23 médicos de Urgencias del Insular denuncian a Sanidad ante la Fiscalía

13/04/2019

Los profesionales califican de «penosa» la situación y las condiciones de trabajo en el servicio. Señalan que al colapso y sobrecarga asistencial urgente se suma el elevado número de pacientes sociosanitarios.

ETIQUETAS:

Los médicos de Urgencias del hospital universitario Insular de Gran Canaria han decidido denunciar al Servicio Canario de Salud (SCS) ante la Fiscalía como consecuencia de la «penosa» situación y condiciones de trabajo que sufren desde hace muchos años debido al incremento del número de urgencias ,en el mismo espacio físico de trabajo y sin que haya habido un aumento del personal facultativo en manera proporcional lo que «conlleva el colapso de nuestras instalaciones».

23 de los 26 profesionales que conforman el equipo médico –excluyendo las jefaturas de servicio y sección– hicieron llegar el pasado jueves a las jefaturas del servicio, dirección médica, dirección gerencia, dirección del SCS y Consejería de Sanidad un documento, rubricado por estos médicos adjuntos, en el que desgranan una realidad que les ha llevado a soportar «en ocasiones, una sobrecapacidad de camas de hasta un 200%, quedando los pacientes hacinados en nuestros pasillos sin poder dar un trato digno, una vigilancia exhaustiva y con el consiguiente riesgo para la seguridad de los mismos así como de los trabajadores y obligándonos a relegar la normativa de circuito de pacientes y evacuación en caso de emergencia a un documento sin valor alguno». Los profesionales reconocen que esto conlleva un «problema de seguridad clínica ya que, al vernos desbordados, existe una alta probabilidad de errores en la cadena asistencial».

A este desbordamiento asistencial, según los sanitarios, se le ha sumado en los últimos meses el «problema del número de pacientes de alta con problemática social que ha crecido hasta registrar, en algunos momentos, hasta 11 usuarios en esta situación». Relatan en el citado escrito que a estos pacientes se les habilitó de «manera provisional» un lugar en uno de los accesos a las áreas de urgencias, al no disponer de espacio en el servicio para atender a los pacientes urgentes o emergentes que requieren de asistencia medica,» sin condiciones higiénicas, ausencia de baño asistido y en camillas donde no deberían pasar más de unas horas», indican.

Hasta 8 meses

Los médicos enfatizan que la situación de los sociosanitarios se ha prolongado «una media de 2-3 meses y hasta 8 meses por falta de respuesta de la administración». «A esos pacientes o usuarios, como prefieran llamarlos, no se les esta ofertando ningún tipo de seguimiento médico ya que, al ser dados de alta no están a cargo de ningún servicio de este hospital», sentencian para añadir que, aunque se «ha aumentado el personal sanitario extra –enfermería y auxiliares– para sus cuidados básicos, no ha sido así con el personal facultativo cuya labor está absorbida por la asistencia al paciente urgente y salvo para responder a la demanda de una urgencia que surja e informar a sus familiares cuando requieren de nuestra presencia». «No es vida estar tres meses en un pasillo, vivir en una camilla sin tener opción de un sillón, de caminar o de ver la luz, perdiendo toda humanidad en el trato porque la administración no tiene otros recursos», sentencian.

Los veintitrés sanitarios hacen hincapié en que a la administración sanitaria se le ha notificando esta situación, los riesgos e incluso se le ha traslado sugerencias de posibles soluciones «que nunca ha sido respondidas. Solo se ha parcheado con acciones puntuales sin dictar un procedimiento de actuación y sin solución».

Ante esta situación, «que ya no aguantamos más, hemos decidido realizar esta denuncia», afirman los médicos, pues «no podemos ser partícipes del mal funcionamiento de las estructuras sanitarias, poner en peligro la asistencia a los pacientes urgentes, a las personas con problemática social y a nuestra propia integridad, profesional y física». «Buscamos una solución inmediata a este problema y esperamos que se investigue y setome las medidas oportunas», concluyen.