Las empresas no ofertarán prácticas si tienen que cotizar por los alumnos

11/01/2019

Los empresarios avisan de que el impacto de la medida aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez será negativo tanto para el sector empresarial como para las universidades y el alumnado. La CEOE urge una reglamentación y acusa al Ejecutivo de tener un afán recaudatorio

Los empresarios canarios han recibido con la misma «sorpresa» que las universidades la nueva medida del Gobierno de Pedro Sánchez que obliga a cotizar por todos estudiantes que realizan prácticas no laborales, sean curriculares (obligadas por el plan de estudios) o no y ya advierten de que «tendrá un impacto negativo para las dos partes».

La primera consecuencia de esta medida, de ponerse en práctica tal y como establece la disposición adicional quinta del Real Decreto Ley 28/2018, será «la reducción de la oferta que hacen las empresas canarias para acoger alumnos en prácticas», anunciaba el secretario de la Confederación de Empresarios (CEOE), Eduardo Bezares, que suma su preocupación por esta medida a la ya manifestada por los rectores de la ULPGC y de la ULL y por la Consejería de Educación.

«No solo no nos gusta la forma» en la que el Ejecutivo central ha aprobado esta regulación, «sin diálogo ni acuerdo alguno», dice Bezares, sino también la «confusión que genera» ante la falta de explicación de cómo se va a llevar a cabo la inclusión de los estudiantes en prácticas en el Régimen General de la Seguridad Social como trabajadores por cuenta ajena.

Bezares sostiene que la nueva regulación «tiene un objetivo claramente recaudatorio» e indicó que más de la mitad de las empresas canarias están aún en perdidas por la crisis. Además, recordó que el 96% de las empresas de las islas tienen menos de 10 trabajadores con lo que «si al coste intangible que ya les está suponiendo tener alumnos en prácticas se le añade ahora uno tangible difícilmente podrán seguir acogiéndolos», dijo.

Así y todo abogó porque las prácticas sean remunerados y por la integración de los alumnos en la empresa desde primero o segundo de universidad, pero advirtió de que se tiene que «hacer bien y contando con todos». Cree Bezares que con «el diálogo que ha faltado» se podría haber articulado, por ejemplo, la conversión de prácticas de corta duración en larga duración, «que ya se están pagando» y por las que, por tanto, se está cotiza.

A su juicio, el primer vacío legal que hay que abordar es «cómo se paga la Seguridad Social de alguien que no percibe un salario»

La asociación de hoteleros (Ashotel) por su parte también reclama más información y espera que en los próximos tres meses se clarifique la aplicación de la medida, aunque su gerente, Pablo González, señalaba ayer que los hoteles donde mayoritariamente realizan sus prácticas alumnos de formación profesional (FP) ya cotizan por las gratificaciones que reciben (comida, transporte o uniformes).

Los empresarios, igual que los rectores, las comunidades autónomas e incluso los alumnos exigen al Gobierno que clarifique cómo se aplicará esta medida. El miércoles el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades ya anunció una reunión con la comunidad educativa para fijar la regulación del real decreto. Antes, el martes, ya abordaron el tema el departamento que dirige Pedro Duque y Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y en los próximos días está previsto que la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) inicie las conversaciones con el Gobierno. También está previsto que los ministerios de Educación y FP y Trabajo, Migraciones y Seguridad Social aborden cómo será la afiliación de los alumnos en prácticas de la FP media y superior.

En Canarias, las dos universidades calculan que el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de los 9.000 alumnos de último curso de grado la ULPGC y la ULL que tiene que realizan prácticas curriculares obligatorias asciende a 1,8 millones de euros, mientras que la Consejería de Educación cifra el coste de los alumnos de FP en 1,5 millones.