184 profesionales de Urgencias del Insular apoyan a los médicos

23/04/2019

Enfermeros, auxiliares, celadores, administrativos e informadores firman un escrito que suscribe «punto por punto» lo denunciado en Fiscalía. Apuntan que cada año se «agrava» más la situación.

El personal de enfermería –enfermeros y auxiliares– celadores, administrativos e informadores de Urgencias del hospital Insular suscribe la denuncia de los médicos en la Fiscalía provincial de Las Palmas. 184 profesionales sanitarios y no sanitarios, de los 192 que conforman el equipo, han firmado un documento que quedó registrado ayer en el Servicio Canario de Salud, en el que coinciden en la «insoportable situación asistencial» que padece el servicio.

Los profesionales manifiestan en el escrito que no es la primera vez que denuncian públicamente que el citado servicio «nunca debió haber sido puesto en marcha con las carencias que presenta», hecho que criticaron desde su inauguración y que les llevó a realizar una huelga en 2015 con la que e consiguió, tras muchas semanas de presión, «que la Gerencia del hospital aceptara unas medidas paliativas que a día de hoy ya se muestran sobrepasadas», concretan.

Asimismo resaltan que «cada año que pasa se agrava la situación». «En 2014 teníamos máximos de 220 pacientes diarios y 45 ingresos a la espera de cama en planta, 5 años más tarde nos encontramos que hay días en que estos picos han subido a 300 pacientes atendidos y a más de 80 esperando por una cama de hospitalización», prosiguen. «A estas cifras –puntualizan la misma fuente– hay que sumar la de personas a la espera de un centro sociosanitario que continúa en aumento y bloquea decenas de camas en nuestro hospital».

Mal diseñado

En este sentido, los profesionales matizan que muchas plantas del hospital Insular están dotadas de 28 camas y es «fácil deducir que un servicio de Urgencias que está mal diseñado y mal equipado que, además, sufre una presión asistencial muy alta no puede tener entre sus paredes la equivalencia en pacientes a tres plantas de hospitalización. Es simplemente imposible e insoportable».

Además consideran este hecho un «desprecio» a sus derechos laborales y ven «paradójico» que la Gerencia «responsable –que tiene a Víctor Naranjo, al frente–, nos penalice económicamente, al sancionar a los trabajadores que no cumplen los objetivos anuales marcados, cuando con ocupaciones de más del 200% no se dan las condiciones adecuadas para trabajar».