Sanidad

Los redactores del Plan de Salud Mental canario salen en su defensa

29/06/2018

Critican al presidente de la Asociación Canaria de Neuropsiquiatría y niegan que sea un proyecto «de los políticos». Aseguran que ha sido «participativo» y que Sanidad «prometió» presupuesto.

Los redactores del primer Plan de Salud Mental de Canarias salieron ayer al paso de las críticas que hace unas semanas vertieron asociaciones de enfermos, familiares y profesionales de la salud mental a propósito del texto. Un grupo de responsables de este documento convocó ayer una rueda de prensa en la que expresaron su «orgullo» por esta iniciativa «muy participativa» que no ha sido «impuesta por los políticos».

José Luis Hernández, psiquiatra y jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Negrín, dijo que rechazaba «las descalificaciones al plan», un texto, añadió, «que no es una declaración de intenciones, sino que presenta un análisis de la situación, estrategias, un sistema de evaluación y que tendrá un seguimiento».

De esta forma respondía a las palabras del presidente de la Asociación Canaria de Neuropsiquiatría y Salud Mental, Francisco Rodríguez, que criticó el documento porque «está orientado a los servicios, con una visión otra vez hospitalocentrista». Además, junto a la presidenta de la Asociación Integral para la Salud Mental Espiral, Alcira Sosa, señaló que el plan ha tenido una «participación sesgada» y no tiene ficha financiera. Ambos criticaron que en esta legislatura la salud mental ha sido un «campo de propaganda política».

Hernández aseguró, por contra, que «no se ha excluido a nadie» y que sí va a contar con presupuesto. En 2015, recordó, la salud mental en Canarias contó con algo más de 112 millones de euros. Se supone, dijo Hernández, que con el plan irá «aumentando progresivamente» esta cantidad, o al menos así se lo aseguró el consejero canario de Sanidad, José Manuel Baltar.

Hernández también señaló que él mismo es miembro de la asociación que preside Francisco Rodríguez, al que llamó «presidente en funciones» porque «él mismo ha dimitido», y dijo que lo que ha manifestado como presidente de la Asociación Canaria de Neuropsiquiatría y Salud Mental no le «representa», como tampoco a las personas que sí apoyan este plan. Entre ellas, la jefa del servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Canarias (HUC), Rosario Cejas, el director del Programa Insular de Rehabilitación Psicosocial de Gran Canaria, Rafael Touriño y el presidente de la Federación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Canarias, Andrés Mendoza, que también comparecieron en la rueda de prensa.

Según Hernández, esta defensa del Plan era «obligada» tras las críticas. «Había que salir al paso. Es un documento apoyado que está en fase de alegaciones», y muy «participativo, es nuestro». «No es de los políticos, y no es papel mojado porque vamos a estar observando», abundó. Hernández también señaló que no había sentido «presiones ideológicas o partidistas» en todos los años que llevaba trabajando, y negó que la psiquiatría estuviera «politizada».