El plan de Las Rehoyas arranca bajo la amenaza de denuncias

01/02/2019

El Pleno aprobó la modificación del Plan General que permite construir casas sobre el parque de Las Rehoyas. Con ella arranca la renovación. Los vecinos que se oponen insisten en la vía judicial

El Ayuntamiento impulsó ayer, con los votos del tripartito y el rechazo de la oposición, la revisión del Plan General en los ámbitos de los sistemas generales de Las Rehoyas y La Ballena. Lo que se hace es eliminar como espacio libre una parte del parque de Las Rehoyas y compensar esa pérdida, desde el punto de vista teórico, en La Ballena, reconociendo como zona verde una parte que ya existe.

Esta decisión permite la construcción de 148 viviendas sobre el aparcamiento del parque de Las Rehoyas y obliga a trasladar uno de sus campos de fútbol. Con ello, se da inicio al plan de reposición de Las Rehoyas, que plantea la sustitución de 2.4766 viviendas, de las que 1.805 se quedarán en el barrio y otras 671 se erigirán en Doctor Chiscano (tras el hospital Doctor Negrín), La Feria y Casablanca III.

La construcción del edificio en el parque se considera la fase cero del plan de reposición, un paso necesario para ir desalojando a las familias de los primeros bloques que deben ser demolidos, en principio los de Santa Luisa de Marillac. Sin embargo, no forman parte del plan parcial de Las Rehoyas en sí. Por eso, el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, reiteró en varias ocasiones que el debate plenario no versaba sobre el plan de reposición sino sobre una «modificación menor» que supondrá el aumento de 2.660 metros cuadrados de espacios libres en la ciudad (los que se contabilizan en La Ballena), la construcción de viviendas sobre el aparcamiento del parque de Las Rehoyas, la mejora de la vinculación de este parque con el nuevo barrio y la creación de un corredor verde de 6.000 metros cuadrados en la urbanización Sansofé gracias al desplazamiento de la avenida de Escaleritas.

La oposición, sin embargo, lamentó que haya que recortar el parque de Las Rehoyas para poder iniciar la reposición, y alertó del riesgo que paralización al que se enfrenta el proceso urbanístico como consecuencia de que se impone el plan a unas 300 viviendas de la Carretera General del Norte cuyos dueños quieren ser excluidos y cuyos pisos no forman parte del antiguo patronato Francisco Franco.

El portavoz del PP, Ángel Sabroso, aseguró que la reposición podría haber avanzado respetando la voluntad de estos vecinos y la propia integridad del parque. Además, advirtió que el convenio estatal que garantiza 4 millones de euros no puede ser utilizado para trasladar el campo de fútbol de Las Rehoyas. En su opinión, la compensación de espacios libres entre los dos sistemas generales es una «triquiñuela legal» que «a efectos reales no es cierta» porque cuenta como superficie libre un espacio que ya existe en La Ballena.

Desde Ciudadanos, la concejala Beatriz Correas expuso que la modificación del Plan General es «una trampa» y acusó al concejal de Urbanismo de perjudicar «a quien de verdad necesita la reposición» con su empeño de incluir dentro de la reposición a los vecinos que no quieren formar parte de ella. La edil entiende que esto conduce al plan a los tribunales, donde pueden afrontar una más que probable paralización. «Usted pasará a la historia como la persona que intentó destrozar el parque de Las Rehoyas», le dijo a Doreste, «esto va a llegar a los juzgados y se va a paralizar».

Por su parte, la portavoz de Unidos por Gran Canaria, Ángeles Batista, se situó en la misma línea de reproches. «Usted va a retrasar otros veinte años el plan de Las Rehoyas», le espetó al concejal de Urbanismo, «usted será el responsable». En su opinión, los pisos que están más próximos a la Carretera General del Norte no necesitan del Ayuntamiento una reposición, sino ayudas a la rehabilitación.

El presidente de la plataforma Rehoyas Avanza, Francisco Sarmiento, que se opone a la reposición, aseguró que su inclusión en la operación urbanística es un «atropello». Y dijo que han encontrado hasta ocho razones jurídicas que permitirán tumbar la renovación. En su opinión, no se puede obligar a nadie a formar parte de la reposición. También acusó al Ayuntamiento de depreciar el valor de sus viviendas.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados