La situación de la salud mental en las islas es «muy grave»

12/10/2017

La situación de la atención sanitaria a salud mental en las Islas es «muy grave», según la Federación Salud Mental de Canarias que este miércoles salió a apoyar a los profesionales de las Unidades de Salud Mental, que denunciaron déficit de recursos humanos y sobrecarga asistencial y demoras en la atención.

Las Palmas de Gran Canaria
ETIQUETAS:

La Federación Salud Mental de Canarias celebra que los profesionales de la Unidades de Salud Mental (UMS) salieran ayer a la palestra a denunciar la «delicada situación» a la que se enfrenta la salud mental en Gran Canaria, en especial en el sur de isla, según indicó su presidente Andrés Mendoza, quien añadió que «no es solo un problema insular sino generalizado en todo el Archipiélago y acusado en determinadas áreas». «Se trata de una situación tremendamente grave de la que es conocedora la Consejería de Sanidad», apuntó.

Mendoza señaló que desde enero de 2016 existe un «compromiso» de la administración para desarrollar un plan integral de salud mental de Canarias, un plan estratégico, que se presentará en 2018. «Pero, mientras tanto –añadió el presidente de la federación– hemos estado dos años sin que se atiendan las prioridades y la urgencias que hay en materia sanitaria y de rehabilitación. Le pedimos que con independencia de ese plan que fuera atendiendo las cuestiones prioritarias. Y no se ha hecho nada; insisten en el plan integral y las urgencias no las estamos atendiendo».

En este sentido, Mendoza hizo hincapié en que la situación se ha ido «agravando, lamentablemente, y donde más se nota es en la parte sanitaria», es decir, en las UMS y en los dispositivos de agudos: urgencias psiquiátricas, unidades de internamiento breve de los hospitales, y unidades de media y larga estancia.

«Si las UMS no dan abasto para atender con calidad y frecuencia de tiempo requerida con arreglo a las necesidades y demandas de cada paciente de forma individualizada, es porque están insuficientemente dotadas y con carencias tremendas», resaltó para agregar que «los dispositivo de agudo seguirán saturados porque, cada vez, hay más pacientes en situación de deterioro y crisis aguda por no estar tratadas desde la base, desde las UMS. No hay que olvidar que los dispositivos sanitarios son vasos comunicantes», insistió,