«La herida en la espalda demuestra que Sira lo asesinó con alevosía»

04/07/2019

El jurado del crimen del bidón recibió el objeto del veredicto con 31 preguntas para deliberar la pena por la muerte de Daniel Ceballos después de la que la fiscal elevara su petición a asesinato.

El juicio por el crimen del bidón, en el que se acusa y piden 26 años de pena a Sira María Quevedo por el asesinato de Daniel Ceballos y las estafas que cometió con él y su familia, entró en su fase definitiva después de que el jurado recibiera las más de 30 preguntas que dan forma al objeto del veredicto. Durante la fase de informe de conclusiones que se vivió en la Ciudad de la Justicia, la fiscal Cristina Coterón explicó que modifica su petición de homicidio a asesinato tras escuchar el informe pericial del forense y «comprobar que la herida de 25 centímetros que tenía en la espalda Daniel demuestra que fue asesinado con alevosía».

Esto desacredita la versión de la acusada, que asegura que en una discusión tras un empujón Daniel cayó al suelo y se dio un golpe mortal en la cabeza. Extremo este que no casa con el resultado del informe de las forenses sobre la muerte.

Los abogados de la acusación particular, Manuel Pérez (por el padre de Daniel) y Pedro Salvador Torres (por la madre), también ratificaron su petición de asesinato solicitando 25 años en el caso del primero. Ambos coincidieron en su exposición en hablar del «plan macabro» concebido por Sira en toda la trama ocurrida entre el fallecimiento del joven y su detención por la Guardia Civil.

Las acusaciones dan por probado que fue asesinado el 28 de febrero de 2016

La fiscal Coterón dijo ante el jurado que considerada «acreditadas» todas las mentiras pronunciadas por la acusada durante todo el proceso. «Lo primero es que está demostrada la estafa, cuando vendió el Megane de Daniel. El comprador asegura que solo contacto con ella durante la compra, que el correo electrónico por el que hablaban era el de ella y que cuando lo fue a recoger se lo entregó ella», expresa antes de abordar el supuesto embarazo de gemelos. «Hay constancia documental en el Materno de que sufre un aborto en 2015. Y que meses más tardes acude por una pérdida, pero las ecografías sostienen demuestran que no lo estaba. Engaño que mantuvo hasta el momento en el que mandaba fotos sacadas de internet de bebés para, haciéndose pasar por Daniel, exigir dinero a su familia».

Teoría.

La fiscal sostiene la teoría de que Daniel pudo fallecer en la cama de la habitación que compartían, porque de todos los elementos y mobiliario que había en la casa de Telde el colchón es lo único que no ha aparecido. Lo que podría explicar que los restos de sangre encontrados en el salón, el cubo de la fregona y el sumidero del baño no fueran tan ostentosos.

El jurado delibera sobre el objeto del veredicto presentado por la magistrada Pilar Parejo como punto y final a un caso mediático y extravagante como pocos recuerdan. Con un asesinato escondido durante meses hasta que después de tirar el cuerpo al mar este fue devuelto por la corriente y desmontando una larga trama de mentiras.

En su última oportunidad para tomar la palabra durante el juicio, Sira María se limitó a indicar que «nunca fue mi intención hacer daño a la familia».

El papel de Vicenta.

Para Vicenta Sirvent se piden dos años por encubrimiento, ya que ayudó a Sira a esconder el bidón y tirarlo al mar en El Confital. Tanto ella, como su abogado Tinguaro González, aseveran que ella nunca supo lo que había dentro del bidón y que creyó la versión del perro.