Educación

La ULPGC sube la carga docente para «despedir» a los asociados

24/05/2018

CC OO, que ha planteado un conflicto colectivo, acusa a la universidad de «borrar» del sistema al profesorado a tiempo parcial para que no le den horas de clase y «provocar su despido». 50 docentes podrían verse en la calle.

ETIQUETAS:

El Secretario de Universidad de CC OO Canarias, Alberto Marín, explicó ayer en rueda de prensa la incomprensible «reestructuración» de la plantilla docente de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) dando orden a los departamentos de que reduzcan al mínimo posible el número de profesores asociados al tiempo que se aumenta la carga lectiva del profesorado a tiempo completo. Una iniciativa que Marín tilda de «ERE encubierto» dado que con esta medida teme que no se le renueve el contrato a un centenar de docentes.

Ante esto el sindicato ha presentado un conflicto colectivo que parece que terminará en la Justicia dado que ayer mismo el vicerrector de Ordenación y Profesorado de la ULPGC, Luis Domínguez, defendió la medida como «un ejercicio de responsabilidad» y de «administrar bien» el dinero público.

Marín dijo que se había «borrado» del sistema a los profesores asociados, una medida que afecta a 370 profesores. Para que los departamentos no contaran con ellos antes de repartir la carga docente del próximo curso escolar. Sin embargo, recordó Marín, estos docentes están ahora mismo contratados, con lo que considera que no se está contando con quien ya está en la universidad.

Precisamente por esto Marín dice que CC OO considera que no se trata de «ceses o despidos individuales», sino de «despidos colectivos de carácter masivo».

Domínguez reconoció ayer que anualmente se prescinde de cierto número de profesores asociados, aunque señaló que no tantos. Según sus cálculos serán medio centenar, algo que se explica, dijo, «por una razón y es que este equipo rectoral apuesta por la contratación de profesorado a tiempo completo y por no abusar de la figura de asociados a tiempo parcial de tal forma se han aprobado 30 plazas de profesor ayudante doctor y esperamos que se presenten una gran cantidad de asociados».

Domínguez dijo que no se habían «borrado» a los asociados del sistema. «Aquí los tengo», afirmó, «es que no se les puede adjudicar docencia hasta que el profesorado a tiempo completo ha cogido toda la docencia que pueda coger. Es un ejercicio de responsabilidad con el dinero público. La plantilla de la ULPGC tiene que dar de sí todo lo que pueda dar y, a partir de ahí, haremos los contratos a tiempo parcial que se necesiten».

Una institución con superávit y a la que le faltan 300 profesores

El vicerrector de Ordenación y Profesorado de la ULPGC, Luis Domínguez, defendió su posición afirmando que los profesores asociados –trabajan a tiempo parcial con entre tres y seis horas lectivas a la semana– «se contratan por necesidades docentes puntuales y se les hace un contrato durante un curso académico. Su contrato se acaba en septiembre. Si continúan las necesidades docentes se amplían y hay gente que sigue y otra que no, porque a veces las necesidades están en otro departamento». Sin embargo la contratación de este tipo de profesorado ha sido una constante en los últimos años en la ULPGC, que prefirió, reconoció Domínguez, «promocionar» internamente al profesorado a tiempo completo que ampliar el número de contrataciones.

Según el secretario de Universidad de CC OO Canarias, Alberto Marín, lo que está haciendo ahora la ULPGC es aplicar «de la forma más inflexible» el conocido Decreto Wert, que es el que permite incrementar la dedicación del profesorado. Algo que no se entiendo, añadió Marín, cuando la ULPGC es una institución «con superávit» que podría optar por más contrataciones. De hecho, Domínguez ha dicho que faltan 300 profesores y que a 30 por año se tardará una década en completar la plantilla.