Educación

La precariedad laboral pone «en riesgo» títulos de la ULPGC

29/05/2018

El rector asegura que no hay un «ERE encubierto» sobre el profesorado asociado, pero que la institución debe bajar sus tasas de temporalidad docente porque en caso contrario «es inviable».

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) ha apostado por «estabilizar la plantilla» del profesorado, de ahí, explicó el rector de la institución, Rafael Robaina, que prefiera contratar a «ayudantes doctores» que seguir manteniendo tan alto el número de profesores asociados.

Preguntado por el conflicto colectivo que se ha presentado ante el temor del profesorado asociado de un «ERE encubierto», Robaina dijo que no era el caso. «Como todos los años, siempre ha habido tasa de renovación» en ese colectivo, señaló el rector. Sin embargo, parece que nunca como se espera este año, CC OO estima que unos 100 de los 370 asociados se verán afectados, el vicerrector de Ordenación y Profesorado, Luis Domínguez, cree que podrían ser la mitad. «Los datos los quiero ver cuando salga el plan de ordenación docente», dijo Robaina, quien agregó que además pueden optar a la convocatoria de 30 ayudantes doctores que próximamente abrirá la ULPGC. «Yo no veo cómo podemos ir hacia un modelo de estabilizar la plantilla con personal docente a tiempo completo manteniendo una población de gente que ocupa esas plazas utilizando las mismas horas. Las horas son las que son y la universidad tiene que decidir. Esta universidad, con la tasa tan elevada que tiene de temporalidad, es que no es ni viable. Tenemos que actuar ya», afirmó.

Según Robaina, el rectorado no tiene «interés en perjudicar a nadie». De hecho, continuó el rector, «si luego por motivos de este conflicto se les da la razón la atenderemos, pero el modelo que tenemos que llevar es el modelo de estabilizar la plantilla y es incompatible con el actual. Y, sobre todo, si seguimos otros cuatro años perpetuando el modelo de personal no estable esta universidad podría perder algún título y lo digo con conocimiento de causa. Hay títulos que pueden estar amenazados por el grado de temporalidad», abundó.

La plantilla de profesorado asociado está compuesta por más de 500 docentes. De ellos, sin embargo, 370 son los afectados por el recorte de horas lectivas que ha pedido el Vicerrectorado de Ordenación y Profesorado a los responsables de los distintos departamentos. Docentes que trabajan entre tres y seis horas a la semana y de cuya figura se abusó en tiempos de crisis, cuando no se convocaban plazas fijas. El resto son «verdaderos asociados» y trabajan en el área sanitaria.

«La crisis la estamos padeciendo ahora en el sentido de que cuando no había dinero, casi todo era justificable. Pero es que ahora no se entiende, no podemos seguir por el camino por el que veníamos porque nuestra responsabilidad es tomar medidas para que no perdamos títulos por esta causa».

La reivindicación de las bibliotecas

Según el rector de la ULPGC, Rafael Robaina, el rectorado está «estudiando» las reivindicaciones del personal de las bibliotecas, que, en sustancia, cobra menos que los trabajadores de la misma categoría del personal de administración y servicios (PAS). Robaina afirmó que se negocia con los sindicatos, pero que no se puede atender esta demanda de forma «sectorial», aunque le parece «una reivindicación muy sólida para tenerla en cuenta», añadió.