Las urgencias están desbordadas y la culpa no es solo de la gripe

21/01/2019

Los hospitales Negrín e Insular superan sus medias asistenciales, 250 y 220 usuarios, respectivamente, desde hace días. El personal apunta a un problema estructural y falta de camas pero reconoce el esfuerzo de las gerencias por mejorar las áreas.

La afluencia de pacientes a los servicios de urgencias hospitalarios de Canarias es «excesiva» desde hace semanas, una situación que, por el momento, no tiene relación directa con los picos de gripe. Los profesionales han hecho saltar las alarmas y alertado de que la situación en sendas áreas en los hospitales Insular y Doctor Negrín de Gran Canaria es de «desbordamiento» y de que la situación empeorará esta semana con la llegada de la epidemia de gripe, enfermedad que, por el momento, mantiene una tasa de incidencia muy por debajo del umbral epidémico, 78,75 casos de 100 casos por 100.000 habitantes. «Estamos a punto de alcanzado niveles epidémicos y ya estamos saturados. La situación es compleja y se va a agravar mucho más en un cerrar y abrir de ojos», señalan.

Las imágenes de boxes duplicados y camillas en los pasillos vuelven a ser noticia, en concreto, debido a un «problema estructural y de falta de camas», según denuncia Asaca, que añade que algunas medidas como el refuerzo de personal y la ampliación de ambas infraestructuras, sin lugar a dudas, «ha sido beneficioso, pero es insuficiente porque se trata de un problema estructural y de falta de camas».

Eso ocasiona que ambos centros sanitarios desde la semana pasada y casi a diario hayan superado las medias asistenciales y duplicado el número de pacientes en espera de subir a planta de hospitalización. «Cuando lo normal es que en el hospital Insular se atienda a unos 218-220 pacientes al día, el número de asistencias ha oscilado entre los 250 y los 260 en algunos momentos puntuales y siendo «especialmente importante el número que requieren ingreso» que, por ejemplo, en este centro sanitario el pasado martes se alcanzó los 80 pacientes pendientes de camas –62 en planta, 10 para centros concertados y 8 distocias sociales, aseguró la misma fuente. Así, el lunes registraba 48 usuarios para ingreso y el miércoles, 43, «muchos de ellos ocupando espacio en los pasillos del servicio», denuncia el personal.

En el caso del Negrín, la ampliación del espacio de Urgencias, pasando de 74 a 116 puestos para atender a pacientes sentados o en cama, no ha aliviado la presión y el hospital se ha visto obligado a habilitar la planta A2 derecha, ala flotante para este tipo de situaciones, para la atención de los enfermos. La semana pasada atendió algo más de 300 usuarios diarios, una cifra muy por encima de los 250 de media habitual y esta semana, aunque no a diario, se ha mantenido la misma tónica.

La causa principal no es el frío ni la gripe, «que casos hay obviamente», sino el perfil de población que mayoritariamente se atiende en Urgencias. Cada vez se asiste a «más población, mucho más envejecida y esto es lo que genera la necesidad de ampliar recursos: el paciente con enfermedad crónica que con una infección se descompensa o ancianos frágiles», explica el sindicato, que añade que «los jóvenes no colpasan el servicio».

El incremento de las infecciones respiratorias junto a la fragilidad de los pacientes sumado a los tres fuertes episodios de calima que han azotado al archipiélago desde diciembre y a los cambios bruscos de temperatura, ha disparado que la afluencia de pacientes a las Urgencias de los principales hospitales haya aumentado hasta un 30%. Por otro lado, la saturación hace que los pacientes que llegan tengan que esperar «entre cinco y ocho horas» antes de entrar en los boxes de urgencia, «lo que no significa que no estén atendidos sino que debenm esperar muchos en los pasillos en espera de cama», matiza el personal.

  • 1

    ¿Las momias guanches deben ser consideradas bienes muebles, como prevé la ley que prepara el Parlamento de Canarias?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados