la víctima engañada viajando incluso a Madrid después de haber cometido el crimen con la excusa de que los gemelos habían nacido con problemas de salud. Ella, que se hacía pasar por Daniel ante su familia vía telefónica, ocultó el presunto crimen hasta que no tuvo más remedio que regresar a la isla para deshacerse del cadáver.

A partir de ahí fue cuando la investigación comenzó su trabajo y fue detenida tiempo después y ahora se sentará en el banquillo de los acusados ante el tribunal del jurado para enfrentarse a una acusación de homicidio, estafa y apropiación indebida.

Hechos espeluznantes.

Como detallaron los forenses, Sira María se mostró «fría», controlaba «sus emociones», intentaba «dar una buena imagen de sí misma y entra en contradicciones observándose el uso de mentiras de forma instrumental para disminuir su responsabilidad en los hechos hasta el punto de convertirse en víctima». Así describieron a esta mujer, nacida en la capital grancanaria el 16 de septiembre de 1983, presunta autora de un delito de homicidio.

En el sumario aparecen numerosos varones que declararon haber conocido a la acusada, casi en su totalidad, a través de perfiles falsos en redes sociales en los que se hacía pasar por azafata de Vueling, agente de policía e incluso a varios les dijo estar embarazada de ellos mostrándoles ecografías falsas. Todos participaron de forma inconsciente en la estrategia que diseñó para hacer desaparecer el cadáver de su pareja, ya que fueron utilizados por la acusada en el traslado del bidón desde Telde hasta El Confital –como se muestra en las imágenes de la reconstrucción–, según la investigación.

Lo que piden las partes.

La Fiscalía Provincial: 19 años de cárcel por cuatro delitos.

El Ministerio Fiscal, representado por Cristina Coterón, considera que Sira María Quevedo cometió un delito de estafa, otro de homicidio, uno continuado de estafa y el último leve de apropiación indebida. Por estos hechos, pide que se le imponga una pena total de 19 años de prisión. Mientras, en el caso de Vicenta Sirvent, la acusa de un delito de encubrimiento e interesa una condena de dos años de cárcel.

Acusaciones particulares: ¿Asesinato u homicidio?

La familia del fallecido Daniel Isidoro Ceballos y María Jesús Gil considera que los hechos cometidos por la principal acusada son constitutivos de un delito de asesinato, en el primero de los casos, y homicidio en el segundo. El abogado Manuel Pérez pide para la acusada 37 años y cinco meses de prisión, mientras que el letrado Pedro Salvador Torres interesa 21 en el total de todos los delitos.

La defensa de Sira María: homicidio imprudente.

La letrada Antonia Bermúdez Pérez, que representa legalmente a Sira María Quevedo, considera que los hechos que sientan en el banquillo a su patrocinada con constitutivos de un delito de homicidio imprudente. Descarta en cualquier caso que la acusada hubiese tenido intención de acabar con la vida del que era su pareja sentimental y todo lo que ocurrió en la vivienda de Telde fue totalmente accidental.

La defensa de Vicenta Sirvent. Su libre absolución.

El abogado Tinguaro Quintero es el que lleva la defensa de Vicenta Sirvent, la mujer que está acusada de un delito de encubrimiento y a la que Sira María incrimina como su principal cómplice. El letrado niega todos estos extremos y pide la libre absolución de su clienta al considerar que nunca fue consciente de que dentro del bidón había un cuerpo y que fue una víctima más de los engaños de la principal acusada.