Para realizar esta investigación, el equipo científico de Quima realizó 13 incursiones en barco al borde del delta lávico durante la erupción. / QUIMA

¿Qué ocurrió en el mar cuando llegó la lava?: científicos de la ULPGC lo desvelan

El agua cercana a los deltas alcanzó una temperatura de 50 grados y la acidificación bajó su PH una unidad, según un trabajo del grupo Quima

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

El grupo Química Marina (Quima) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) ha destilado las conclusiones de las trece incursiones realizadas al borde de los deltas lávicos durante la erupción de La Palma en un artículo publicado en la revista científica 'Frontiers in Marine Science'. El documento revela que la columna de agua situada a 15 metros del violento choque del mar y la lava alcanzó una temperatura de 50 grados y su PH llegó a bajar en una unidad.

El trabajo, centrado en los cambios fisicoquímicos del agua próxima al encuentro del océano y las coladas, tiene como investigadores principales a Magdalena Santana Casiano y Melchor González.

«En el momento en el que el agua interacciona con la lava, esta le transfiere calor y algunas propiedades químicas. Hubo un aumento importante de la temperatura a diez metros del frente de lava, justo cuando estaba interactuando la lava a unos 1.200 grados centígrados con el agua a 22 grados», explica Melchor González, director del grupo Quima del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG) de la ULPGC.

En ese momento, a unos 15 metros del punto de contacto, el mar alcanzó los 50 grados centígrados. « La colada elevó la temperatura del mar en una amplia zona de hasta 1,3 kilómetros», explica González sobre un calor que iba disminuyendo a medida que se alejaba de la interacción.

También la acidificación del mar fue más intensa en las proximidades del encuentro del mar y el océano. «En esa lengua de mar caliente, los ácidos de la lava se desprendían bajando el PH del agua», explica el científico. En la zona más próxima a los deltas, el PH bajó en una unidad en los primeros 5-10 metros de profundidad y a un kilómetro, solo unas centésimas en las primeras decenas de centímetros bajo la superficie. «El 12 de noviembre de 2021, se redujo el PH en cuestión de minutos un promedio de 0,4 unidades, lo mismo que puede reducirse el PH de la superficie del océano desde la revolución industrial hasta finales de este siglo XXI como consecuencia de las actuales emisiones de CO2», explica el investigador.

« Una de las características del PH del mar es que es muy estable. A lo largo del año, en Canarias el PH del mar cambia en 0.05 unidades», apunta el catedrático.

También la emisión de CO2 creció radicalmente, como corroboraron los expertos en sus incursiones a los deltas a bordo de barcos de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civi para medir la temperatura, la salinidad, el sistema de carbonatos y el oxígeno disuelto. «La superficie afectada por el aumento de temperatura y la acidificación desprendía a la atmósfera 40 veces más de CO2 que en condiciones normales».

No obstante, estas variaciones están ligadas a la irrupción de las coladas en el mar. «Cuando dejó de llegar lava, a los dos días las condiciones se recuperaban», dice González que sigue evaluando los cambios químicos causados en el mar por el volcán, sobre todo, el aumento del contenido de hierro en el agua, un nutriente aportado por la lava que regenerará los ecosistemas afectados rápidamente. « La zona ya está repoblándose de especies. Vemos a simple vista un gran verdor en las rocas», explica el científico.